Ritual de la Pachamama : Ofrendas a la Madre Tierra en San Antonio de Los Cobres | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Ritual de la Pachamama : Ofrendas a la Madre Tierra en San Antonio de Los Cobres

Ritual de la Pachamama : Ofrendas a la Madre Tierra en San Antonio de Los Cobres

Por Ramiro Jiménez

En la puna salteña se realizó la ofrenda a la Pachamama con la presencia de visitantes de todas partes del mundo, periodistas, dirigentes indígenas, y autoridades locales y provinciales. El agradecimiento mancomunado fue salud y trabajo. Avizora un nuevo partido político (255)

El viaje estaba programado a horas 7, por lo cual empezamos a desandar el camino hacia la puna salteña a horas 8 aproximadamente por la siempre y característica impuntualidad de los salteños. Más de 50 personas, entre periodistas, cámaras y fotógrafos de diferentes medios de Salta, recorrimos durante más de 3 horas los 170 km que separan la capital salteña del bello San Antonio de Los Cobres, con 80.000 habitantes aproximadamente, y encallado en medio de la puna, rodeado de extraordinaria belleza natural que la misma tierra nos regaló para poder admirarla con respeto y devoción.

Para llegar al convide programado, primero debíamos atravesar Campo Quijano, conocido como “El portal de los Andes”, justamente por ser la referencia o ingreso al camino andino de la región de altura, distante a 31 km, siempre desde la capital salteña. La única parada técnica fue en Santa Rosa de Tastil, un pequeñísimo pueblo que se encuentra justo en medio del camino,  entre el punto de partida y el de llegada, y que empieza a denotar la belleza a la que uno se “somete”, a la espiritualidad del viaje y valorar inconscientemente lo que nos rodea. Estos paisajes siempre van acompañados del respeto, humildad y sencillez de las personas que allí habitan y que ofrecen sus trabajos artesanales como medio de vida, lejos del consumo voraz y desmedido al cual nos acostumbramos a vivir en los grandes centros urbanos.

Una vez en destino, nos recibió el presidente del IPPIS, (Instituto de Provincial de Pueblos Indígenas de Salta) Miguel Siares, quién nos “ahuyenta” con “chacha” (un arbusto de la zona) los  espectros negativos. A esa altura del viaje (y sobre el nivel de mar, cerca de 3.800 mts) la conectividad con uno mismo es increíblemente indescriptiva.

El ritual a la madre tierra se llevó a cabo en dos lugares fundamentales de este pueblo andino: La plaza principal y la estación de trenes, quien recibe uno de los atractivos más interesantes del mundo: El Tren a las Nubes.

En la ofrenda a la “Pachita” se le obsequió mucho (o todo) de lo que nos brinda a diario: alimentos, bebidas, coca y tabaco, la misma hoja milenaria que acompaña a los campesinos en la rutina diaria.

El común denominador de la jornada fue la hospitalidad, la emoción, el agradecimiento y sobre todo el pedido de “respeto hacia las comunidades indígenas que habitan en esta tierra y que sufren los desmontes y el despojo de sus tierras por terratenientes que nada entienden y poco les importa la vida misma” fue el mensaje que daba Miguel Siares cada vez que tenía la oportunidad.

Cabe recordar que en diferentes puntos de la geografía salteña, comunidades originarias sufren el atropello de criollos que venden tierras sin autorización, como es el caso de la comunidad Yariguarenda de Tartagal, y que a la vez las mismas están protegidas por la ley de emergencia 26.160.  (2849)

Destacado: La ley 21.160, fue sancionada el 1 Noviembre de 2006 y promulgada veintitrés días después. (86)

Foto: Matías Montiel