#SaltaElNarcopoder : ¿Hubo amenazas de Reynoso a sus empleados? | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

#SaltaElNarcopoder : ¿Hubo amenazas de Reynoso a sus empleados?

#SaltaElNarcopoder : ¿Hubo amenazas de Reynoso a sus empleados?

Como una margarita, los empleados del Juzgado Federal de Orán habían comenzado a despegarse de su jefe, el juez federal, Raúl Reynoso, acusado de ser el jefe de una asociación ilícita destinada a cobrar coimas de narcotraficantes imputados. Sin embargo, en los últimos días, luego de la detención de otro empleado y un familiar, los trabajadores habrían recibido un ultimátum.

Según pudo saberse, Reynoso, cada día más complicado en la causa penal que abrieron en su contra los fiscales federales, Eduardo Villalba, de Salta, y Diego Iglesias, de la Procuraduría de Narcocriminalidad, habría impuesto en los últimos días en el Juzgado un estricto régimen castrense en busca de recuperar el control y, sobre todo , sellar filtraciones.

Fuentes ligadas a la causa revelaron que en ese marco el Juez habría convocado a los 20 empleados del Juzgado, revalidó su inocencia, acusó ser víctima de un complot y lanzó una amenaza que retumbó en las paredes de las oficinas.

“Les dijo que no debían declarar y que aquel que lo hiciera tuviera por seguro que iba a tener una vida judicial muy difícil”, contaron. De ser cierto, la situación del Juez se comprometería aún más.

Según pudo saberse, uno de los empleados no dejó pasar la ocasión y habría grabado al magistrado, prueba que ya estaría en manos de la justicia. Con eso, los fiscales buscarían desalojar del Juzgado a Reynoso, quien hasta el momento se mantiene al frente del mismo.

La preocupación del Juez no es para menos dadas las declaraciones del jefe de despacho de ese juzgado, Miguel Saavedra, quien,  al momento de ser indagado, al parecer, dejó correr el grifo y sin reparos habría apuntado al magistrado como el principal responsable, pues afirmó que en el juzgado “nada se hacía sin la orden de Reynoso”.

El supuesto “apriete” que lanzó a sus empleados, sin embargo, parece haber tenido cierto efecto: César Aparicio (Ordenanza), otro empleado y amigo de la infancia del magistrado, se negó a prestar declaración tras su detención, como así también su hermana, Rosalía Candelaria.

La supuesta amenaza de Reynoso a sus empleados, más allá de revelar el grado de crisis que atraviesa el magistrado frente a las duras acusaciones en su contra, han elevado el nivel de tensión dentro del Juzgado Federal de Orán, donde ya todos se preguntan si acaso no es hora de suspender a Reynoso o bien otorgarle una licencia que lo saque de su despacho y devuelva así la tranquilidad a los empleados.

Fuente: La Voz