#SaltaElNarcopoder: La “mano derecha” del capo narco Delfín Castedo amenazó a la periodista Elena Corvalán | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

#SaltaElNarcopoder: La “mano derecha” del capo narco Delfín Castedo amenazó a la periodista Elena Corvalán

#SaltaElNarcopoder: La “mano derecha” del capo narco Delfín Castedo amenazó a la periodista Elena Corvalán

La periodista Elena Corvalán puso en conocimiento de la Fiscalía Federal N° 1, a cargo de Eduardo Villalba, haber recibido correos electrónicos y llamadas telefónicas de una persona que se identificó como Viviana y dijo ser “la mano derecha de Delfín Castedo”, el sindicado jefe narco que está detenido investigado por narcotráfico y como presunto autor intelectual del asesinato de la pequeña productora rural Liliana Ledesma.

Tras contactarse primero vía correo electrónico, sin dar su identidad, Viviana se comunicó por teléfono con la periodista refiriéndole una columna de opinión de su autoría, publicada en 2.009 en la versión digital de Nuevo Diario de Salta, en la que se detallan las pruebas que incriminan a los hermanos Delfín y Raúl “Ula” Castedo en el crimen de la productora rural, cometido el 21 de septiembre de 2.006 en Salvador Mazza.

“Yo te necesito, pero estás equivocada”, le dijo Viviana a la periodista en una charla en la que le planteó que publicara una información en la que se afirma que Ledesma era narcotraficante y fue asesinada en una pelea entre narcos, lo que dijo que consta en un expediente radicado en Bolivia, con declaraciones de un detenido (ya fallecido). “A ella (por Liliana Ledesma) la tienen como vendedora de huevos, pero ella estuvo detenida por narcotráfico, lastimó a mucha gente. Una mano negra borró todo porque esto es un tema político. Es una causa muy complicada”, dijo y al finalizar le advirtió: “Vos tenés que publicar la verdad”.

La causa por la denuncia de Corvalán fue caratulada “Autores a establecer s/amenazas”, expediente 18559/16, quedó radicada en el Juzgado Federal Nº 2, a cargo del juez Miguel Medina.

Cabe recordar que en 2.006 trabajadores de Radio FM Noticias 88.1  y Nuevo Diario (diario chiquito) que investigaban el crimen de Ledesma recibieron amenazas de muerte vía correo electrónico.

“La persona que habló se identificó como ‘la mano derecha de Delfín Castedo’”, señaló y explicó: “La conversación era como un planteo de una propuesta imposible de rechazar, que era publicar el contenido de un expediente tramitado en Bolivia a raíz de la declaración de este detenido Roa Aguirre”. Cabe recordar que por este mismo caso numerosos medios y periodistas ya habían sido amenazados.

“Roa Aguirre, que estaba ya en su lecho de muerte en una cárcel en Bolivia, decía que Liliana Ledesma, asesinada el 21 de septiembre de 2.006 en Salvador Mazza, había sido muerta en una venganza entre narcotraficantes porque ella era narcotraficante y se había quedado con un cargamento de cocaína que le habían enviado”, recordó Corvalán al tiempo que explicó que esa declaración fue presentada en el Juzgado de Instrucción de Tartagal, a cargo de la causa por el homicidio de Ledesma, a cargo del juez Nelso Aramayo.

“Recibí una serie de mails y un par de llamadas, pero solamente una se hizo efectiva. Esta mujer, que se identificó como Viviana, me planteó que la verdad sobre la muerte de Liliana Ledesma era la que contaba Roa Aguirre, que tenía copias del expediente tramitado en Bolivia, que quería entregármelo y que yo publicara la verdad. Señalaba también que había errores en una nota que se publicó de mi autoría en 2.009, bajo el título de periodismo envenenado. Planteaba que no puede ser que nadie la publica la información que tiene y que cuando se busca a los Castedo sale esa nota mía detallando las pruebas por las que se los considera los responsables intelectuales del asesinato”, detalló la periodista sobre la llamada telefónica que recibió.

Finalmente indicó que ya realizó la denuncia penal y entregó copias de la conversación y de algunos de los mails que le enviaron. También acordó con la Fiscalía para contar con custodia policial las 24 horas. “Siento más vulnerabilidad cuando ando en la calle y yo trabajo en la calle normalmente”, dijo.

La causa pasó al Juzgado Federal Nº2, a cargo del juez Miguel Medina, está caratulada como “Autores a establecer s/amenazas”, y el viernes deberá prestar declaración testimonial.

Fuente: “Algo personal” FM Noticias 88.1 Mhz.