Rivadavia Banda Sur: La salud sigue en crisis y Omar Quintar alambra y avanza con las topadoras | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Rivadavia Banda Sur: La salud sigue en crisis y Omar Quintar alambra y avanza con las topadoras

Rivadavia Banda Sur: La salud sigue en crisis y Omar Quintar alambra y avanza con las topadoras

Bernardino Chaile Pizarra, integrante de una de las comunidades de Rivadavia Banda Sur, habló sobre el trabajo que están realizando en la zona, desde el sector salud,  para el cuidado de los niños. “Podemos decir que andamos bien, hace un rato hablamos con gente del Ministerio de Primera Infancia, Carlos Fernández, una nutricionista y otra señora,  que plantearon armar un comedor como sabía haber antes”, expresó.

En cuanto al hospital no tenemos respuestas, si bien en las primeras manifestaciones que hicimos pedíamos pediatras y médicos, desde el Ministro de Salud es una decisión que no está firme. La semana pasada una mujer tuvo un hijo, sola, el marido fue el partero, necesitamos médicos, porque el doctor que quedó a cargo esa noche no se hizo presente,  cuando se lo llamó varias veces por radio para que vaya;   no se presentó”, contó.

En ese sentido,  y teniendo en cuenta que ya murieron cuatro niños en la zona, Chaile Pizarra consideró que podría haber pasado algo grave con la señora que dio a luz a su hijo en la casa y que no está de acuerdo con eso. “El cambio tiene que ser que contemos con más médicos, somos 10 mil habitantes y tenemos cuatro médicos, uno de ellos es el gerente, o sea que son tres los que brindan atención a la gente. Quiero que quede claro que había médico, estaba de guardia y que no se hizo presente ante el llamado. También vemos que hay un solo enfermero de guardia por la noche, hay gente internada y llega gente de noche a solicitar atención y la enfermera tiene que andar corriendo por todos lados”, señaló.

Para Chaile Pizarra, no es justo que un solo enfermero esté de guardia brindando atención a todas las personas de la zona,  por eso comunicó lo sucedido al personal  del Ministerio de Primera Infancia que están trabajando en el lugar. “Ya saben, en el momento que han ocurrido las cosas yo los llame por teléfono y les dije, pero bueno,  seguimos esperando la respuesta porque no podemos seguir así”, remarcó.

“No hay gente armada pero siguen avanzando con la topadora para el proyecto turístico”

Por otra parte,  respecto al problema de accesibilidad al río –un hombre de apellido Quintar no les permite el acceso al mismo- comentó: “Vino gente de la Fiscalía, la gente que estaba armada ya no está, pero los que están armando el proyecto turístico,  siguen avanzando con las topadoras, saben bien que no tienen permiso para este tipo de actividad, además que no cuentan con el consentimiento de todas las comunidades para avanzar”.

“Nosotros nos oponemos a eso porque hay una ley que dice que en cualquier lugar donde se quiera hacer eso una empresa,  donde habita  gente, primero hay respetar a los pobladores, en este caso no respetan a la gente que vive desde hace años en el lugar. Este tipo que vino de Jujuy no respeta a la gente que vive de por años, eso es lo que nos duele a nosotros”, lamentó Chaile Pizarra.

“Él obtuvo la finca por usufructo, nosotros no sabemos qué es lo que significa,  pero me parece que fue tan fácil afincarse y tener 15 fincas, mientras las comunidades viven desde hace siglos, son sobrevivientes de persecuciones y no tienen ni un pedacito de tierra declarado a su nombre. Creo que hay poca voluntad de hacer las cosas para las comunidades aborígenes de Salta”, cuestionó.

En ese sentido comparó la situación el Chaco y dijo que ahí sí se entregaron las tierras a los aborígenes, incluso tienen otro estilo de vida. “Nosotros estamos completamente marginados aquí en Salta, somos números para los políticos nada más”, enfatizó.

