Según Urtubey, Romero “es un peligro para la democracia salteña” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Según Urtubey, Romero “es un peligro para la democracia salteña”

Según Urtubey, Romero “es un peligro para la democracia salteña”

El mandatario aseguró que los “problemas psicológicos” del Senador Nacional ponen en juego las instituciones. Además confirmó que no competirá en las elecciones nacionales.

 

A seis días de las elecciones generales, la disputa entre Juan Manuel Urtubey y Juan Carlos Romero no da tregua. El Gobernador y candidato a renovar por cuatro años más su mandato concedió una extensa entrevista, donde no calló nada.

 

El mandatario volvió a embestir con munición pesada contra Romero, a quien trató de paranoico: “la paranoia de que el mundo lo persigue, cuando vos te choreaste hasta la ceniza de los ceniceros, es complicado”, dijo.

 

Urtubey aseguró que trabajará para quien resulte candidato en el Partido Justicialista en las elecciones nacionales de octubre pero no participará él como candidato.

 

- ¿Si usted gana el domingo, cree que va a ser el fin definitivo del romerismo?

 

– Yo creo que es el fin de una forma de hacer política, de entenderla como una proyección de tu patrimonio personal, de entenderla como un ámbito donde trabajo para consolidar mi posición de poder económico, donde trabajo solamente para mis intereses, donde cristalizo una sociedad muy inequitativa, como era Salta antes de 2007. Salta sigue teniendo problemas, pero antes de 2007, había dos Saltas distintas, había una Salta en la capital y otra en el interior, una Salta para los que tenían todo y otra Salta para los que no había esperanza. Esa es la Salta de la que a mí me tocó hacerme cargo en el 2007. Lamentablemente yo no pude resolver todos esos problemas, porque son procesos, son mucho más largos. Lo que sí creo que queda atrás es la nostalgia de algunos por volver a esa Salta.

 

- Ayer en una entrevista que le hicieron a Romero decía: “qué le pasó a ese muchacho”… ¿Quién cambió, él o usted?

 

– Esto no es una telenovela venezolana, o sea, todos los peronistas trabajamos para construir un espacio político común, que permitiera que el peronismo volviese al gobierno en el año 1995. Fui candidato en esa elección, en una interna, obviamente nos ganó el sector político del romerismo, nosotros por minoría nos incorporamos al partido. Acompañamos la vuelta del peronismo como hicimos todos los peronistas que queríamos volver al gobierno, y al año y medio de gestión, que duró 12 años, me fui y no volví a ocupar nunca más un cargo en el gobierno de Romero. Después que yo me fui pasaron 10 años y medio, en esos años se hicieron muchas cosas que yo no hubiera hecho jamás, por eso no acompañé.

 

- Conocidos los resultados de las PASO Romero realizó críticas al voto electrónico, ¿cómo se va a garantizar la transparencia para el 17 de mayo? 

 

 

– Antes del 12 de abril, tuvimos ocho elecciones en Salta y nunca nadie tuvo problema. A veces ganó el peronismo, otras perdió. Hubo desde un plebiscito en Nazareno para la construcción de una hostería, donde la posición del gobierno perdió, hasta la elección de la ciudad donde el PO ganó la Capital y nunca hubo problemas. Hasta que apareció Romero, que pierde y cuestionó todo. Para mí es un problema psicológico severo.

 

Él desconoció durante 12 años de gobierno que existía el interior y hoy desconoce el resultado de allí. Si vos le decís que la elección terminó en la capital para él es correcto, es lo que él quería. Pero en el interior, él desconoce.

 

El grave problema que tenemos es que hay una persona cuya debilidad emocional y psicológica ponen en juego las instituciones de la democracia. Este señor es un peligro para la democracia salteña. Él tiene un poderoso aparato de comunicación que trata de instalar cosas. Es un peligro.

 

Cuando apareció el GOU a partir de las elecciones del 1946, nunca en la Argentina se desconocieron los procesos electorales. Inclusive cuando el peronismo estaba proscripto y no podía llevar candidatos, no votaban y llamaban a la abstención revolucionaria, pero nadie desconocía el resultado de una elección.

 

- Romero dice que se siente perseguido… 

 

– Eso es propio de un problema que requiere asistencia médica.  La paranoia de que el mundo lo persigue, cuando vos te choreaste hasta la ceniza de los ceniceros, es complicada. Hacete cargo de tu historia, y después venís a descubrir si el mundo tiene la culpa, me parece que está complicadito eso. Salta está en un punto de inflexión importante donde podemos definitivamente ir para adelante o volver para atrás.

 

- En caso de ganar el domingo, asumiría su último mandato constitucional. ¿Cómo piensa el futuro de su espacio político, el “post-urtubeycismo”?

 

– Empiezo como Los Chalchaleros a despedirme a partir del primer día de mi mandato, voy a estar cuatro años de despedida. Yo no creo en el personalismo, yo quiero garantizar la continuidad de políticas públicas con el perfil que cada uno de los gobernantes quiera, si es de mi partido mejor y si es de otro partido no importa. Y sí, si está fuera del frente, es lo que hay. A uno siempre le gusta ganar, no me gusta perder.

