Las pastillas del nieto | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Las pastillas del nieto

Las pastillas del nieto

  Por Lic. Pablo Daniel Argañaras

La Argentina metropolitana entró hace tiempo en el LIFESTYLE DRUGS o estilo de vida medicalizada : Ansiolíticos ,anti-depresivos , hipnóticos ;pero también anti-arrugas ,potenciadores de la erección ,complejos vitamínicos , reactivadores capilares .La mayoría en formato de pastilla ya forman parte de la cotidianeidad de millones de argentinos que quieren resultados rapidos en lugar de procesos profundos .Haremos hincapié en el consumo no recetado o no suficientemente supervisado medicamente de psicofármacos ,una modalidad que alarma en terminos de estadisticas

Numeros silenciados

Argentina es el único país latinoamericano en donde el tercer sicotrópico mas consumido después del alcohol y el tabaco no es la marihuana ,sino el sicofármaco .Sin embargo el foco mediático agiganta el debate sobre la despenalización de la marihuana e invisibiliza el consumo salvaje de sicofármacos ,recordemos que poderosos laboratorios nacionales e internacionales son grandes anunciantes mediáticos (O hasta dueños de hecho de esos medios). Y párrafo a parte para la comorbilidad del alcoholismo con todas las patologías sociales prevalentes en nuestra provincia, como violencia intra-familiar ,abuso sexual infantil ,accidentes de transito ,abandono escolar etc…Al respecto todo parece girar entorno a la libertad de emborracharse y al derecho de los empresarios a ganar dinero .Problemas de sponsors y anunciantes de medios locales .Es solo eso ,no es nada mas .

La cantidad de casos nuevos anuales de consumo sin receta se incrementa en estudiantes secundarios (4,4 % según una encuesta auto-administrada a estudiantes de CABA ,Mar del Plata ,Bariloche y Gran Rosario .SEDRONAR 2011).

10 % de los estudiantes universitarios son consumidores no ocasionales de sicoestimulantes como anti-depresivos y también de anfetamina cruda .

Las intoxicaciones con “La jarra loca” (mezcla de alcohol con ansioliticos ) son permanentes en reportes de guardias medicas durante los fines de semana, producto de que se la consume cada vez mas en las “previas” al boliche de los adolescentes .

Casi un 25 por ciento de consumo problemático de sicolepticos en población carcelaria con condena penal ,según misma fuente .

A su vez auto-prescripción y auto-administración es vista generalmente como inofensiva por el consumidor, ya que se la percibe como una droga legal y dispensada en un circuito también legal ,aunque la nocividad de un anti-depresivo consumido sin supervisión pueda generar efectos confusionales y estados de excitación sicomotora en caso de intoxicación. O un ansiolítico pueda generar hasta depresión respiratoria y muerte en la misma situación, aunque mas común serán ver primero los efectos paradojales, la dependencia y la tolerancia.

Resistir

Los países que mas consumen sicofarmacos son aquellos con mas estabilidad política y mas desarrollo económico. Las crisis no movilizan exponencialmente los niveles de consumo, mas bien consolidan o amesetan tendencias que crecen a paso firme casi de forma vegetativa

Dato no menor este ultimo, ya que complementadolo con información clínica nos indica que el fármaco no es un paliativo para recobrar la salud, sino para sostener el rendimiento. De tolerar se trata, de resistir y soportar. Las exigencias laborales, familiares, personales y sociales en sociedades complejas y competitivas nos necesitan medio aturdidos, medio anestesiados y a eso (con un cinismo notable) le llamamos “estar lucidos ” .

Palabras de otro

Un paciente farmacologizado muchas veces habla de si mismo como de otro, como si una distancia sapiencial y meditada lo separara de si mismo. Quizá el parecido con el discurso de un auto-idolatra que habla de si mismo en tercera persona sea parte del efecto de parecer “sapiencial y meditado”.Los modelos a los que les suponemos sabiduría han cambiado un poco.

“Sin la pastilla no podría ser yo. Me gusta como soy …aunque yo se que si la tengo que dejar la dejo “. “Me veo mas fuerte (desde el primer mes que consume anti-depresivos y anti-obsesivos), por ahí digo cosas que antes pensaba mucho para decirlas, por si podía lastimar a alguien. Pero pienso que todos tienen la obligación de volverse fuertes como lo hice yo”. Dice una arrepentida “Estaba lejos de todo (cuando tomaba altas dosis de alprazolam combinada con antidepresivos de todos los colores). Como que estaba y no estaba. Pensaba en mamá que siempre estuvo. Por eso quise volver, quise estar de nuevo “.

