Peor es “hacer la gran Romero, que llegó y quedaron 10 mil en la calle” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Peor es “hacer la gran Romero, que llegó y quedaron 10 mil en la calle”

Peor es “hacer la gran Romero, que llegó y quedaron 10 mil en la calle”

El empresario de medios y diputado nacional por el PRO, Martín Grande, defendió las medidas del gobierno nacional y aseguró: “No es que se esté tratando de matar al pueblo argentino”. Negó que un acuerdo con el FMI genere despidos, recomendó imitar la actividad económica de Chile y justificó los favores a las mineras y al campo. Además, se mostró esperanzado en el modelo y pidió “no demonizar a los empresarios”.

“Creo que es la mirada que tiene una parte de la población al respecto de lo que ha ocurrido en este país durante tantos años”, justificó ante la consulta sobre su voto en contra del proyecto que busca poner un freno a los tarifazos. “Hoy la gente siempre se acuerda de lo mismo, las tarifas están subiendo más que los salarios, nadie lo puede desmentir, pero nadie se acuerda cuando los salarios subían y las tarifas no”, agregó.

Asimismo, remarcó que “la única tarifa nacional es la del gas” y que “la energía, por ejemplo, tiene una tarifa plana de generación y distribución que alcanza a todas las provincias por igual, sin embargo hay una diferencia impresionante entre provincias en el cobro de la energía”.

En esta línea, el Diputado oficialista sostuvo que “no es que se esté tratando de matar al pueblo argentino” sino que “lo que se está tratando de hacer e poner las tarifas en orden a lo que realmente valen porque el país ya no puede soportar más subsidios”. “Son cientos de miles de millones y no hay de dónde pagarlos. El déficit que tiene el país es enorme y hay que ir bajándolo de a poco para que nadie se caiga del barco”, dijo.

Para Grande, “acá podemos hacer la gran Romero, que llegó y quedaron 10 mil en la calle”. “Esa es la forma de poner en caja a una provincia o un país”, aseveró alegando desconocer un pedido de miles de despidos entre las condiciones del FMI a la Argentina. “Lo que sí se puede hacer es lo que se está haciendo- continuó-. Ayer estuve con la administradora del PAMI en Salta, me contaba que tiene 12 jubilaciones y le está siendo difícil llevar adelante el tema porque no puede renombrar gente”.

“Ahí hay una baja, y así se van a producir muchas bajas en todo el país. El ritmo de jubilaciones es un ritmo importante, por eso se habla de gradualismo, porque hay que ir gradualmente bajando el déficit de país”, insistió en tanto continuó negando las versiones sobre las condiciones del organismo internacional al país. Igualmente, aclaró: “De ser así, yo no voy a acompañar, porque yo viví acá en Salta lo que pasó con Romero y me pareció espantoso”.

Además, subrayó: “Recordemos que eso es un club que uno lo integra voluntariamente y nosotros pagamos mensualmente una cuota al Fondo Monetario Internacional por pertenecer al mismo, al igual que el resto de los países”.

Consultado, entonces, sobre el rumbo que tomaría su carrera política en caso de darse el acuerdo con el FMI bajo las condiciones que se anticipan, respondió: “Grande no entró a la política para ganar plata, Grande está en la política exclusivamente para colaborar, y les puedo asegurar que es todo un inconvenientes en mi vida. Si hay acá una ley de despidos para 120 mil personas, Grande se va de la política, no tiene que ir a ningún lado, no estoy buscando trabajo, tengo de sobra trabajo”.

Y recordó: “Me invitaron a participar de política en el año 2.006 Urtubey, el radicalismo con Nanni y la gente del PRO, a los tres les dije que no. Después vinieron las trompadas del amigo Ramos y me decidieron a participar”.

Imitar a Chile

Ante la incertidumbre que se vive en el país, el legislador aconsejó mirar hacia el oeste y compararnos con Chile. “Los chilenos hacen minería y agroindustria, y lo hacen muy bien”, dijo al precisar que “exportan anualmente 8 mil 400 millones de toneladas de salmón, la segunda exportación después del cobre”. “Los chilenos se especializan en algo y lo hacen bien. Hay que apuntar a las cosas que podemos hacer bien y que pueden servir para dar mano de obra y desarrollarnos ¿Por qué tenemos que apuntar a hacer teléfonos celulares? No hay que tener vergüenza de no hacer autos y celulares. Hay que hacer cosas que produzcan trabajo y que las podamos exportar”, reflexionó.

Asimismo, resaltó: “Mientras las cosas que se hagan acá sean buenas y a buen precio está muy bueno hacerlas acá, lo que no se puede es obligar a la gente a que pague más de lo que las cosas valen. Hemos estado pagando hasta acá una fortuna por una computadora, se avivaron unos tipos en Tierra del Fuego y abrieron fábricas para desarmar computadoras y armarlas de nuevo, y nos costaban una fortuna”.

“No se trata de dar fuentes de trabajo así, las fuentes de trabajo no nacen subsidiadas por el Estado porque el Estado no puede subsidiar todo”, subrayó el legislador oficialista en tanto aseguró que “en este país hay 8 millones de personas que trabajan para alimentar al resto” por lo que sostuvo: “No se puede seguir en esa condición, tenemos que producir cosas que den valor agregado y no seguir solventando con el Estado, porque el Estado está quebrado”.

