Madre de una joven internada en el Ragone denuncia que su hija fue abusada | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Madre de una joven internada en el Ragone denuncia que su hija fue abusada

Madre de una joven internada en el Ragone denuncia que su hija fue abusada

Ana María Gallegos, madre de Fátima,  una joven adicta de 21 años,  denunció los malos tratos que padeció su hija en el Hospital Ragone. Dijo que abusaron de la paciente.

Lamentó que ante la falta de lugares de asistencia y contención para casos como el de su hija, que es adicta a la pasta base, éstos tengan que ser atendidos en una institución psiquiátrica como el Hospital Ragone.

Ana María denunció públicamente que en el nosocomio tratan muy mal a los pacientes y que “los bañan como si fueran animalitos”.   “Estuve 10 días con mi hija internada y pude ver todo lo que ocurre en ese lugar. A pesar de eso uno se tiene que callar porque si no te tratan mal”, manifestó.

“Hay muchos malos tratos” en el Hospital Miguel Ragone, enfatizó Ana.  “Los bañan como si fueran animalitos”, comparó.

Y entre lágrimas relató: “Cuando llevé a mi hija me dijeron que era mejor que la primera noche se quede sola. Maldita la hora en la que les hice caso,  porque cuando volví mi hija me dijo: “Mamá, no es que te quiera manipular,  pero estaba toda atada, entraron a mi cuarto un médico y un enfermero y me manosearon entera, me querían hacer bañar a las tres de la mañana. Sólo lo hicieron para tocarme, para manosearme, yo no soy tonta y me di cuenta de todo”. Yo le dije que por favor tratar de recordar la cara del médico, pero me contestó que en ese momento estaba muy dopada, mareada y con las manos atadas”.

“Cuando le revisé las muñecas –continuó la mujer-, efectivamente las tenía lastimadas”.

Piden que se avance en la investigación por la muerte del paciente del hospital Ragone

Soledad Romero es  miembro de la Asociación Coca Gallardo, la entidad que denunció la muerte del paciente del Hospital Ragone, Enrique Villagrán.

Sobre lo sucedido comentó: “Este muchacho de 34 años estaba atado,  con los brazos totalmente morados,  permaneciendo muchas horas así. Evidentemente necesitaba que lo inmovilizaran,  pero no hay los inmovilizadores que corresponden para un hospital psiquiátrico, no existe la cantidad que se necesita, los inmovilizadores están alrededor de los 2 mil pesos cada uno”.

Precisó que al momento en que se hizo la denuncia era un fin de semana por lo que había una médica de guardia que no atendió al llamado de los enfermeros , y el otro error –señaló- es dejar a un paciente psiquiátrico a cargo de una médica clínica que está de guardia a cargo de todos los enfermos

Finalmente,  Romero sostuvo que hecha la denuncia será ahora la justicia quien deberá resolver al respecto y agregó que es el deseo de quienes integran la Asociación es que la investigación del caso no sea realizada por el Ministerio de Salud de la provincia,  ya que tiene implicancia en el mismo. Consideran que este paso debe estar a cargo del Ministerio de Justicia.

Con un parte de prensa responden a las denuncias 

Ante las denuncias que pesan sobre la atención en el hospital Ragone,  desde el nosocomio se emitió un parte de prensa.

El comunicado hace alusión al caso de Enrique Villagrán y señala:

“El día lunes 8 del corriente mes,  a primera hora de la mañana,  nos informa la médica saliente del Servicio de Emergencia, la doctora Ana Chica, que había intervenido el día anterior con un paciente del sector de larga estadía de varones por tener un brazo edematizado.

Nos informaba que no se encontraba bien y que ya desde el domingo 7 a primera hora de la mañana se encontraba medicado con antibióticos, indicación realizada por la doctora Vilma Tapia. Ante esta situación,  el gerente general, José Quiroga,  se dirigió con el licenciado Martín Cornejo, gerente de Atención de Personas, a constatar el estado del paciente y se solicitó en forma verbal el descargo del jefe de enfermería sobre lo acaecido.

Luego, se hizo el traslado del paciente al Hospital San Bernardo,  donde se le hizo una interconsulta con el especialista de cirugía intramuscular y se lo regresa nuevamente al nosocomio (situación que se repite dos o tres veces, según consta en la denuncia de la Asociación Coca Gallardo).

El día 12 de septiembre se realiza la derivación de Enrique Villagrán y en el hospital San Bernardo el médico cirujano determina que el paciente tenía un cuadro de sepsis con un foco en el miembro superior izquierdo y se realiza la intervención quirúrgica de rigor.

Ante esta situación,  la licenciada Humacata, asistente social de la sala, se hizo presente el mismo viernes en el hospital San Bernardo informando los antecedentes del paciente y dando intervención al juez Víctor Soria, del Juzgado de Familia N° 2, para solicitar la autorización judicial de la intervención quirúrgica por no encontrarse identificado y desconocerse familiares del paciente.

El día miércoles 17 fue presentado el descargo de los enfermeros Arroyo y Colque, quienes estuvieron en el área de larga estadía de varones al momento de la descompensación del paciente. En dicho descargo informan que la indicación de contención realizada al paciente se la realizó por la profunda descompensación que presentó el señor Enrique Villagra, a fines de evitar riesgos para sí y para terceros.

Desde el viernes 12 del corriente mes y año en el que se realizó la derivación al hospital San Bernardo  y posterior intervención quirúrgica del paciente, no existió más injerencia médica de este nosocomio en el señor Villagrán”.