Siete provincias, heroínas anónimas del modelo de energía barata | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Siete provincias, heroínas anónimas del modelo de energía barata

Siete provincias, heroínas anónimas del modelo de energía barata

A partir de 2002 el desenganche entre precios internos y de exportación de hidrocarburos redundó en un claro beneficio para los usuarios, sobre todo para las familias, y permitió contar con energía barata en todas sus formas (gas, combustibles y energía eléctrica). Sin duda que este factor ha sido determinante para el crecimiento argentino en los últimos años, al reducir el costo que un insumo tan fundamental tiene sobre el presupuesto de los hogares y el costo de las empresas. En 2013 la diferencia entre el precio de exportación y el interno llegaba al 45% para el petróleo y a un impresionante 1.056% para el caso del gas (tomando precio de exportación a Chile).

Pero este modelo de energía barata también ha tenido implicancias menos obvias en cuanto a la redistribución de ingresos que ha provocado. En este sentido, el costo proveniente de la diferencia entre el precio externo y doméstico de los hidrocarburos ha sido asumido fundamentalmente por las provincias productoras que cobran regalías por la operación de las concesiones explotadas calculadas a precio interno, convirtiéndose en perdedoras netas y padeciendo una fenomenal transferencia de ingresos hacia el resto del país desde el año 2002.

El promedio de regalías cedidas desde 2002 asciende a US$ 1.542 millones anuales, aunque desde 2008 ese promedio ronda los US$ 2.613 millones y es de hasta US$ 3.122 millones para el trienio 2011-2013. Desde 2008 las regalías cedidas son mayores a las efectivamente percibidas. En total, realizando la suma simple a precios corrientes de cada año, las diez provincias productoras han dejado de percibir US$ 18.500 millones desde 2002 a 2013. Antes de 2001 esa brecha era casi nula y la transferencia no se presentaba porque ambos precios prácticamente no diferían.

La más perjudicada es Neuquén, que por sí sola da cuenta del 45% de las regalías perdidas con una cesión promedio anual de US$ 698 millones y una pérdida acumulada de US$ 8.372 millones desde 2002. Sigue Santa Cruz con una participación del 13%, regalías cedidas promedio anuales de US$ 201 millones y acumuladas por US$ 2.409 millones, Chubut concentrando el 11% al resignar una media anual de US$ 173 millones y un acumulado de US$ 2.073 millones; y Salta con un 10% del total al relegar un promedio de US$ 148 millones anuales y un total de US$ 1.780 millones desde 2002.

En tanto, Tierra del Fuego y Mendoza han concedido regalías a un promedio anual de US$ 120 y 112 millones anuales sumando pérdidas por US$ 1.446 y 1.347 millones, participando cada una con un 7% del total postergado.

Si se estudia el nivel de obra pública adicional que estas provincias podrían haber ejecutado en promedio cada año si no hubieran resignado estos recursos, los dos primeros lugares los ocupan Neuquén y Tierra del Fuego con 645% y 386% cada año respectivamente.

En un escalón más abajo figuran Mendoza (102%), Chubut (97%), Santa Cruz (87%), Salta (81%) y Río Negro (69%).

Fuente: Noticias NOA