Torrico y Lassi: juntitos, los dos juntitos… | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Torrico y Lassi: juntitos, los dos juntitos…

Torrico y Lassi: juntitos, los dos juntitos…

Al revisar el celular que el doble homicida, Marcelo Torrico, tenía en su celda de máxima seguridad, en el penal de Villa Las Rosas, se encontraron fotos del asesino junto a otro de su misma calaña: Gustavo Lassi, como así también imágenes del grupo familiar de algunos guardiacárceles, en quien se centró ahora la investigación interna.

Marcelo Torrico, acaso el reo más inteligente y peligroso que tiene el penal de Villa Las Rosas, volvió a ser descubierto en una de las suyas. Esta vez no lo agarraron con una pileta Pelopincho, sino con un celular que utilizaba para conectarse con el exterior.

Vaya a saber qué planes tenía entre manos. Mientras los guardias averiguan eso, lo que se pudo saber es que el aparato no era uno de lo más básicos, sino un Samsung Galaxy S6, Touch, considerado de alta gama y capacidad para tomar fotografías y acceso a redes sociales.

El aparato, con su correspondiente cargador, fue hallado por los guardias al mover un mueble de madera sobre el cual se apoya un televisor color, un lujo del cual no todos gozan dentro del penal. Al revisar los bordes de la madera, en el lateral izquierdo, encontraron un hueco.  Al meter la mano en dicho orificio, los guardias encontraron una tela amarilla, la cual tironearon hacia afuera, donde descubrieron para su asombro que lo que tenía entre mano, en realidad, era un estuche y que en su interior se hallaba el celular, de color gris y el contorno plateado.

Al manipularlo, los guardias descubrieron, ante la atónita cara de Torrico, que el aparato estaba encendido y tenía la batería cargada. Al revisar el celular encontraron varias fotografías que preocuparon más a las autoridades del penal, pues en muchas tomas aparecía el doble homicida junto a Gustavo Lassi, también condenado a prisión perpetua por el doble crimen, el de las francesas Houria Moumni y Cassandre Bouvier.

Pero esto no fue todo, pues también se hallaron tomas del personal del Servicio Penitenciario, en algunos casos, con sus respectivas familias. Estas tomas acrecentaron las sospechas, pues no se descarta que Torrico haya estado extorsionando a los guardias con dichas fotos a cambio, no sólo de ciertos favores, sino de una posible fuga a futuro.

Obviamente también existe la sospecha de que haya complicidad de los guardias y que las fotos tomadas sean en realidad un seguro de vida que Torrico guardaba por si los planes no salían como esperaba. Asimismo tampoco se descarta la participación de Lassi en estas maniobras.

Ante estas tomas fotográficas, que la Dirección del Servicio Penitenciario de la provincia guarda con mucho recelo, pues deja en evidencia la tarea de los guardias y el control ejercido por los de superior jerarquía, las investigaciones avanzaron como un espiral hacia todo el sector que cumplía servicios en el Pabellón R, donde Torrico y Lassi tienen sus respectivas celdas.

A diferencia de Lassi, quien lleva recién cuatro años de encierro, Torrico, condenado a prisión perpetua por el doble homicidio de los hermanitos Octavio y Melanie Leguina, perpetrados en 1998, lleva encerrado ya dieciséis años, con una fuga lograda en el año 2006, la que se extendió por ocho meses, hasta que fue recapturado.

Hoy, estos dos asesinos, considerados de extrema peligrosidad, parecen haber vuelto a sus andanzas, siendo su principal objetivo no sólo llevar una vida de presos “vip”, con televisores en sus celdas y celulares a manos, sino también la posibilidad de escapar.

Fuente: La Voz de Salta