Esa euforia fugaz de ser otro con que puede ilusionarse un neurótico al comenzar el consumo idealizado de un sicofarmaco, se puede convertir en la tristeza permanente del no desear. Del haberse vuelto no solo un objeto biológico, sino un objeto para si mismo. Me veo desde afuera, me menciono, pero ya no me siento. Bueno esa era la idea no?  No sentirse ansioso, deprimido, violento. Si, pero …pero no se …

Si ,pero … pero no se … no se nada de mi deseo, de mi angustia, de mi circunstancia. Soy un sobreadaptado químico a un deseo que no es el mio, porque el mio molestaba tanto a otros que terminó resultandome molesto a mi y de ahí mi (????) demanda de ser otro formulada a la medicina.

Quiero ese

Porque no puede decirse que la sicofarmacología actual ha venido a reemplazar a los medios físicos con los cuales se reprimía y encerraba al otrora alienado mental. Básicamente porque los alienados de entonces no golpeaban las puertas de los hospicios y le decían a los médicos cosas como “Doctor tengo un Trastorno Moral. Quiero que me ponga una chaqueta y me encierre en una habitación de aislamiento un par de años, porque un tío mio tiene el mismo trastorno degenerativo y a el le hizo bien el encierro , no así los baños de agua helada. Y si ud. no me encierra me voy al hospicio de la próxima ciudad donde tengo un alienista amigo, que seguro no me va joder con tantos requisitos como usted”

Bien, pues hoy pasa. Viene el paciente-cliente-usuario -consumidor consiente y avisado y golpea la puerta de un consultorio (de un médico generalista en una guardia, ni siquiera de un siquiatra), con un auto-diagnóstico, una recomendación terapéutica (hecha por un familiar -amigo o vista por ahí, no me acuerdo) y un pronóstico (BUENIIIISSSSINOOO!!!)

Primero el remedio

Esta subjetividad de consumidor (en el sentido mercantil) de farmacos fue diseñada y es sostenida por un engranje silencioso pero gigantesco , que es empresarial ,medico y mediático .

Resulta que primero se sintetizan laboratorialmente las moléculas que serán el principio sicoactivo para curar-aliviar un trastorno… y solo después se “DESCUBRE” el trastorno, y al tiempo este trastorno (recuede, recién descubierto) esta en boca de TODO EL MUNDO (o le parece poco usado: Ataque de pánico, Desorden de atención con hiperkinesia, Bipolaridad. Enfermedades de época que le dicen) Y si esta en boca de TODO EL MUNDO… SE SOBRE-DIAGNOSTICA PUES .Pero tranquilos: LA MOLÉCULA HABÍA SIDO INVENTADA !!!

Una política de stock impecable .

Bancate los cabos sueltos sin empastillarte lector 2.0

Cuantos cabos quedan sueltos. La falta de dispensación racional del medicamento que nos trajo a nuestros días a un simpático e inédito personaje:  “El farmacéutico dealer”. Las nuevas soledades urbanas llenas de tecnologías 2.0 y miedos, que nos obligan a brillar de día y a doparnos cuando llega la oscuridad. La percepción social del otro como peligroso que nos llena de paranoia y ansiedad (La industria de la inseguridad no solo vende puertas blindadas, cámaras y fomenta el ejercicio liberal y privado de la profesión de policías, sino que también vende ansiolíticos). La deshonesta seducción de los laboratorios para con los médicos, muchas veces seducidos y abandonados los pobres (si fuese un solitario 2.0 sabría como se pone un emoticon burlista al lado de esta ultima frase ) y mas cabos sueltos …y mas …y mas …

De eso debe tratarse, de evitar dejar cabos sueltos. De vivir todas las vidas posibles sin ver que andamos tan finitos. De gozar al máximo (Y no hablo de burlarse del hijo de nadie). Evitar que se escapen cabos sueltos, ya que lo que se escapa es como que se muere, como que se vuelve parte del “nunca mas”  y nada mas lejos que eso del “Ahora y siempre” de la felicidad artificial.

Disculpe lector sino le pude atar todo los cabos en un ovillo redondo y sin pelusas para que juguemos a saber todo del tema, a poderlo todo con el tema. No tengo ese don, apenas se algo de algunos temas, a lo sumo puedo afirmar (sin saberlo cabalmente siquiera) que ninguna pastilla lo tiene. Cuando yo aprenda a soportar que no existe esa panacea dentro de un blister le convidaré con un articulo de auto-ayuda. Hasta entonces.