Favores para los que más tienen

Consultado sobre la reducción impositiva a las mineras y la quita de retenciones al campo, el Diputado de Cambiemos remarcó que “en la minería hay una ley nacional vigente que no fue acatada por la administración de Néstor Kirchner y le puso un 3% extra”. “Eso, de entrada, está mal”, subrayó y consideró que “el problema de la minería es que son inversiones enormes, a muy largo plazo, los costos son enormes y las ganancias son millones de tonelada pero son pequeñas por tonelada”.

“Por lo tanto- agregó-, un cambio del 3% en la minería es muy importante. Por eso se sacó ese 3% que estaba por fuera de la ley. En lo que respecta a la producción, no es que se ha sacado las regalías, sino que ciertos productos como maíz y trigo se han vuelto a sembrar y ahora compiten con el mercado internacional, tienen su pro y con contra. Ahora podemos exportar trigo o venderlo en el mercado local y si hay buen precio hay más gente que planta trigo y se acaba con esta historia del monocultivo de la soja”.

“Cuando tenemos contacto con el mundo podemos comercializar y podemos saber qué es lo que está pasando, no podés cerrar las puertas del país y hacer lo que se hacía antes, vivir con lo nuestro”, enfatizó Grande al tiempo que sostuvo: “No podés hacer pagar a una persona un auto barato por 15 mil dólares cuando en realidad cuesta 5 mil, hay que pagar las cosas por lo que las cosas valen realmente”.

Esperanzado y militando el ajuste

Si bien el diputado reconoció que “no es la meta inflacionaria a la que se quería llegar” afirmó que “está bajando de a poco” e insistió respecto a que “este es un proceso gradual y va a ser lento”. “Quizás no tengamos el camino perfectamente delimitado, va a ser un poco más difícil pero vamos a salir adelante”, manifestó y garantizó que “a medida que la cosas mejoren vamos a ir revirtiendo todo”.

En este orden, admitió que “estamos endeudados” pero dijo que es “para hacer andar a este país”. “La deuda que estamos tomando no es solamente para pagar sueldos y jubilaciones, acá se están haciendo obras que no se hicieron nunca”, destacó Grande y agregó: “El tren, no se olviden, empieza a funcionar el año que viene, para julio. Cuando el tren llegue Embarcación, a Pichanal, y vaya a los puertos, ¿qué va a pensar la gente? Cuando vean las autopistas que se van a hacer, cuando la gente ve que las cosas realmente cambian. Cuando van a Floresta, a Gauchito gil, los 14 municipios más pobres que tenía Salta, hechos de nuevo”.

También, y a diferencia de las versiones que suenan fuerte en medios nacionales y locales, desmintió que las obras queden sin presupuesto debido al ajuste anunciado desde Nación por el ministro de Transporte Guillermo Dietrich. “El Ministro dijo textualmente que ninguna obra que se comenzó, se para”, garantizó.

Ante la consulta por las postergadas obras en la ruta 9/34, en el tramo que va de Rosario de la Frontera a Metán, responsabilizó a “dos comunidades que se negaron al paso de la nueva traza”. “Eso es un absurdo, pero nadie hace rutas donde la gente no las quiere”, justificó.

Martín Grande señaló al peronismo remarcando que “en este país hay cada vez más pobres” aunque sostuvo que “la principal diferencia” de la actual gestión con el menemismo de los ’90 “es la falta de corrupción generalizada”, y añadió: “Creo que hoy la sociedad está convencida de que lo que pasó, nunca más. Por más que haya sido un proyecto de país lindo de escuchar- el del kirchnerismo-, todo el mundo se da cuenta de que se llenaron los bolsillos de una manera espantosa. Eso ya está probado, y si se prueba algo con respecto a este gobierno seré el primero en denunciarlo”.

El Diputado, además, continuó militando el ajuste del gobierno nacional al afirmar que “la palabra ahorro parece un insulto y la palabra ahorro es con la que se hizo este país tan grande como fue 100 años atrás, con inmigrantes muy sufridos que venían de una guerra”, esto pese a que hoy el ahorro no sea una alternativa más para los argentinos sino la única.

También, pidió “no demonizar a los empresarios” y sostuvo: “Los empresarios andan corriendo la coneja para pagar los sueldos y los impuestos que tienen que pagar todos los meses. No importa el tamaño del empresario, lo que importa es que sean decentes. Hay gente pobre que no es decente y hay gente rica que es decente”. “Tener dinero o es un delito, a la gente que tiene dinero y se lo ganó laburando hay que felicitarla”, expresó.

En el mismo orden, señaló que “lo que se está buscando es que la gente se pueda atrever a tener más gente en blanco sabiendo que está pagando un seguro por lo que pueda venir”. “Tener tu economía en blanco, en este país, es tremendamente difícil. Aquellos empresarios y emprendedores que lo hacen merecen una felicitación y no una crítica”, continuó el legislador y negó que el gobierno nacional esté impulsando una reforma laboral asegurando que se trata de una “Ley del blanqueo laboral”.

Finalmente, se refirió a las últimas encuestas y enfatizó: “No solamente Macri cayó en las encuestas, yo también caí. Obviamente que se pagan costos políticos en estas cosas, no hay ninguna duda. No es la primera vez que pasa ni va a ser la última. A nadie le gusta que le suban ninguna tarifas”.

Fuente: Todas las voces todas/ FM Noticias 88.1 Mhz.