 

A mí me tocó ser candidato a gobernador de nuevo, y debo decir que si hubiese tenido la libertad plena de elegir, por ahí no era candidato porque ocho años es mucho tiempo, en desgaste personal, físico, en todos los órdenes, político también. Lo que pasa es que teníamos la amenaza de que Salta volviese para atrás, esa amenaza para mí sería una irresponsabilidad política. Agarrar y decir “el señor está cansado, estresado y se va” y que Salta vuelva a ser lo que era antes, y que todo lo que hicimos ahora fuese una especie de primaverita socialista que terminó.

 

Yo quiero que Salta pueda institucionalizar los cambios que se llevaron adelante. Del 15 en adelante, que en Salta una vez por todas despejemos la lógica del personalismo. Yo no quiero crear un nuevo personalismo y tener seguidores que me sigan a mí. Yo quiero gente enamorada de una provincia y de un proyecto común, y vamos para adelante con los mejores.

 

A veces en política el tema del candidato natural te mata, ya tenemos antecedentes en Salta, y los que creían que eran ellos les fue mal. Hay que dejar que fluya, que vaya andando y la propia sociedad va a poner al que crea mejor, creo yo.

 

- Al frente se sumaron distintos sectores ¿prevé cambios en el gabinete? 

 

– La lógica de gestión mía no tuvo que ver la lógica de la política, no tiene que ver con la organización administrativa del gobierno.

 

Desde el primero momento de la gestión en el 2007 hasta ahora, nunca parcelé el gobierno, diciendo el partido tal tiene tal ministerio. Hay un gobierno con una conducción de quien gobierna y los ministros son, como dice la Constitución, secretarios asistentes del gobernador. Yo no pretendo espacios políticos en tareas de laburo, para eso nosotros tenemos la representación en la legislatura, los bloques de diputados, senadores, intendentes.

Yo apunto a un gobierno, no digo aséptico, yo apunto a funcionarios del Ejecutivo que hagan lo que tienen que hacer sin pensar tanto en sectores políticos.  En la medida que no funcionen, o uno necesite un perfil diferente a otro, se cambian.

 

No soy de los que creen que vos ganás prestigio haciendo un gran cambio de gabinete, ni poniendo figurones, yo necesito gente que labure y resuelva las cosas. La legitimidad política no te la resuelve el armado político sino la acción de gobierno.

 

- Usted tiene un gabinete técnico y no político, ¿Miguel Isa vendría a aportar esa cuota de política que le falta?

– Correcto, tal cual. Miguel es un cuadro político que va a tener muchísima incidencia porque tiene una formación política bárbara pero en el medio un funcionario ejecuta, me parece a mí.

 

- ¿Qué conclusiones saca del congreso nacional del Partido Justicialista? 

 

– El peronismo ratificó que el peronismo es la única fuerza política que tiene claramente una concepción de a dónde quiere ir. Nosotros privilegiamos un proyecto común, obviamente con los matices que podrán tener los gobiernos que vengan y en ese marco tomamos una decisión: el todo es más grande que las partes. Significa: conformamos un frente en que sumamos partidos o todas las expresiones que quieran ser parte de este proceso que viene y dentro de ese marco dirimimos nuestras diferencias en las PASO. A mí me parece que es un acto de enorme civilidad y gran responsabilidad política.

 

- Se especuló mucho de su cercanía con Scioli y otra vez vuelve a surgir el interrogante de una futura fórmula presidencial… 

 

– Yo voy a trabajar incansablemente para que el peronismo gane las elecciones en la Argentina. Soy uno de los vicipresidentes del partido y soy consciente que hay una enorme expectativa de muchos dirigentes respecto a lo que yo pueda hacer o no. Yo he sido muy claro, si el pueblo de Salta me vota el próximo domingo, voy a ser gobernador de Salta cuatro años más. No me voy a ir a ningún otro cargo, pero sí, desde mi responsabilidad política voy a trabajar incansablemente para que el peronismo gane. Nuestro espacio es mucho más grande que un candidato, tenemos que trabajar para generar un espacio común y después vendrán los candidatos.

 

- Y teniendo en cuenta la manera de concebir la política ¿con quién se siente más cerca?

 

– No es una cuestión personal, de los candidatos que hoy aparecen como competitivos dentro del peronismo, que está el caso de Daniel (Scioli), de Florencio (Randazzo), del Pato (Uribarri), somos todos parte de un proyecto común, yo no puedo decir que estoy más cerca de uno o del otro porque somos todos parte del mismo equipo. Cuando llegue el momento de resolverlo, lo haremos sobre la lógica, mucho más con lo que tiene que ver con lo que para nosotros debe seguir adelante con una mirada respecto al peronismo global y también sobre las economías regionales. Yo pretendo conversar con los gobernadores de la región, para que juntos nos sentemos y digamos qué es lo que nos viene mejor al norte, de qué manera podemos crecer más y de esa manera trabajar juntos.

 

- El 12 de abril, en el búnquer, se vio a muchos dirigentes nacionales, la foto con ellos ¿suma o resta?

 

– A mí ni me suma ni me resta, porque es natural: yo soy parte de ese espacio político, yo vengo trabajando desde el año 2003, yo soy de los que trabajaron con Néstor cuando todavía poca gente creía que eso podía ser posible. Yo no soy de desconocer mi pertenencia política ni mi origen. Yo soy peronista y pertenezco a un proyecto político que hoy conduce Cristina.

 

Fuente: La Gaceta