Que la revolución viene oliendo a jazmín | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Que la revolución viene oliendo a jazmín

Que la revolución viene oliendo a jazmín

Por Mariela Barraza desde Operativo Refuerzo Estival-

  • Basta ya de todo esto, por dios! No quieren nuestros hospitales, detestan nuestra policía, nos odian porque les sacamos los bebés  y los llevamos a internar, no entienden  lo que hablamos, no podemos andar persiguiendo gente dentro el monte que huye de nosotros, quién puta somos para hacer esto? rebuzno, harta. La situación es idéntica en Pozo El Bravo, La Puntana, San Patricio, El Traslado, San Miguel  ó la Salvación y entre  los parajes y caseríos no sólo no hay ningún tipo de conexión sino que distan eternidades entre uno y otro. Sin embargo, calcadas, las madres  wichis llevan  encarnados  sus hijos, como crías. Charly les explica, pacientemente, que tiene que trasladarlos para que puedan vivir, que necesita de su permiso, que les promete que  van a estar bien.  No le dice que la diarrea a los 46 grados mata en minutos. Creo que tienen otra conexión con la muerte, que tampoco, es la nuestra. Ellos son de otra manera.

Marianela tiene unos profundos ojos de  color amarillo perfectamente  enmarcados en delineador y rímel. A ella las ojeras le florecen no le salen bolsas improlijas como a los demás del equipo. Aguanta estoica los comentarios  agraviantes en las redes, acerca de su atuendo, de su aspecto y  de su estilo. Como es mina tiene que trabajar el doble para que le reconozcan la mitad. Entra con Charly  en cada rancho, en barriales nauseabundos, en salas de hospital  munida de su libreta y anota. Es toda oídos.  En lengua  wichi le explican sus vidas, se lamentan, siempre por lo mismo: No quieren que les lleven los bebés a los hospitales porque ellos no se separan. Por cada bebé que va al hospital porque Salud considera que están en alerta de desnutrición hay una familia  que se desarraiga para ir a vivir ahí. No tienen dinero , no entienden castellano  y no los dejan entrar a todos  a acompañar al enfermo.  El médico  se queja , con justa razón,  que no puede tener de a 6 personas por cada internado porque es insalubre e insostenible. Mientras tanto Marianela se sienta en cada cama con su libreta. No la ahuyenta el olor a mugre y tiempo sin agua ni  la tintura que dan los piojos a las cabezas ni  la impresión por esas familias de esqueletos. Te duele acá? pregunta, señalando el suero y los acaricia. Escucha atentamente una y otra vez cada respuesta idéntica.

Diego es igual a Baymax  de Grandes Héroes, uno adorable  con forma de globo blanco que sale en los afiches.  Está sumergido en un intenso mundo interior y registra milimétricamente  todo lo que hacemos. No habla mucho y nunca sé qué está pensando .Es como  la sombra ampliada de Charly. Por ahí le asoma una sonrisa por algo que también desconozco. Sólo lo escuché hablar de corrido la vez que  me amenazó con celular en mano. - Dale, dale.  Llamálo  a Villalón ya y decíle  que no  traslade esos 2 chiquitos que él cree que están en alerta. Dale, que se mueran nomás-me azuza.  Charly, interviene, le dice  que me deje tranquila.

Si  me asusta que se mueran. Los conocemos. Vimos como el operativo los pesaba, los medía, les daba el refuerzo alimentario y las sales. Ahora sé de quiénes estamos hablando. Sé  en qué paraje están, las escuché suplicantes que no quieren ir al hospital porque son las mujeres las que deciden, las ví correr y meterse en el monte. Las ví pedir caramelos como sus hijos.

Conocí a Peregrino , un wichi de 87 años que tiene una granja . “Antes les  hablábamos, los grandes a los más chicos, ahora no pasa , se ha perdido el respeto” – se lamenta en su perfecto castellano mientras le pide a Charly que necesita un alambrado.

Conocí  a Marilena, Patricia y Marìa, que  el buscador  de google las encuentra como:  Monjas Villeras. Son feroces.  Me  vuelve a dar rabia  lo de Hágase TU  voluntad aquí en la tierra  como en el cielo. Donde  el agua les esacea  y las seca  ó las apabulla y las inunda?  Y  como en el cielo,  su sol de cuarenta y pico de grados de cada día?. Tampoco Dios se acuerda de lo del pan de cada día.

Conocí a Pablo , que vuela.

Conocí a Daniel Mamaní que arría gente y  helicópteros y administra de una manera magistral  la voluntad de los que trabajan y el conbustible. Viaja  al borde de las vidas que traslada y salva por los tuétanos de la Provincia porque no se trata de caminos.

Conocí a Julián, un wichicito huérfano que está al cuidado de la intemperie.

Vi una justicia artera contra  la muerte de manos de una jueza y defensor y a Gladys , gastada  e insultante sin rendirse,  en Tartagal. Vi a Juanita  barrenar olas de barro y  a Charly y a Baymax lomear bolsones en  Santa Victoria Este.  Ví a Marilena, que en sus setenta y seis  años  eligió La Unión  para morir, muy lejos de su Italia natal y prometer que  ella va a regar desde el cielo. Ví a Marcela , devastada porque el niño muerto en Morillo estaba en  su pueblo  y no  le cabe en su aflicción que ella hace más de lo que puede.

De a ratos dejo de putear. Me siento como los conquistadores tratando de imponer mi cultura a quienes la rechazan como si los hombres –bomba  islamitas quisieran obligarme a compartir su gusto por la muerte. Embisto  mis enojos contra la cultura, el clima, los intendentes, los indolentes  y sobre todo contra las distancias.

A estas alturas del cansancio y  la falta de sueño  caigo en la cuenta que conocí  a  Charly  que  pretende cambiar el mundo. Necesita gente que la muerte de cada hombre la disminuya porque sea parte de la humanidad y que no pregunte por quién doblan las campanas.

Empiezo, tímidamente, a creer que capaz lo logre.

Daniel Mamaní es  sub secretario de Medicina Social. Juana Semczuk es jefa de Atención Primaria de Salud. Diego Cipri es secretario de Articulación e Investigación. Marcela Carabajal es intendenta en Morillo. Galdys Paredes es gerenta del Hospital , Claudia Viviana Yance es jueza de Familia  y Juan José Abreu  es asesor de Menores e Incapaces, en Tartagal. Pablo es piloto de  Aviación Civil , opera en el puente aéreo .Marianela Cansino es Ministra de Derechos Humanos y Charly Abeleira  es Ministro de Primera Infancia. Todos pertenecen al Gobierno de la Provincia de Salta.-