“Nunca más” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“Nunca más”

“Nunca más”

Con esta frase y visiblemente ofuscada, la ministra de Educación de la Provincia, Analía Berruezo, despidió al periodista de exteriores de FM Noticias que había establecido la comunicación con el estudio de la emisora para la realización de una entrevista.

“Se está dando”, respondió la funcionaria ante la consulta sobre el dictado de educación sexual en las escuelas y colegios salteños. “Cada vez que hablamos con este medio lo conversamos”, añadió.

Es cierto. No es caprichosa la consulta, de hecho. Ocurre que los reclamos por la falta de implementación de Ley de Educación Sexual Integral (ESI) en nuestra provincia no son nuevos. Dicha normativa fue sancionada y promulgada en octubre de 2006 pero recién en 2014 el Gobierno Provincial anunciaba con bombos y platillos que comenzarían a dictarse los cursos de preparación para docentes, esto, luego que en 2013 la Provincia devolviera intactas 6000 cartillas provistas para tal fin por Nación. Se adujo que las mismas no eran acordes a la idiosincrasia local y se decidió que sean confeccionadas por la Universidad Católica de Salta.

Ya en junio de este año – a pesar de que desde el Ejecutivo sostiene que la ESI se viene implementando con éxito – estudiantes de 37 establecimientos reclamaron que no se dictaban contenidos referidos a la materia. Lo dijeron durante la sesión de Recinto Abierto en la Legislatura provincial.

Volviendo a la entrevista, Berruezo indicó que la ESI “es un tema transversal”, que se da desde la sala de 4 hasta el 5º o 6º año. Y, aparentemente, en la ‘transversalidad” estaría la clave para su no funcionamiento ya que la misma ley así lo estipula. Obviamente, sin pasar por alto que en nuestra provincia la educación religiosa es obligatoria, y sabido es que un estudio científico sobre la sexualidad es irreconciliable con la moral religiosa, sumado esto, la estrecha relación entre el Gobierno Provincial y la Iglesia aporta su grano de arena.

“Por ejemplo, el conocimiento del cuerpo se da en la sala de 4 y, ya 3º año, el conocimiento de anticonceptivos en el área de ciencias naturales”, explicó la Ministra.

Y precisó: “Cada una de las disciplinas tiene contenidos de educación sexual y se convierte en educación sexual integral cuando esos contenidos se transversalizan en formación ética ciudadana, en actividades de convivencia que hacen las instituciones y en capacitación docente”.

Así las cosas, la ‘transversalidad’ convierten a la educación sexual no en una materia específica, sino en datos suministrados en cuentagotas durante la vida académica del alumno. Sumado a esto, dicha ‘transversalidad’ plantea que cualquier docente – de cualquier área – puede abordar la temática, aun cuando se denunció a nivel nacional que en los seminarios de formación docente se pretendió sacar de la currícula el área ‘educación sexual’ como contenido específico, quedando así en manos del educador su especialización en la materia.

Podría intuirse entonces que el cuestionamiento de alumnos de 37 establecimientos de nuestra provincia mencionado con anterioridad, deja a las claras que – aún implementada, si tomamos como cierta la tesis del Ejecutivo – la educación sexual en las escuelas es totalmente ineficiente.

Y esta situación no es menor, sobre todo en nuestra provincia donde, según datos proporcionados por el Ministerio de Salud de la Nación, el 20% de los partos pertenecen a madres adolescentes.

Obviamente, durante la entrevista con Berruezo se le consultó sobre estos datos y sobre el estudio que lo acompaña, que argumenta que la situación tiene su raíz en la falta de políticas educativas en los establecimientos.

“La interpretación es que, ¿porque no hay educación sexual las chicas quedan embarazadas? Eso es forzar las cosas. La educación la construye la escuela y la familia”, definió la Ministra.

“Me gustaría que elijan un colegio secundario al azar y veamos cómo funciona, así, para la próxima entrevista, las preguntas son distintas”, añadió, dando por finalizada la entrevista.

Y lo peor, son los recientes datos suministrados por la titular del Programa de Enfermedades de Transmisión Sexual y Sida del Hospital del Milagro, Laura Caporaletti, quien analizó que las relaciones sexuales a edad más temprana han llevado a que estas enfermedades se las puedan ver en jóvenes de entre 13 y 19 años, pero mejor no hablar de ciertas cosas.

Fuente: “Todas las voces todas” – FM Noticias 88.1 Mhz.