Macri la abandona y Romero la pretende | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Macri la abandona y Romero la pretende

Macri la abandona y Romero la pretende

Desde la Asociación Trabajadores del Estado se anticipó que nuevamente lucharán contra la propuesta de reemplazar la Palúdica por un Centro Cultural. Se avecina un importante conflicto.

Pese a las declaraciones del senador Juan Carlos Romero, que aseguró al finalizar la reunión con el intendente Sáenz: “No tengan miedo quienes trabajan en la Palúdica, porque la idea de la Municipalidad no es perjudicar a los empleados nacionales”, desde ATE Salta anticipan que van a luchar por defender no solo los puestos de trabajo, sino que harán lo posible para evitar que el edificio donde funciona ese organismo nacional se convierta en otra cosa que no sea para lo que fue creado.

El Senador también había dicho: “La idea es poner a esos edificios, de casi dos manzanas,  a disposición de 600 mil salteños, no solo de 200 empleados que, obviamente,  tendrán que tener otro lugar por parte de Nación para que sigan prestando sus servicios. Salta necesita un Centro Cultural y de la Música, tiene mérito suficiente para tenerlo”.

Ahora bien, el punto de partida se centra en la necesidad que motivó a la donación de ese importante predio para construir un centro referencial de control del Paludismo y otros vectores. Se dice que debido a una gestión realizada por el gobernador de Salta, Adolfo Güemes, su hermano, el profesor Luis Güemes, donó la manzana de terreno donde la Nación construyó el edificio para la Defensa Antipalúdica, allá por la década del ‘40.

No es la primera vez que Romero intenta apoderarse, desde la provincia, municipio o Universidades, del imponente y hoy descuidado edificio de la Palúdica. En su momento buscó que se instalé el Museo de Alta Montaña allí o bien la Universidad Católica también hizo el intento. Pero en todo momento fueron sus empleados que defendieron y evitaron que se apropien de un edificio nacional.

No toquen la Palúdica que se arma

“Venimos hace años defendiendo a la Palúdica, para que siga siendo esa institución, que eran los trabajadores que realizaban los controles de vectores, que salían a hacer un trabajo que hoy no se hace porque el gobierno nacional no dispone de fondos para que esos trabajadores realicen la tarea loable que hacían ellos de controlar el dengue y otras pandemias”, explica Juan Arroyo, secretario general de ATE.

Hoy son alrededor de 170 trabajadores de esa dependencia nacional que se encuentran sin ningún presupuesto para poder moverse y poder realizar su trabajo. Esto lleva a padecer actualmente las consecuencias en relación a las epidemias no controladas, como el dengue, zika, chikungunya y gripe A. Arroyo expone como responsable al gobierno nacional por desentenderse de esos trabajadores, a los que hoy quieren remover para construir un Centro Cultural.

Es tal la decadencia que mantiene esta dependencia que no cuentan ni siquiera con papel para emitir informes y mucho menos para combustible de los vehículos que los trasladan por la provincia.

No van a permitir que se desaloje al plantel de profesionales que allí trabajan. Arroyo adelantó que se van a pronunciar en contra del cierre del mismo para la construcción de un espacio cultural. “Nos vamos a pronunciar en contra del cierre y estaremos luchando por esos compañeros. Ya lo hicimos alguna vez, que se pensaba desalojarlos para instalar un museo arqueológico, el que hoy funciona en frente a la plaza 9 de Julio; o bien la Universidad Católica pensaba adueñarse de ese edificio. Nosotros hemos resistido e impedido que se lo lleven y lo volveremos a hacer”, señaló.

Sobre el paludismo en Salta

El Paludismo se llevaba muchas vidas en esos años en que la población resultaba perjudicada por las altas fiebres, los “chuchos”, el debilitamiento corporal, etc. Esta enfermedad no era nueva en la ciudad, quizás se encontraba desde el momento mismo de la fundación, debido a los terrenos pantanosos, anegados por los ríos, zanjones y tagarotes que la surcaban en su seno. A ella la conocieron tanto en el período Colonial, como en el de la Emancipación y el Criollo.

Acompañó todos los momentos históricos hasta presentado el siglo XX. Su lucha, a veces acertada otras equivocada, logró por un considerable lapso, desterrar esta pesadilla, pero en los últimos tiempos, un nuevo brote del Paludismo junto a otras enfermedades análogas, nos vuelven a enfrentar con esta dura realidad endémica, debido, en un gran porcentaje, al abandono y descuido de los organismos de control, como lo constituyó en su momento “La Palúdica”.

Fuente: Primero Salta