Se viene el estallido en el norte | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Se viene el estallido en el norte

Se viene el estallido en el norte

Adrián Zigarán, coordinador adjunto Interministerial de Abordaje Territorial de la Provincia y militante del Partido Justicialista, habló sobre su trabajo en el norte provincial- una zona con importantes cifras de desempleo- y alertó sobre el panorama que se vive en medio de la crisis. Además, justificó la represión y, pese a reconocer la responsabilidad política sobre la situación que viven los pobladores, culpó a los piqueteros por la falta de inversiones. Algunas de sus frases más resonantes fueron “Cuando no hay trabajo no hay problema” y “Estamos yendo a lo peor que ya habíamos superado”.

De acuerdo a lo que indicó, fue nombrado en el cargo tras el alud que afectó Tartagal en 2.009. “Antes trabajaba en el Instituto Provincial de la Vivienda- IPV- y la reconstrucción mayoritaria de Tartagal fue por medio del IPV, todo con fondos nacionales. Cristina- Fernández- fue en persona y se portó muy bien, distinto al comportamiento de la gestión de Macri con la inundación de los aborígenes en el Pilcomayo, que enviaron 10 millones de pesos, nada”, destacó Zigarán.

Consultado sobre los alcances de su función, explicó que consiste en “detectar todos los problemas que hay en el interior, trasladarlos al área que corresponda y esperar la respuesta”. Además, defendió los hechos de represión al afirmar que “la palabra represión suena como un exceso de algo y la verdad que no lo es”.

“Yo estuve en cortes de ruta de 50 grados de calor, gente que se desmayaba en los autos. Un corte de ruta sucedía cuando los funcionarios de anteriores gestiones no aparecían. Entonces, había una problemática específica, se hacían todos los boludos, no aparecía nadie y un corte de ruta podía durar hasta 48 o 72 horas. De hecho fallecieron personas trasladadas en ambulancia o por no resistir. Es una cosa complicada”, dijo al respecto al tiempo que subrayó: “No podés tener 16 kilómetros de camiones por un lado y 10 tipos arriba de la ruta. Excederte en un corte de ruta, como hicieron los muchachos desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, no tiene sentido porque todos los reclamos que ellos hacen no tienen una contestación del Gobierno de la Provincia.

En este sentido, analizó: “A los funcionarios nacionales no les va a importar si hay un corte de ruta en Salta. También tienen que tener el criterio de decir ‘bueno, dejemos pasar a la gente’. Sos rehén de una situación y no es la solución los rehenes arriba de la ruta. A las respuestas las tenemos nosotros, se hacen las reuniones posteriores. Pero no me pidas a mí que active un ramal del ferrocarril C-15 cuando Nación decidió que esos fondos vayan a reforzar el puerto de Rosario de Santa Fe. Los fondos que estaban destinados a Salta, con fondos internacionales y con licitación ganada, no se los adjudicaron a las empresas. Sacaron los fondos y los mandaron a Rosario de Santa Fe”.

Asimismo, el funcionario provincial se refirió al caso de la empresa Vertúa, que abandonó la obra de la traza del Gasoducto del NEA en medio de serios conflictos con trabajadores de la zona, y responsabilizó a los mismos por la falta de inversión en el norte. “No se terminó a raíz de los piqueteros- aseguró-. Cuando yo lo conozco a Raúl Vertúa me dice que ganó la licitación. Le dije que lo dejaron ganar porque ninguna empresa de gasoducto importante quiere venir a trabajar a Salta por el problema este que implicaba el fenómeno piquetero, súmale aborígenes y súmale criollos. Es un combo explosivo que pocos lo pueden resolver pero que es un problema que existe y que impide inversiones en San Martín. Si hubo o no hubo coima no sé, pero nadie quiere entrar”.

Negó también que el conflicto se genere por la falta de trabajo para los propios pobladores del lugar al sostener que “la mejor mano de obra calificada en gasoducto y tema de petróleo es del departamento San Martín, los viene a buscar de todo el país”. Además, afirmó que “hay ordenanzas en los municipios que establecen que el 90% de la mano de obra tiene que ser local”.

En esta línea, relató: “Cuando Vertúa requiere apoyo de la Provincia de Salta, hacía cinco meses que estaba un obrador dentro de Aguaray y los piqueteros no lo dejaban salir. En esos cinco meses ellos pagaban un millón de pesos quincenal a los piqueteros y a los aborígenes para que los dejen trabajar y, aun así, no podían salir. Cuando intervino la Provincia, a requerimiento de Nación porque el tipo estaba rodeado, ellos pensaban que llegaban a Salta y que con plata acomodaban todo, y no es así. Cuando llegan a Chirete llevaban ya gastados 30 millones de pesos en policías adicionales, en asistencia a comunidades aborígenes, piqueteros, criollos. Incluso se fue debiendo 4 millones de pesos a la policía adicional de Salta. Hubo que armar tres retenes de policías, uno en Chirete, uno en Desemboque y uno en el Kilómetro 40, porque permanentemente tenía 5 a 6 cortes de gasoducto, porque ni siquiera es ruta. Entonces llegan a ese monto y un mes o 15 días antes se presenta gente partidaria de la intendenta, Marcela Carabajal”.

