Lapidario informe del Relator de la ONU sobre las comunidades originarias tras visitar Salta y Formosa | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Lapidario informe del Relator de la ONU sobre las comunidades originarias tras visitar Salta y Formosa

Lapidario informe del Relator de la ONU sobre las comunidades originarias tras visitar Salta y Formosa

Según el relator especial de la ONU sobre racismo, las comunidades indígenas son las que sufren más discriminación.

Pueblos originarios, afroargentinos y comunidades de migrantes son los grupos minoritarios que se ven más afectados por prácticas discriminatorias en el país. Aquella conclusión fue presentada por el relator especial de las Naciones Unidas sobre racismo Mutuma Ruteere tras una visita a la Argentina entre el 16 y el 23 de mayo. El objetivo del viaje fue desarrollar un análisis sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas de tolerancia en el país. Formuló una serie de recomendaciones al Gobierno para alentar una sociedad más inclusiva dentro del marco de la nueva agenda de desarrollo sostenible.

Durante su estadía, Ruteere se reunió con funcionarios del Gobierno, miembros de los poderes Legislativo y Judicial, representantes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y víctimas de prácticas discriminatorias. Visitó las provincias de Buenos Aires, Salta y Formosa. Mostró preocupación por la tendencia a reprimir la movilización de grupos originarios en reclamo de sus derechos y pidió a los gobiernos nacional y provinciales que se tomen las medidas de inmediato para ofrecer protección a los defensores de los derechos civiles.

-¿Qué fue lo que más lo impactó en su visita a la Argentina?

-La situación de los pueblos originarios en ciertas áreas del país es terrible y requiere atención inmediata. Viven en condiciones de pobreza extrema y se encuentran excluidos de la vida social y política. Una gran parte de las minorías sigue siendo invisible a todas las esferas de la sociedad. Se les niega acceso a la satisfacción de necesidades básicas tales como el agua potable, una vivienda digna, atención de la salud de calidad, oportunidades de empleo y una educación adecuada. Los métodos de consulta con esta población no resultan acordes con su cultura y enfoque de la vida. El acceso a la propiedad de las tierras sigue siendo un desafío y se deben adoptar rápidamente nuevas disposiciones para proteger a las comunidades del desalojo ante el vencimiento en 2017 del plazo establecido en la ley 26.554. Es necesario simplificar el sistema de registro de las tierras comunitarias así como brindar asistencia adecuada en dicho proceso.

-¿En qué escenario se enmarcó su viaje a la Argentina?

-Mi visita se efectuó en un momento en que la Argentina comienza un nuevo capítulo en su política, lo que también representa una oportunidad para redefinir prioridades en la programación hacia el futuro. Ello significa que es necesario efectuar una evaluación clara y profunda de los logros en los últimos años y los retos aún pendientes, tanto a escala federal como provincial. Es un buen momento para implementar el Plan Nacional contra la Discriminación, así como las recomendaciones efectuadas por el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas.

-De los testimonios que tomó a lo largo de su viaje, ¿hay alguno que quiera destacar?

-Escuché muchos reclamos de que la policía realiza discriminación por “portación de cara” y ejerce violencia contra los migrantes de países vecinos y de otras procedencias. Me comentaron que dichos actos no son sancionados, que rara vez se investigan y que a veces se cierran las causas sin la realización de investigaciones exhaustivas o sin que las partes involucradas hayan prestado declaración. Me preocupa la violencia sistemática de parte de la policía contra los vendedores callejeros senegaleses.

-¿Observó prácticas discriminatorias vinculadas a la Justicia?

-Un desafío en la Argentina es el acceso a la Justicia por parte de los grupos vulnerados. Estas dificultades se relacionan con el idioma, los conocimientos limitados sobre las leyes, las dificultades en encontrar una orientación jurídica adecuada y la imposibilidad de presentar una demanda ante la secretaría de un juzgado. La ausencia de grupos minoritarios en los niveles más elevados del Poder Judicial resulta un desafío significativo para los grupos objeto de discriminación racial, en particular los pueblos indígenas y los migrantes. También se me informó que en algunas zonas del país los jueces pueden ser cómplices de las prácticas discriminatorias y las represiones contra los activistas de los grupos minoritarios.

-¿Qué debería priorizar en la agenda el gobierno argentino para luchar contra la discriminación?

-Es importante que el Gobierno establezca medidas a fin de asegurar una representación de los grupos minoritarios en cargos importantes de toma de decisiones y, en particular, en cargos que puedan influir sobre la educación, incluido el nivel universitario, y en cargos dentro de los poderes Judicial, Legislativo y Ejecutivo. Esto es de especial urgencia para los pueblos originarios, ya que las modalidades de participación actuales han fracasado en gran medida en lo que se refiere a darles la voz y visibilidad necesarias con vistas a remediar su larga historia de exclusión y marginación. La condición actual de los pueblos originarios no puede esperar y exige una atención inmediata.

Fuente: La Nación