Sistema de salud en crisis | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Sistema de salud en crisis

Sistema de salud en crisis

En 2.015 murieron 334 menores de un año, 23 mujeres jóvenes por causas evitables y no hay cifras oficiales de muertes por desnutrición

Desde la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma y la Multisectorial en Lucha de Salta emitieron un pronunciamiento alertando sobre la situación del sistema de salud en Salta y en todo el país.

Según afirman, “los servicios de salud de Salta, tal como funcionan en la actualidad, no dan respuestas a gran parte de las demandas de la población” dado que “la demanda se ha multiplicado no solo por el aumento demográfico de la población, sino debido al aumento del desempleo y por lo tanto de la población sin obra social, y también por aquellos que concurren a los hospitales por no poder pagar los ‘plus’ de la medicina privada”.

“Esta mayor demanda no encuentra respuesta en los servicios de salud abarrotados, donde hay que hacer largas colas para lograr un turno, ya que faltan horas profesionales, las guardias están desbordadas como consecuencia del desmantelamiento de los centros de salud y los hospitales del interior, y el recurso humano está desmotivado, sin metas y objetivos claros en su tarea, sin los insumos materiales necesarios para su trabajo”, aseveraron.

Además, señalaron que “los indicadores sanitarios, aun las cifras oficiales, son una evidencia del deterioro de la salud de nuestro pueblo” y que “la mortalidad infantil- niños fallecidos en el primer año de vida-, uno de los principales indicadores del estado de salud de una población, se mantiene entre las más elevadas del país”. “334 niños menores de 1 año murieron en el transcurso del año 2.015, más de la mitad de esas muertes podrían haberse evitado”, precisaron.

En tanto, denuncian que “la mortalidad materna en Salta es la más alta del país desde hace varios años” y que “en 2.015 murieron 23 mujeres jóvenes, todas muertes evitables”.

Además, “la cantidad de niños nacidos con bajo peso va en aumento producto de la falta de suficientes controles prenatales, y de la mala salud o malnutrición de la madre”. “No existe registro oficial sobre la cantidad de niños fallecidos por desnutrición; solo los titulares de los medios de prensa se encargan de informar los casos que trascienden, en su gran mayoría de comunidades originarias”, agregaron en el pronunciamiento.

Para completar el análisis sobre el estado de salud de la población salteña, dan cuenta de una multiplicidad de otros factores, entre ellos:

· La pobreza, que en Salta afecta entre el 40 y 50 % de la población

· El desempleo y la precariedad laboral, que fabrica nuevos pobres

· Las viviendas y los servicios sanitarios: según el censo de 2010, uno de cada 3 hogares en el departamento Oran no tiene agua de red. En el departamento Rivadavia el 49,1 % de los hogares tiene necesidades básicas insatisfechas, llegando al 60,6 % en la localidad de Santa Victoria Este

· La tala, los desmontes indiscriminados y la contaminación ambiental que favorecen la aparición de enfermedades

“Más pobreza y más desigualdad con menos Estado, es igual a más enfermedad y más muerte. Ante este grave diagnóstico y con el mandato constitucional del artículo 40: ‘Compete al Estado el cuidado de la salud física, mental y social de las personas, y asegurar a todos la igualdad de prestaciones ante idénticas necesidades’”, sigue el comunicado.

La respuesta del gobierno

“¿Cuál es la propuesta del gobierno?” se preguntan desde la Central de Trabajadores ante lo cual exponen que “Salta fue una de las primeras provincias en adherir en 2.016 a la propuesta nacional: la Cobertura Universal en Salud (CUS)”, señalada como una “engañosa denominación para un seguro de salud, destinado a las personas ‘sin cobertura’ a través de una canasta básica de servicios o paquete mínimo de prestaciones que van a estar cubiertas o aseguradas”. De acuerdo a este plan, “lo que no esté incluido en la canasta, deberá ser resuelto por cada persona por su cuenta, es decir deberá pagarlo”.

“Esto significará una medicina para pobres y otra para ricos. En ese camino, la salud va perdiendo su condición de derecho para transformarse en una mercancía al alcance de los que puedan pagarla. Y la Salud Pública en lugar de reducir desigualdades, las acentúa”, enfatizan al respecto.

Según consideran, “estas propuestas y hasta el lenguaje utilizado traen a la memoria las políticas de salud sugeridas desde hace muchos años por el Banco Mundial para los países de bajos ingresos y que ya trataron de ser aplicadas en nuestra provincia con el nombre de ‘Seguro Provincial de Salud’” y destacan que “el resultado fue una barrera más en el acceso a los servicios de salud”.

“Estas ‘geniales ideas’ son presentadas a la sociedad como producto de la preocupación del gobierno por la salud de la población, cuando en realidad son parte del problema y no de la solución. Ahora intentan convencernos de sus bondades mediante una batería de falsos argumentos marketineros como que los pobres podrán atenderse en clínicas privadas. O como que todos tenemos asegurada la salud, lo que se intenta trasmitir con el engañoso calificativo de ‘universal’. Mientras tanto crecen las colas en las salitas y siguen muriendo niños desnutridos”, puntualizan en el documento en el que renuevan el planteo “No a la CUS. Por un sistema de Salud gratuito, universal y de calidad”.