Finalmente denunció que hay una finca, el Chañaral,  donde vive una comunidad y llegó una persona de apellido Sardina que  tramitó a través de la ley veinteañal su posesión y una vez que le entregaron las tierras, las vendió.

Vásquez: “La gente está decepcionada, en un punto parece que nos toman el pelo…”

Todos esperábamos otra cosa del estado”, así se expresó Joaquín Vásquez, profesor que desempeña sus tareas en Ribadavia Banda Sur, en relación a las reuniones que mantuvieron las distintas comunidades aborígenes de la zona con representantes del gobierno.

“Ayer vinieron los del Ministerio de Primera Infancia, se realizaron reuniones en La Unión, Santa Rosa y en la Misión de Rivadavia con referentes locales. La verdad,  esperábamos otra cosa del Estado, le planteamos el tema tierras porque el empresario Quintar de Jujuy está alambrando, expulsando familias y comunidades de las tierras que dicen que son de él. Esas familias van al pueblo y ahí se ve la gravedad de la situación en cuanto a desnutrición, después pedimos un colegio secundario y centro de salud, cosas que entendemos que el Estado nos tiene que dar respuestas”, relató.

Asimismo lamentó que solo ofrezcan la creación de un comedor y la plantación de acelga en huertas porque otra cosa no crece en la zona. “La gente está decepcionada, en un punto parece que nos toman el pelo, desde mayo estamos gestionando y planteando cuáles son las necesidades dentro de las posibilidades que hay acorde a la zona y ellos salen con estas cuestiones que lo hace cualquier ONG, no me parece que sea la respuesta que debe dar el Estado”, aseveró.

“Planteamos de forma clara que faltan recursos humanos y materiales, la muerte de los niños que pasó aquí en junio fue lamentable. Una de las nenas que murió fue porque tenían que cambiarle la zonda en la ambulancia que iba camino a Orán y no lo hicieron porque en la ambulancia no había oxigeno, este caso lo presentamos en mayo en Primera Infancia. Esto muestra claramente la falta de material, a nosotros nos dijeron que era una falla de salud, una falla que se cobró otra vida”, enfatizó el profesor.

En el mismo marco,  Vásquez comparó la situación en el Chaco con la de Rivadavia y sentenció que en la zona la situación es mucho más grave porque hay dos médicos para atender a 5000 habitantes, distribuidos en parajes y en comunidades aisladas. “Creemos que en la Comunidad de la Misión,  donde hay más de 150 habitantes,  se necesita un Centro de Salud, enfermeros y médicos”.

“Encima pedimos agentes sanitarios wichis, les presentamos a dos jóvenes y no entraron, nos dijeron que entró gente del pueblo, encima a los de la comunidad les exigen más, tener el secundario completo y aval de la comunidad, cosas que los demás no. Acá , en varios puestos y parajes hay centros de salud que se inauguraron hace cinco años y nunca nombraron personal, están abandonados, los usan los docentes cercanos a esos parajes para dormir, pero no se le da utilidad en lo que es salud, terminan blanqueando a gente del poder que no está presente cuando se los necesita”, acusó Vásquez.

Para el profesor desde el Estado están menospreciando a los habitantes de Rivadavia, cuando proponen lo que ellos quieren y no lo que se necesita. “Nos están vendiendo carne podrida en el sentido de que nos tiran la responsabilidad a nosotros y a los padres de familia y cuando pasa algo dicen que es porque no avisaron,  y no es así, nosotros queremos trabajar para mejorar la situación”, advirtió.

En el mismo marco contó lo sucedido con una madre que fue a dar a luz a su hijo y no recibió atención médica, por lo que  el marido hizo de partero y el bebé fue trasladado de urgencia al Hospital de Orán porque tragó líquido. “Estamos reclamando derechos y el Estado se tiene que hacer cargo, se ve que no le interesa porque cada falla de salud, significa una muerte. Estamos cansado que vengan a sacar información o a prometer cosas y no se haga nada en concreto”, concluyó Vásquez.

Fuente: “Todas las Voces Todas” FM Noticias 88.1 Mhz