Pedirán 10 años de prisión para Terrón Villagrán | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Pedirán 10 años de prisión para Terrón Villagrán

Pedirán 10 años de prisión para Terrón Villagrán

“Su esposa por cómplice o por negadora pone a sus propios hijos en riesgo”, así lo aseguró la madre de la víctima. El imputado utilizaba una clave pedófila.

“Esta mujer, psicóloga, declaró que su esposo no la tocaría ni con una caña a la mujer que también lo denunció por abuso. ¿Cómo vos, como mujer, podés defender a esta lacra saliendo a desmerecer a otra mujer con todo lo que le pasó? El Colegio de Psicólogos debería revisar qué colegiados tiene porque esta mujer no puede atender a nadie en las condiciones en las que está y sigue ejerciendo la profesión”, sostuvo la madre de la niña.

“La mujer que denunció por abuso a Terrón Villagrán no pudo salir a decir lo que él le había hecho, pero vio la oportunidad de hacerlo luego de que nosotros lo denunciáramos. Ella fue muy clara, nos dijo: ‘¿saben por qué lo hago? Lo hago porque con los niños, no’”, sostuvo la mujer.

La prueba fundamental

El abogado querellante, Pablo Suárez Nelson, aseguró que “no existe ninguna prueba que diga que Terrón Villagrán es inocente. Por el contrario, la cámara Gesell es la prueba fundamental de que es culpable. Durante la misma la nena repitió cinco veces que él le dio un pellizcón para ver si estaba dormida, que le bajó los pantalones y que le tocó sus partes íntimas. Ella sintió la barba del abusador”.

En un momento dado ella sintió que él le apoyó su miembro. “Siento una gelatina en la cola y una cosa como un frío”, fueron las palabras textuales de la niña. Este es el relato más importante por el que sostenemos que fue un abuso sexual gravemente ultrajante y el relato es cronológico, ordenado, coherente. Si no gritó fue porque se paralizó por el miedo. Se hizo la dormida, no entendía qué era lo que le estaba haciendo “Pancho”.

“La nena demostró perfectamente con unos muñequitos que le dio la psicóloga cómo fue el abuso. No solo se ubicó en tiempo y espacio sino que pudo graficar el hecho que sufrió. Esto lo repitió cuatro veces. Se tapó la carita y gritó: ‘¡Qué asco! ¡Qué asco!’. Tras la reproducción de la cámara Gesell, todos miraron al imputado, quien transpiraba y se tapaba la cara. La cámara es la prueba más importante porque los chicos no mienten”, aseveró Suárez Nelson.

“Por otra parte, las pericias psicológicas efectuadas por la psicóloga Sonia Juri establecieron que el imputado tiene una característica obsesiva, un superyó y sentimientos reprimidos. Él disfrutó y comprendió lo que hizo. También presenta un trauma de su infancia, algo que le pasó. Terrón Villagrán encontró el momento propicio para poder romper frenos inhibitorios y sacar fantasías perversas porque se encontró en la cama, en su casa, en un lugar de confianza”, destacó Suárez Nelson.

“Es excelente el trabajo de la fiscal Luján Sodero. Confiamos en el tribunal, de vasta experiencia. Creemos que sobre Terrón Villagrán va a caer todo el peso de la ley dado que las pruebas son contundentes. Buscamos una pena aproximada de 10 años de prisión. El abuso sexual gravemente ultrajante tiene una máxima de 8 años pero en concurso real con los otros dos hechos podría ser 10. Buscamos una sentencia ejemplificadora para que quede en claro que aquí en Salta la Justicia condena el abuso. Con los chicos, no”, finalizó.

Un celular, una foto y una clave

Las pruebas contra Terrón Villagrán son concluyentes. Terrón Villagrán utilizaba un teléfono celular de alta gama marca HTC con el que habría fotografiado a la niña durante el abuso.

Es uno de los pocos celulares que en la oscuridad dispara una luz roja al sacar una foto. “Cuando mi hija me contó lo que le hizo el abusador, me dijo que había escuchado algo que hacía clic, clic y que veía que el cuarto se iluminaba de rojo”, dijo la madre de la víctima.

En ese celular se halló “una foto de una vagina de una menor. Nosotros atribuimos a que fue tomada en el momento del hecho”, aseguró el abogado querellante Pablo Suárez Nelson.

En torno a esto se desarrolló ayer la cuarta jornada del juicio. Los médicos Daniel Dib y Federico Centeno Day fueron citados para analizar la fotografía.

El primero expresó que “no puedo asegurar que sea una foto de una vagina, pero en el caso de que lo sea parece de niña ya que tiene poco desarrollados los labios”. El segundo sostuvo que “parece de una zona genital, puede ser de una niña por la ausencia de vello o de una adulta rasurada”.

También se supo que el CIF descubrió que en la notebook de Terrón Villagrán se empleó una clave utilizada por pedófilos para buscar pornografía infantil en el programa Ares. Se trata de la sigla PTHC (Pre Teen Hard Core). En esa computadora se hallaron 40 mil archivos de los cuales la mitad eran videos pornográficos infantiles.