Para la Justicia Federal, los ejecutores del pianista Martín Salazar pertenecían a la Policía de la Provincia de Salta | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Para la Justicia Federal, los ejecutores del pianista Martín Salazar pertenecían a la Policía de la Provincia de Salta

Para la Justicia Federal, los ejecutores del pianista Martín Salazar pertenecían a la Policía de la Provincia de Salta

romina Chavez diaz

 

por Romina Chávez Dí­az

 

A cuarenta años del crimen y luego de 8 años de investigación, el Juez Bavio resolvió ordenar el procesamiento de los imputados Miguel Raúl Gentil y Joaquín Guil, Jefe y Director de Seguridad de la Policía de Salta, respectivamente; dictar prisión preventiva y trabar embargo sobre sus bienes, por el asesinato de Martín Salazar ocurrido el 1 de octubre de 1975, encuadrado como de lesa humanidad por formar parte del contexto de la represión en Salta, con el agravante de “alevosía”, ante la indefensión de la víctima. El Poder Judicial de la Nación entiende que los ejecutores fueron integrantes de la Policía de la Provincia, quienes actuaron en virtud de las órdenes de estos dos altos jefes.

En el Expte. Nº 1.278/75, puede leerse el informe completo sobre las circunstancias del crimen del pianista, las declaraciones de los testigos, de los imputados, de los jueces que actuaron en la causa y sobre todo, los móviles del crimen. Al respecto, sobresale un dato en particular: dos días antes de ser asesinado a quemarropa por dos proyectiles calibre 22, Martín Salazar expresó a los integrantes del “Club amigos de la Policía Federal” que concurrían al cabaret “Sansusi” donde tocaba tangos y boleros, “No toco para los asesinos de mi gente”. Esto le costó la vida. A este “club” pertenecieron Federico Livy, delegado de la Policía Federal, Roberto Romero, director de El Tribuno, y Ricardo Maluf, comerciante, entre otros “amigos” de las fuerzas.

La investigación que obra en el Expediente, desmiente la versión publicada por el diario El Tribuno donde se daba la versión de que el pianista había recibido dos puñaladas que le causaron la muerte.

Consta en él, que Martín Salazar era hostigado reiteradamente por órdenes de Guil y Gentil, además de ser humillado por los integrantes del Club. Días antes de ser hallado muerto en su casa de calle Francisco Arias 639, había recibido un golpe en uno de los ojos, producto de un culetazo de arma. Tanto su propiedad como la casa de su hermana de calle Lavalle Nº 173, fueron allanadas reiteradas veces.

La Justicia Federal atribuye el móvil del crimen a la ideología y militancia política profesada por sus familiares, quienes fueron objeto de hostigamiento y persecución desde finales de la dictadura de Lanusse, y debieron soportar sucesivos allanamientos a sus viviendas por parte de la Policía Federal y el Ejército. Marcelo Christian Salazar fue detenido por cuestiones políticas y al momento del asesinato de Martín se encontraba exiliado en Perú. Fue acusado de subversivo por las Fuerzas Armadas. Alfredo Ahuerma era un delegado sindical de la bancaria, elemento considerado peligroso en este contexto. En tanto que, las obras escultóricas y pictóricas de Irma Narcisa Salazar que se hallaban en el Centro de Estímulos de Bellas Artes, fueron completamente destruidas.

Este crimen pone al descubierto la trama siniestra que involucra a organizaciones corporativas y grupos de tareas que actuaron contra artistas, referentes culturales y militantes bajo la administración de López Rega e Isabel Perón, quien hoy se pasea por las calles de Madrid en tours de compras.

Hubo un intento por desviar el móvil del crimen. En el Expediente se deja entrever que este asesinato se puede leer como “venganza o mensaje para sus familiares”.

Cuando la víctima cerró el piano ante los “asesinos de su gente”, la negada solicitud escribió la historia más perversa sobre un músico de la provincia de Salta, un amanecer del 1 de octubre de 1975, cuando la Triple A avanzaba entre las sombras.

La investigación de este hecho obedece a la denuncia realizada por el escritor Juan Ahuerma Salazar ante la Fiscalía Federal Nº 2. Pero entre las pruebas adjuntas, además de los libros de Raquel Adet y Lucía Barquet (donde figura el relato de Alejandro Ahuerma sobre las circunstancias de la muerte de su tío), notas periodísticas, etc., figura la denuncia de Pilar Salazar, hermana de Martín, ante el Ministerio del Interior.

