“Me hubiera gustado que Cargnello tenga la misma actitud de enojo cuando quitaron las pensiones a los discapacitados, bajaron las jubilaciones y quitaron los remedios” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“Me hubiera gustado que Cargnello tenga la misma actitud de enojo cuando quitaron las pensiones a los discapacitados, bajaron las jubilaciones y quitaron los remedios”

“Me hubiera gustado que Cargnello tenga la misma actitud de enojo cuando quitaron las pensiones a los discapacitados, bajaron las jubilaciones y quitaron los remedios”

El cura Jorge Crespo manifestó su posición ante la polémica y el rechazo generado desde la iglesia católica por la quita del crucifijo de la Legislatura días atrás. “Me hubiera gustado mucho que Cargnello tenga la misma actitud de enojo cuando quitaron las pensiones a los discapacitados, cuando bajaron las jubilaciones de los abuelos, cuando quitaron los remedios. Que la jerarquía de la iglesia tome partido con el mismo enojo”, expresó.

Según afirmó el sacerdote, “se tergiversó todo”. “Alguien dijo que por pedido de Verbitsky se sacó el crucifijo y, primero, no fue Verbitsky el que lo pidió, lo dijo el presidente de la Cámara, Santiago Godoy”, señaló inicialmente, y continuó: “En base a algo falso, se enojan -monseñor Mario Antonio- Cargnello y-el padre Oscar- Ossola. Primero te tenés que informar, no podés denunciar así”.

Asimismo, aclaró: “En muchas actividades se sacó el crucifijo y nadie dijo nada. Lo que pasa es que vino Horacio Verbitsky, que no es cualquier persona y que ellos están en contra ideológicamente. Por eso la agresión de montoneros, subversivos, que no tiene nada que ver”.

“Yo lamento que no hayan preguntado bien. No lo invitaron los Diputados a Verbitsky, la Cooperativa Coyuyo pidió el salón de la Legislatura para hacer la presentación de libro y Santiago Godoy, como presidente, prestó el salón como prestó a varios. Salta Verbitsky por lo que simboliza en esta historia de la dictadura, por la persona de Verbitsky. Por eso se ofenden y seguramente, si se hubieran enterado de que venía, iban a estar en contra de la presentación del libro”, subrayó.

Según analizó Crespo, situaciones como el debate por el aborto, la educación religiosa y las denuncias públicas contra el padre Carlos Gamboa “alteran los ánimos tanto de Cargnello como de Ossola”. Además, resaltó que los símbolos religiosos “tienen que estar en el templo y dentro de la casa”, y enfatizó: “Ese símbolo religioso que está ahí- en la Legislatura- es un mensaje subliminal para decir ‘acá estamos presentes, acá está el poder presente’. No Jesucristo porque no está en un símbolo”.

“Vamos a ver si ahora salen mejores leyes, porque hasta ahora, con el Cristo puesto ahí, las leyes no beneficiaron a toda la población”, ironizó el sacerdote quien remarcó que “esta iglesia de la cristiandad disputa poder con el poder político, por eso Ossola se atreve a decir ‘exijo’”.

En esta línea, opinó sobre la campaña por la separación de la iglesia y el Estado y dijo: “La iglesia de la cristiandad, que no es la iglesia de Jesucristo sino cuando se une con el imperio y pasa a ser la religión oficial, es un monstruo con pies de barro que ahora se está desmoronando porque la gente está despertando y está pidiendo explicaciones que todos tenemos que pedir y tenemos que darla, no ponernos nerviosos”.

Crespo, además, manifestó: “Me hubiera gustado mucho que Cargnello tenga la misma actitud de enojo cuando quitaron las pensiones a los discapacitados, cuando bajaron las jubilaciones de los abuelos, cuando quitaron los remedios. Que la jerarquía de la iglesia tome partido con el mismo enojo”, y concluyó: “La iglesia tiene que ser una iglesia pobre para los pobres. Cuando la iglesia se pone en el lugar de pobres puede cuestionar todo el sistema que produce el sufrimiento de los pobres. Esa es la iglesia de Jesucristo”.

Fuente: Hora 7 radial/ FM Noticias 88.1 Mhz.