Obispo: “¡En nombre de Dios, basta! En nombre de Dios volvamos a trabajar” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Obispo: “¡En nombre de Dios, basta! En nombre de Dios volvamos a trabajar”

Obispo: “¡En nombre de Dios, basta! En nombre de Dios volvamos a trabajar”

Con motivo de las Fiestas Patronales en Honor a Nuestra Señora de la Asunción, el obispo Gustavo Zancheta visitó Hipólito Yrigoyen, ofició la santa misa y durante la homilía no pudo evitar dedicarle unas palabras a toda la comunidad de Yrigoyen sobre el conflicto del ingenio azucarero.

La Homilía

“Hubiéramos querido celebrar esta patronal con alguna alegría más, pensaba en el largo conflicto que se registra aquí”, dijo Monseñor. “La empresa El Tabacal y los trabajadores que de suyo es una sola y gran familia, pero un conflicto que ya va a llegar a los dos meses y por el cual ya hay gente que no tiene para comer, no puedo dejar de hacer referencia a éste dolor que compartimos”, decía el Obispo.

“Será que la Señora de la Asunción podrá lo que nosotros no hemos podido, ponerle punto final a este conflicto y que esta semana, esas grandes chimeneas vuelvan otra vez a funcionar y tantas familias vuelvan a trabajar, porque el trabajo dignifica, y porque no es solo por dinero, es por la vida, por eso hermanos esto no es un problema entre dos sectores, empresarios y sindicalistas, la huelga es un derecho pero es una alternativa última, y no es un fin en sí misma, es un remedio para llamarnos la atención pero no es algo bueno y más cuando se prolonga”, sostuvo.

Más adelante decía: “Acá hay hambre y eso no está bien, todos tenemos la responsabilidad de velar por el bien común de la comunidad y cuando el río se sale de cauce alguien tiene que decir basta, pero no será la voz del hombre, dejemos que Dios nos hable a través de su madre que siempre le enseñó a Jesús a estar sujeto a la familia”, porque “No es solo Hipólito Yrigoyen, la región está sufriendo, el trabajo es el camino, la familia es el camino, hacia eso nos tenemos que encaminar, por eso no solo le pido a los empresarios y a los sindicalistas que se pongan de acuerdo, les pido a todos que recemos y nos comprometamos por un bien superior que es la familia y cada hogar de los trabajadores y esta gran familia que es la comunidad, esto no se puede prolongar y que cada uno, si puede hacer algo, hagámoslo, las autoridades y su pastor se han puesto a disposición y tengo que decirles que me dice mi interior, que el clamor de nuestro pueblo puede mover montañas, tengo fe en Dios como ustedes y deposito mi confianza en la Virgen pero también tengo que decirles ya, al cumplir tres años entre ustedes, que tengo confianza en la voluntad del bien común de cada uno de ustedes, les creo y los quiero, por eso este reclamo no es del obispo, el obispo está hablando en nombre de los que sufren, el obispo les pide con toda humildad, a los que tienen que tomar una decisión, que esta semana finalice el conflicto, se puede volver a trabajar, y lo que queda por resolver, que ya son cosas menores y todos sabemos de qué se trata, se pueda resolver durante el año”, es lo que expresaba el máximo pastor de la iglesia católica en nuestra región ante una concurrida feligresía que lo escuchaba atentamente.

“Pero tengo que decirles, sin osadía ninguna de mi parte, ¡en nombre de Dios, basta!, en nombre de Dios volvamos a trabajar, en nombre de la Virgen Santísima que esta fiesta hermosa continúe en estos días subsiguientes con la alegría de volver a ganar el pan con el sudor de la frente, con el entusiasmo de llevar tranquilidad a esa mamá, a esos abuelos, a esos niños, a esos jóvenes, que la Virgen los cuide y el Señor los Bendiga y por favor, pidamos a la Virgen ese milagro que necesitamos que no es solamente superar este conflicto sino el milagro de la conversión del corazón para dejar de ser habitantes y ser ciudadanos, tenemos derechos pero también tenemos obligaciones, el país está mal, el peor momento y el peor año para este conflicto tan largo, si había un año peor es este, y el norte lo siente mucho más, porque el norte viene postergado desde años, por eso llamó también a la conciencia de las autoridades del Estado para que miren al norte, no como la última alternativa, porque nosotros no estamos muy lejos de Buenos Aires, en todo caso ellos están lejos de nosotros y por eso no nos entiende, esta es la Argentina profunda, 200 años atrás, muchos, a lanza y coraje ganaron la independencia pero para qué, por un gran país y una gloriosa Nación, lo fuimos, los seguimos siendo y lo seremos, pero eso depende de nuestra conciencia de argentinos y de llevar a la patria en el corazón, o mejor, como dice el Papa Francisco, poniéndose la Patria al hombro”.

Éstas fueron las ideas principales que pudimos extraer de la homilía dada por el Obispo de la Diócesis de la Nueva Orán en el municipio azucarero de Hipólito Yrigoyen.

Fuente: Radio Noticias Orán