Por qué el vino causa dolores de cabeza (y como evitarlos) | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Por qué el vino causa dolores de cabeza (y como evitarlos)

Por qué el vino causa dolores de cabeza (y como evitarlos)

copa de vinoSi evitas tomar un buen vino -especialmente el vino tinto- porque sabes que después va a provocarte dolor de cabeza, la razón puede ser más simple de lo que creías, y la solución puede estar en tu propio botiquín o en la farmacia de la esquina. Esta es la naturaleza del problema y cómo solucionarlo.

En pocas palabras, puede ser que simplemente seas alergico a algunos de los compuestos que a menudo se encuentran en el vino. No estamos hablando de una resaca, así que si bebes hasta el punto de embriaguez y te despiertas con dolor, eso no es por culpa de una alergia. Pero si sólo bebes una o dos copas y te empieza a doler la cabeza, el problema es probablemente con uno de estos dos compuestos: sulfitos o aminas.

La piel de la uva no sólo contiene la levadura que fermenta la uva en vino, sino que también contiene bacterias de vinagre que pueden echar a perder un vino nuevo. Algunos viticultores añaden sulfitos (dióxido de azufre y sus sales) para evitar que sus productos se echen a perder por culpa de estas bacterias. De hecho, muchos alimentos tienen sulfitos añadidos como conservante, ya que inhiben el crecimiento de mohos y bacterias, detener la oxidación, y también sirven para preservar el sabor natural del vino.

Probablemente hayas oído hablar de los sulfitos antes, pero aquí está el truco: si eres alérgico a los sulfitos, eres alérgico a otros alimentos, como la masa de la pizza, las conservas de atún o de aceitunas, las cuales se producen con sulfitos agregados para mantener la frescura. Si tienes dolores de cabeza con unas copas de vino, pero puedes comer kilos de camarones, atun o aceitunas sin problemas, los sulfitos no son tu problema. Seguramente vendrá por el lado de los aminos.

copa y botella de vinoSi no es por la resaca, y no eres alérgico a los sulfitos, las principales sospechosas son las aminas, un compuesto que ocurre naturalmente en los alimentos fermentados y bebidas. El vino contiene dos tipos de aminas, histaminas y tiraminas; las histaminas dilatan los vasos sanguíneos en el cerebro, mientras que las tiraminas los contraen. Ambas acciones pueden causar dolores de cabeza en personas que son sensibles a uno o ambos de estos químicos.

Las aminas se encuentran también en algunos quesos, tortillas de harina, rábanos, entre otros. Si tiene dolores de cabeza con estos alimentos, ya sabes cual es el problema. Al mismo tiempo, el vino a menudo tiene mayores concentraciones de ambos compuestos que estos alimentos, así que mientras mas tomes peor el dolor de cabeza que tendrás.

America’s Test Kitchen señala que si los sulfitos son el problema, puedes probar con vinos orgánicos ya que por definición, no contienen sulfitos añadidos. Sin embargo, en todo caso la solución puede ser tan simple como una pastilla genérica contra la alergia, la cual controlará la reacción alérgica que estás teniendo y le permitirá disfrutar de un buen vino sin los molestos efectos sobre los vasos sanguíneos que pueden arruinarte la velada.

Como siempre, antes cualquier duda consulte con su médico de confianza para asegurarte de que no eres alérgico a algo más, o que tus dolores de cabeza no son causados ​​por otra cosa, o que la medicación para la alergia no entrará en conflicto con otra medicación que estés tomando, o con el mismo alcohol.

Fuente: Lifehacker