Al momento de la noticia del crimen, la Policía entregó el cuerpo del artista a sus familiares, luego de que supuestamente se le hubiere practicado una autopsia, situación que- se aclara en la causa- se contradice con la realidad ya que se dejó abierto el féretro para practicar autopsia el 4 de octubre. El cuerpo se hallaba a la vista y en estado de putrefacción. Según el empleado del Cementerio de la Santa Cruz donde fueron llevados los restos de Salazar, el Juez Javier Alderete había dado la orden de practicar nueva autopsia. El funcionario al interrogar a Pilar, la hermana, sobre si sabía quién había cometido el crimen, ella respondió “Ustedes”, motivo por el cual fue detenida, acusada de “desacato”. Las declaraciones del Juez que obran en el documento, aclaran que fue liberada inmediatamente para que pudiera asistir al velorio de su hermano.

El Juez Alderete, declaró que el pianista había recibido dos balazos a quemarropa, según pudo corroborarse – aclaró. Señaló además que, el Subcomisario Echenique fue designado para llevar adelante la investigación e indicó que el Jefe era Gentil; el subjefe, Mendíaz; y que Guil, manejaba las fuerzas.

Por su parte, tanto Guil como Gentil, negaron toda vinculación con el crimen y el hecho de conocer a personas algunas involucradas en él.

Varios testigos, entre ellos Segundo León Pérez, Jaime E. Martínez y Raúl Dávalos Anover, declararon que el músico no tenía enemigos. Pero se supo, los enemigos pueden surgir por determinadas circunstancias. Alberto Acuña, amigo del pianista, declaró – entre otras cosas- que no lo veía hace varios días y fue sobreseído de la causa. Acuña – según refirió en declaración testimonial- se enteró de la muerte de Martín porque este no había asistido a “Tequila Go-Go”- donde también tocaba- y le habían buscado un reemplazo.

En el sumario policial, consta la declaración de Víctor Ruiz, quien acompañaba como cantante a Martín Salazar y eran “amigos de toda la vida”- según manifestó. Definió a Martín como “bonachón”. Tocaban “melódico”- expresó. Se conoce la pena del cantante por la muerte de su compañero con quien hacía un gran dúo. Curiosamente, el Negro Ruiz fue asesinado 15 años después.

En definitiva, le cupo responsabilidad a Gentil y Guil en el contexto de la represión ilegal imperante en el país – como obra en los considerandos del fallo y se cita otros crímenes de lesa humanidad- en la época de la dictadura militar. “En su calidad de Jefe y Director de la Policía de la Provincia de Salta, dispusieran la muerte del antes nombrado” (Martín Salazar).

Se constató sucesivas persecuciones desde el año 1974 por parte de la Policía de Salta, la Policía Federal y el Ejército Argentino.

Alrededor del cuerpo de la víctima fueron halladas dos cápsulas servidas que confirman los tiros de gracia que recibió Salazar. El médico legal de la policía (Tamayo Ojeda) certificó una herida de bala con orificio de entrada en el tórax y otro, en la cara posterior de hemitóraz izquierdo (ambas sin orificio de salida), y sugirió practicar autopsia, la cual – posteriormente- dio como resultado que la causa de muerte fue la herida en el corazón por un proyectil calibre 22.

Pero el fallo señala las irregularidades efectuadas por la policía quien dejó el féretro abierto para practicar autopsia completa y arrojó la camiseta ensangrentada que vestía la víctima, envuelta en diario de papel, al hogar de la leña, en presencia de sus familiares al momento de ser velado el cuerpo. Dicho elemento era una prueba indispensable para corroborar los disparos.

Irregularidades, apremios, represión y muerte. Heridas, en definitiva, que no cierran ni podrán cerrarse jamás ante la pérdida de un ser querido. Me pregunto si la Justicia puede ser completa. Creo que de alguna manera sí, aunque se padezca de impotencia y de ignorancia de ciertas cuestiones que quedarán en la mente de los responsables.

Un pianista asesinado. Una historia de sangre que involucra a una familia completa que vivió el desasosiego y la desventura de la humillación y la violencia; y que pese a todo, recibe aires reparadores casi cuarenta años después.

Cerrar el piano ante los asesinos fue como cerrar los ojos eternamente. Alguien que muere por sus ideales y convicciones, por la memoria de los amigos, y por el honor, es alguien que jamás claudicó ni se entregó. Dos orificios de bala no pudieron matar la historia de un valiente pianista de nombre Martín Salazar. Sus notas, siguen sonando.

Foto de portada: Martín Salazar (traje de blanco al medio) junto a Víctor Ruiz, año 1972 aproximadamente.

Fuente: Salta 21