Salta: Fracaso del sistema de salud pública y gratuita en el neoliberalismo | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Salta: Fracaso del sistema de salud pública y gratuita en el neoliberalismo

Salta: Fracaso del sistema de salud pública y gratuita en el neoliberalismo

 

Por Marcos Díaz Muñoz Director de Copenoa

Las falencias en sistema de salud público y gratuito se acentúa en la atención de los pacientes enfermos afectados por distintas patologías, profundizándose esta crisis desde la década del 90, con la implementación del neoliberalismo en argentina y en especial en la provincia de Salta, lo que ha deteriorado considerablemente la calidad de vida, de los que acuden a este servicio estatal, reglamentado en autogestión, descentralizada en hospitales públicos de Salta, desde la primera gobernación de Juan Carlos Romero, que incluyo este sistema liberal en proyectos de leyes que se enmarcarían dentro del proceso decadente del neoliberalismo consumado en esta provincia, hoy conservado por el gobernador Juan Manuel Urtubey.

Los cimientos establecidos sobre las recomendaciones propuestas por el Consenso de Washington, constituido por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, establecían cambios necesarios para la recuperación económica de los países Latinoamericanos afectados por las crisis económicas y financieras de los 80, según estas instituciones liberales, capitalistas.

Estos cambios impulsados por el fundamentalismo de mercado o neoliberalismo incluirán la redirección del gasto público, para hacerlo según estos organismos internacionales, eficiente con una mayor inversión en los puntos claves para el desarrollo, servicios públicos para los pobres como la educación primaria, la atención primaria de salud e infraestructura. Para tal fin los gobiernos deberán endeudarse en préstamos en dólares con esas instituciones capitalistas, en el caso de Salta comprometiendo las regalías hidrocarburíferas por décadas.

Para tal fin los Gobernantes genuflexos a este modelo, entre ellos el de Romero en Salta, expulsaran del mercado laboral a miles de empleados públicos, desarticulando el estado de bienestar, e instaurando sociedades anónimas, lo público paso a ser privado, en el caso del servicio de salud pública y gratuita la prestación neoliberal modifico la concepción de paciente al de cliente, los Directores se mutaron en Gerentes, la redirección del gasto público se implementó en la figura de hospitales públicos Autogestionados, que prestan servicio rentado, configurado en el pago como aportes económico a “título de colaboración de las prestaciones” en aquellos que no están dentro del sistema de cobertura social, y para estos, el cobro sobre las obras sociales por la prestación del servicio público de salud. Distribuyendo el ingreso monetario por Autogestión entre los operadores públicos de salud de esos hospitales, y en menor simetría para la compra de insumos.

La falta de inversión constante y en aumento, como especialistas médicos, es uno de los problemas identificados en el sistema de salud que brinda el estado. El modelo neoliberal decadente inmodificable, que nunca dio resultado, hoy está colapsado. Los prestadores del servicio lo afirman, los pasillos colmados de ciudadanos en los nosocomios en busca de salud lo confirman.

Desocupados pagan médicos para atención

Ante el colapso en el servicio de salud, los grupos organizados más desprotegidos plantean soluciones en resguardo de sus familias. En Salta, la organización social fundada por ex trabajadores de la estatal Y.P.F., Unión de Trabajadores Desocupados de Gral. Mosconi concreta un proyecto de servicio de salud cubierto por los excedentes de los ingresos de la organización en trabajos gestionados por estos. “El proyecto se funda, por la inacción de los gobiernos municipal, provincial y nacional, como respuesta a la falta de médicos en la zona, a la falta de prevención” Dice José “Pepino” Fernández, articulador del proyecto.

Las primeras prestaciones médicas realizadas en la sede de la Unión de Trabajadores Desocupados de Gral. Mosconi. (U.T.D.) establecían la atención de 30 pacientes, lo que quedo ampliamente superado ante la demanda de 300 pacientes atendidos con distintas patologías. “En el hospital de Mosconi la atención es deficiente, mala, no hay médicos especialistas, para las mujeres no hay ginecólogos”, aclara Juana. Para los desocupados este proyecto les da certeza sobre el estado de su salud, en muchos caso deteriorada ante la mala alimentación.

Se encontraron muchas deformaciones en niños, que según los especialistas convocados por la (U.T.D.), tiene relación con las fumigaciones aéreas que se realizan con glifosato, para el mono cultivo en la zona, en especial soja.

“La expectativa en este proyecto de salud es grande, entre los compañeros de la organización y del pueblo, pero lo ideal sería que el estado y los funcionarios sea responsable sobre la crisis que se desata en el servicio de salud pública, de las deficiencias de este”. Afirma Tomas Moreno integrante de la (U.T.D.) a Copenoa.

Es posible que uno de los sectores más vulnerado de la sociedad, organizado, en conjunto, establezca soluciones ante la crisis en salud, reconstruyendo el tejido social saqueado desde la década del 90 en la argentina y en especial en Salta, sin lugar a dudas que en Gral. Mosconi, los desocupados a si lo hacen, ahora en salud, ya lo hacen construyendo sus viviendas, multiplicando huertas comunitarias orgánicas, criaderos de gallinas, de chanchos, los que ahora generan ingresos redistribuidos entre los desocupados que sostienen un sistema de salud creado por estos ante el abandono y ausencia del estado.