#SaltaElNarcopoder: Viajes, gastos y lujos del juez acusado de beneficiar a narcos | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

#SaltaElNarcopoder: Viajes, gastos y lujos del juez acusado de beneficiar a narcos

#SaltaElNarcopoder: Viajes, gastos y lujos del juez acusado de beneficiar a narcos

Reynoso financiaría las carreras de sus hijas cantantes y de su hijo menor, que juega al tenis y compitió en torneos amateurs de Europa.

La denuncia contra el juez Raúl Reynoso, acusado de liderar una banda que liberaba a narcos a cambio de dinero o dádivas, obligó a la Justicia a indagar en el patrimonio del magistrado salteño en la búsqueda de pruebas que permitieran sostener la acusación. En el pedido de procesamiento solicitado por los fiscales que investigan el caso,reclamaron que le embarguen sus bienes por 30 millones de pesos.  

Según fuentes judiciales,Reynoso financiaría las carreras artísticas de sus hijas Kamila y ‘Conti’ y también complacería los pedidos de su primogénito varón de 16 años, jugador de tenis.

España, Inglaterra, Austria e Italia fueron sólo algunos de los países visitados recientemente por la joven “Kmila”, de 23 años e imagen de varias gigantografías en las principales avenidas de la ciudad de Orán, quien aprovechó el viaje para presentar Mandrágora, su último disco. Su hermano adolescente se sumó a la gira de la cantante para competir en torneos amateurs del Viejo Continente, acompañado de su mamá, Inés, y de esta manera, casi todos los Reynoso disfrutaron de lugares históricos de Europa durante varias semanas. Sin embargo, ésas no fueron las últimas salidas recientes de la familia, porque el magistrado llevó al pequeño tenista a disfrutar tanto del Mundial de Brasil como del US Open, y sus hijas pudieron conocer Disney y Miami, entre otros destinos.

Patrimonio. La mayoría de los ciudadanos de Orán sabe que el juez Reynoso posee una linda casa de dos plantas en el comienzo de la calle Vicente López y Planes y tiene un Toyota Corolla, pero sus bienes hasta hace poco tiempo no generaban sospecha, tal vez por tratarse del más alto funcionario de la zona y de ser una persona muy respetada.

Meses atrás, el juez se mostraba de bajo perfil y si gozaba de placenteros viajes, nadie lo notaba. Ahora, en cambio, todos desconfían ante cada paso que da, especialmente por estar sospechado en al menos 13 denuncias e imputado por delitos graves como asociación ilícita. De hecho, podría llegar a ser destituido e incluso terminar en presión.

Ahora está envuelto en un nuevo escándalo, porque lo denunciaron públicamente por maniobras sucias dentro del mismo Juzgado Federal de Orán, que desnudan el comportamiento del magistrado y su obsesión por el dinero.

Ex empleados y sus allegados comentaron a PERFIL que Reynoso les cobraba un plus a los trabajadores que ingresaron por su recomendación.

El decía: ‘Vos sabés que tuve que molestar a varias personas para que entres, así que deberíamos comprarles algo a modo de agradecimiento’”, dijo una ex empleada, quien prefirió reservar su identidad. La mujer agregó que no le pareció raro el planteo del juez “hasta que le pregunté qué es lo que debía comprarle a esa gente y él me dijo: ‘De eso me encargo yo. Buscaré tres libros de unos 500 pesos pero como son tres personas necesito 1.500”, cuando el sueldo de los empleados apenas superaba los 3 mil pesos.

Un allegado del juzgado aseguró que para pintar la fachada de la sede “el juez les pidió dinero y todos colaboramos, pero después nos enteramos de que él facturó por el arreglo que se hizo”. Estos denunciantes lo señalaron como “una persona obsesiva” por el dinero, pese a que su sueldo ronda los 70 mil pesos, según indicaron fuentes judiciales.

Tras las acusaciones, el juez Julio Bavio hizo lugar al pedido de la Procuraduría de Narcocriminalidad y del fiscal Eduardo Villalba y el oranense fue citado a declarar. Primero se negó y recusó a su colega, pero lo llamaron nuevamente y tuvo que ir la semana pasada, porque de lo contrario podían considerar su actitud en rebeldía y su suspensión estaba a la vuelta de la esquina.

Piden procesarlo y embargarlo por $ 30 millones

Los fiscales que investigan el accionar del juez federal Raúl Reynoso sospechan que, tanto el magistrado como los abogados y empleados que están detenidos, cobraron cifras millonarias en los últimos años. De hecho, en el pedido de procesamiento, pidieron que al magistrado se le trabara un embargo de 30 millones de pesos.

En la causa que investiga los beneficios a narcotraficantes, siete personas permanecen detenidas. Se trata de los abogados Arsenio Gaona (esposo de la jueza Gladis Reynoso, hermana del magistrado federal), Ramón Antonio Valor (ex juez subrogante de la sede oranense), María Esper Durán (quien se jacta de ser especialista en temas ligados al narcotráfico) y René Gómez; el jefe del departamento del juzgado, Miguel Angel Saavedra, más los hermanos César Julio (ordenanza del juzgado) y Rosalía Candelaria Aparicio, esta última sin trabajo estable y dueña de un campo que habría sido parte del pago a Reynoso por liberar a un narco. Por su parte, la abogada Lucinda Segovia recuperó su libertad por falta de mérito.

Los fiscales del caso pidieron que se les trabara a todos ellos un embargo de 15 millones de pesos.

Un detenido asegura que pagó para salir en libertad

Los fiscales Diego Iglesias, a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad, y Eduardo Villalba, titular de la Fiscalía Federal de Primera Instancia N° 2 de Salta, aseguran que tienen pruebas suficientes como para entender que el juez Raúl Reynoso encabezaba una asociación ilícita que cobraba dinero a cambio de beneficios procesales.

En el pedido de procesamiento que presentaron este jueves ante el juez federal de Salta, Julio Bavio, los fiscales tuvieron en cuenta los testimonios de empleados del juzgado así como también de algunos acusados que habrían sido beneficiados. En el escrito, Iglesias y Villalba cuentan cómo Pablo Meneses consiguió recuperar su libertad en apenas 15 días. Según la declaración del hermano del imputado, habrían acordado el pago con María Esper, abogada del acusado y una de las siete personas que están detenidas en la causa por pago de dávidas al juez Reynoso.

Ella me dijo que para que mi hermano saliera en libertad había que pagar”, explicó el testigo, quien detalló que primero le entregó 200 mil pesos a la letrada en su departamento y que luego dejó en la puerta del juzgado de Orán un bolso con otros 100 mil. Pero eso no fue todo. Días después la abogada le reclamó otros 200 mil para cerrar la operación. Le prometió que antes del Día del Padre su hermano recuperaría la libertad. El miércoles 17 de junio pasado Pablo Meneses dejó la cárcel.

Fuente:  Perfil