Un matrimonio cobraba cuotas en el Jardín de Infantes del Centro Vecinal 20 de Febrero, cuando en realidad es del Estado | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

4 Comments

Un matrimonio cobraba cuotas en el Jardín de Infantes del Centro Vecinal 20 de Febrero, cuando en realidad es del Estado

Un matrimonio cobraba cuotas en el Jardín de Infantes del Centro  Vecinal 20 de Febrero, cuando en realidad es del Estado

El presidente del Centro Vecinal 20 de Febrero, Tupac Puggioni, denunció que su antecesor hizo un contrato con una persona y alquiló el Jardín de Infantes “Diente Flojo” de ese centro vecinal que lo fundó su abuela. Entonces, el ex presidente se hizo cargo de la administración del jardín de infantes y cobraba la inscripción y cuota,  cuando en realidad es del Estado a través de un convenio entre el Ministerio de Educación y el centro vecinal, acusó Puggioni.  La provincia se hacía cargo del pago de sueldos de la  Directora, maestras y ordenanzas del jardín, mientras que la copa de leche las proveía la Municipalidad. “Es decir que no tenían motivos para cobrar cuotas como una institución privada, sólo como un pequeño negocio”, denunció.

“Cuando asumí la presidencia del centro vecinal me di cuenta que esto no debería ser así, entonces me senté a hablar con la actual concejal de Vaqueros Fernanda Dib y su marido Max Dahas, quien en ese momento era Director de Medio Ambiente de la Municipalidad de Salta para que se retiren, pero ellos presentaron el contrato de  alquiler, entonces de alguna manera siguieron”, relató Puggioni, quien agregó que el contrato de alquiler vencía en junio del año pasado.

Frente a esta situación habló con la Directora del Jardín de Infantes Diente Flojo, Raquel Saravia que era una suerte de directora itinerante porque se encargaba de otros jardines de la zona y también con autoridades del Ministerio de Educación. “Si bien el  contrato vencía en junio del año pasado, a pedido de la directora dejé que el matrimonio se quedara hasta fin de año con la administración del Jardín de Infantes”, relató.

“Una vez que el matrimonio finalmente se retiró a fin del año pasado se cambió la cerradura de la puerta, pero resulta que después con una amoladora rompieron todo y se llevaron toda la documentación de los alumnos, el mobiliario y la documentación del Ministerio de Educación. Pero después ellos me acusaron de robar las cosas del jardín de infantes, computadoras y 15 mil pesos de la recaudación por la inscripción de los chicos. Además, denunciaron en el Ministerio de Educación que la infraestructura no es la adecuada para que funcione una institución educativa, acusó Puggioni.

A esta situación, hay que sumar que el fiscal “me pidió que devuelva las llaves del Jardín de Infantes. Pero como voy a devolver llaves que son del centro vecinal”, se  cuestionó Puggioni.

Fuente: “Algo Personal”. F.M. Noticias. 88.1 Mhz