Zigarán continúo su relato haciendo referencia a la persona que falleció en medio de este conflicto. “Fue el que prendió fuego al policía, porque hay que decir de dónde fue. Aparte se murió por otras causas dentro de la comisaría”, comenzó aclarando para luego agregar: “Fue esta gente antes de que ingrese el personal a las siete de la mañana y el tipo, con un bebé en brazos, una antorcha y un bidón de 3 litros de nafta, le prendió fuego a tres policías, y ahí se armó. No había ningún tipo de reclamo porque esta persona no era parte de ningún reclamo. A los reclamos los administro yo. Tengo un librito donde están todos. Había como un orden preestablecido. Primero tuvimos que partir en dos los ingresos porque eran los partidarios de la Intendenta y los partidarios del intendente electo- Atta Gerala-”.

De esta manera, admitió que en la zona “no existe el laburo digno”, y enfatizó: “Esa es la realidad que te toca a vos en medio de un paraje en la nada, donde no hay nada, y en medio de la nada aparece gente. En Morillo hacen dos corsos, uno que organiza la Intendenta y otro que organiza el otro, en cada acto hay dos actos. Pero esa es la realidad de Morillo, vos no podés venir como un externo y tratar de lograr la comunión. Tratar de administrar los recursos para que no se maten. Pero esto es un quilombo, se agarran a las piñas, es un asambleísmo permanente”.

“Hay un problema muy grande, cuando no hay trabajo no hay problema. No hay un peso, no hay problema, están todos bien, tranquilos. Llega una obra para hacer un trabajo y es patear un hormiguero”, sostuvo el funcionario en tanto señaló: “El gasoducto tenía que dar 500 puestos de trabajo y yo soy el que tengo, en parte, que decidir de 8 mil demandantes cuáles son los 500 que entran. Es un desgaste, es una fricción”.

Volviendo a lo peor

Siguiendo con su análisis, alertó: “Ahora se viene un retroceso de todo lo que habíamos logrado, que es convertir a los piqueteros en cooperativas. A lo informal, lo llevamos a una formalidad y ahora es un retroceso porque se volvió al sálvese quien pueda. Peleas que estaban superadas, con dirigentes que ya estaban hasta jubilados, se vuelven a activar”.

“Dos semanas antes del corte de ruta tirotearon un móvil de Edesa porque fue a descolgar medidores de luz. Ya estamos en ese escenario, estamos yendo a lo peor que ya habíamos superado. Le metieron dos tiros con balas de plomo a un policía en el primer corte, y hacía como un año y medio que no teníamos cortes. Sea lo que sea, le tiraron a matar y entonces yo estoy molesto”, agregó aludiendo al último reclamo que se produjo en Morillo y que tuvo como respuesta una violenta represión hacia los trabajadores.

“Ahora, la infantería queda resentida, yo lo que pedí es nunca más. Cuando yo estaba a cargo no se actuaba de noche. Mi posición está en el medio, yo convivo con ellos. Cuando vos actuás de noche, entrás al pueblo y tirás gases, puede pasar cualquier cosa- continuó-. Si yo estoy a cargo de los changos que cortaron, les quito todas las obras, porque no es que están pasando hambre. Les corto la obra hasta que me aparezca el rifle o el que tiró”.

Frente a este panorama, aseveró: “La situación del norte, después de la privatización de YPF, el empleo bajó y bajó. Se estudia en las universidades de Europa el piqueterismo como una reacción al liberalismo y creo que estamos volviendo a eso. Es un retroceso institucional”.

Sin fondos

El funcionario hizo referencia a la reunión de gabinete que mantuvo días atrás Juan Manuel Urtubey con los diputados nacionales por Salta y subrayó: “Ahí se enteran de los recortes. Se comunica que iban a dar de baja 3500 millones de pesos, y se contenían a muchos municipios con esa plata”.

En este punto, recordó los recortes del gobierno nacional en lo que tiene que ver con el Fondo de Incentivo Docente y las asignaciones familiares. “Acá el piquetero quiere entrar aunque le pague 100 pesos. Pero al tenerlo en blanco disparan las asignaciones familiares por cantidad de hijo y por zona desfavorable. Entonces ganan más por asignaciones familiares que por el sueldo en sí. Eso también se cae por el acuerdo con el FMI, también la asignación de nuevos planes, el subsidio de transporte, esto de los remedios, las vacunas, es un combo horrible, y no sé si hay que sumar lo de fondo de la soja, pero es un agujero terrible porque ya veníamos mal”, advirtió.

“Desde que entró el ministro Yarade empezó un plan de poner déficit cero a las cuentas provinciales y eso se siente. Todos los problemas económicos desembocan en una peor calidad de vida para todos”, continuó Zigarán quien resaltó que “en la mesa de desocupados tienen bastante criterio y están muy bien informados” y puntualizó: “Acá tenemos un problema en común, que es que desde Nación quitaron los fondos”.

Por otro lado, cuestionó la ausencia de los legisladores frente a los conflictos en el norte. “Los que tendrían que haber estado poniendo la cara con los piqueteros son los diputados del oficialismo,- Alfredo- Olmedo, Martín Grande y- Miguel- Nanni, y no participó ninguno de ellos. Participaron con el gobernador pero con los piqueteros no. Ellos siguen en la misma posición, gobiernan para una elite”, remarcó.

Fuente: Sapo de otro pozo/ FM Noticias 88.1 Mhz.