Piden volver a juzgar a un narco porque sospechan que lo sobreseyeron de forma fraudulenta | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Piden volver a juzgar a un narco porque sospechan que lo sobreseyeron de forma fraudulenta

Piden volver a juzgar a un narco porque sospechan que lo sobreseyeron de forma fraudulenta

Es Delfín Castedo, quien fue sobreseído por el hoy detenido juez Raúl Reynoso.

El lunes pasado no pocos se sorprendieron cuando la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, anunció en conferencia de prensa su intención de impulsar la reapertura de una causa por “lavado de activos” que en 2005 terminó con el sobreseimiento definitivo de la viuda y el hijo de Pablo Escobar Gaviria. Bullrich apuntó a la figura “cosa juzgada írrita”, un término legal que define la posibilidad de atacar el principio de cosa juzgada argumentando la existencia de procesos fraudulentos en el trámite del expediente.

Planteo nada sencillo ni común el de la ministra. Sin embargo hay un antecedente bastante reciente: el 9 de abril los fiscales salteños José Luis Bruno y Carlos Amad junto con Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), pidieron la nulidad por “cosa juzgada fraudulenta (írrita)” del sobreseimiento de un hombre acusado de ser testaferro del narco Delfín Castedo en una causa iniciada en 1999.

De acuerdo al escrito, los fiscales acusan a Eduardo Torino de ser el administrador del campo “El Aybal” que atribuyen a Castedo, uno de los mayores narcos argentinos. La propiedad queda sobre la frontera salteño boliviana y tiene un camino que hace de comunicación ilegal entre ambos países.

En su dictamen Bruno, Amad e Iglesias pidieron la indagatoria de Torino, la de Castedo, (ya preso por otra causa) y también que se anulara el sobreseimiento de ambos en la investigación de 1999. El argumento de los fiscales: ese sobreseimiento fue firmado el 18 de mayo de 2011 por el entonces juez federal de Orán Raúl Reynoso quien terminó preso y actualmente enfrenta un juicio oral precisamente por cobrar coimas para favorecer a narcotraficantes. Además el caso de la banda de Delfín Castedo es parte de la acusación contra Reynoso.

Con su reclamo de abril, los fiscales lograron que el nuevo juez federal de Orán Gustavo Montoya tuviera que llamar a indagatoria a Toledo principalmente por el decomiso de 180 kilos de cocaína secuestrados el 22 de diciembre de 2016 en El Quebrachal. La droga, según la acusación, había sido acopiada en El Aybal.

Esa fue una victoria pero en cuanto al planteo de “cosa juzgada fraudulenta (írrita)” aún no hubo respuesta. Por lo atípico y grave de la cuestión, lo más probable es que el recurso siga un largo y lento camino hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Fuente: Clarín