Xenofobia: Cuando el infierno es Ser Otro   | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Xenofobia: Cuando el infierno es Ser Otro  

Xenofobia: Cuando el infierno es Ser Otro  

Por Lic. Pablo Daniel Argañarás

(O todo lo que el psicoanálisis nos advirtió que sucedería y que la neurociencia nos lo hizo olvidar)

“Se puede ser Nacionalista sin ser Xenófobo ” reflexionó  mi amigo Jorge Lamas Cansino   y a mi  me pareció que  la diferencia era tan, pero tan  clara  que si tenemos que andar aclarándola aun mas   en  sentencias solemnes, era porque estábamos en problemas. Pasa que  lo  primero es una posición política y lo segundo  una forma subjetiva de canalizar al agresividad. Y si lo primero se confunde con lo segundo, esa forma de canalizar la agresividad no solo que se legitima sino que se institucionaliza, tal como esta pasando en estos momento en el mundo .Y comienza así una violencia social de otras características .

Freud vió claramente a  estas características, y a este fenómeno al que llamó “El narcisismo de las pequeñas diferencias”. Consistente en que aquel que es apenas diferente a mi, casi un alter ego por parecido, proximidad física o genealogía étnica, es considerado mi peor enemigo (“Astilla de mismo palo” le dice el saber popular). Mientras Lacan lo retoma al nivel de la estructuración subjetiva de todo humano  en el Estadio del Espejo, en donde se odia y se ama solo al semejante, pero un semejante hecho de mi propia imagen. Esa será para siempre la dimensión del “puterio” y del amor en la vida del sujeto humano: Me amo y me odio en el otro que soy yo mismo. Proyecto mis zonas negadas en ese otro que soy yo, lo demonizo y luego me siento perseguido por mis aspectos en el depositados.

Pero si seguimos el hilo de Freud arribamos a conclusiones que nos pueden servir para discernir nuestros días ¿Cuál es el beneficio para la economía psíquica de odiar colectivamente a Otro u Otros? El beneficio es que genera cohesión interna en el grupo de los odiadores (Esto constituye una nación al nivel de los lazos afectivos de quienes la integran y a una familia también ,¿Porque no?) .Sino fijémonos que en los mitos de origen de todo colectivo siempre hubo en el inicio un enemigo derrotado por el colectivo naciente , que se convirtió en ese mismo mito (o relato como esta de moda decirle) en un Otro demonizado al que nadie puede ya parecerse ni remotamente, porque de hacerlo se amenaza al grupo como grupo mismo. Se los considerará  subversivos, disolventes, traidores que deben ser encerrados, reformados o eliminados a los fines de la preservación colectiva. Pero entonces y una vez que se establece  la relación maniquea de los de adentro contra los de afuera (Recordemos que las fronteras son siempre libidinales, nunca geográficas, ni entre países, ni entre barrios)  se termina la ambivalencia para con mi prójimo al depositar todo la agresividad en un Otro foráneo y queda todo la libido y el vinculo amoroso e idealizado depositada en  quien tengo al lado.

Esto pasa por estos días en nuestro mundo (sobre todo en el primero y sobre la casi  nada del tercero, reflejo tilingo  de los últimos gestos del imperio), pasa que  están buscando que pasemos del otro de la paranoia especular propia del liberalismo brutal, en donde deposito mi agresividad en el prójimo y luego me siento perseguido por ese prójimo-vecino (el pibe de gorrita pónganle) a un otro foráneo, que me permita re-canalizar mi agresividad para que pasemos de sufrir “la inseguridad” paranoica depositada en quien tengo al lado, al extranjero como fundamento de esa “inseguridad”, pero también y sobre todo, de la pobreza y así pacificar el lazo social con mi inmediato.

Pero ¿Para que? Pues para garantizar ni mas ni menos que la gobernabilidad. Porque a la gente con sentido de cuerpo se le puede pedir sacrificio en nombre de ese colectivo o tolerancia y hasta goce por la represión cruel dirigida al nuevo Otro demonizado y foráneo. Lo que pulsionalmente muchas veces es totalmente complementario, como lo es el Sadismo y el Masoquismo: Esto se ve muy bien representado en frases como “Prefiero cagarme de hambre [masoquismo], pero que estos chorros vayan presos o los maten [sadismo]”, se escucha por ahí como muestra del funcionamiento de la economía psíquica popular y sus goces.

Moraleja: El circo sin pan solo se sostiene en el tiempo si existe mucha  intensidad en los odios que se pudieron redireccionar. O sea, se trata solo de eso, de redireccionar la irracionalidad y la emotividad popular (si esto no es populismo demagógico, pues ¿Que mierda será el populismo demagógico?) .De pensamiento critico y estructural… bien gracias.

Recordaran ustedes cuantas veces nos pusieron un  enemigo afuera para que le odiemos, le temamos y lo agredamos en defensa propia, con la violencia  del sentido común y de la dignidad colectiva herida, pero solo para mejorarle la gobernabilidad a gobiernos miserables ¿Les suena la Sinarquia internacional? ¿Les suena Malvinas? ¿Les suena “Los Argentinos Somos Derechos y Humanos” del 78? ¿Les suena “EL tirano Prófugo”? ¿Les suena Milagros Salas? ¿Les suena La pesada Herencia y Cristina presa? Bueno, así siempre gobernaron a las masas embrutecidas, pasa que nunca les fue tan sencillo y tan barato como por esto días.

….continuará