Lanata denunció que la obra pública más cara del país está abandonada en Salta | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Lanata denunció que la obra pública más cara del país está abandonada en Salta

Lanata denunció que la obra pública más cara del país está abandonada en Salta

El gasoducto del noreste es la obra pública más grande del país. Son 1.500 kilómetros de caños que deberían unir el gasoducto Juana Azurduy, que viene de Bolivia, con la provincia de Santa Fe. La empresa Servicios Vertúa ganó la licitación para desarrollar el primer tramo en Salta, licitó la construcción por 1.280 millones de pesos y hasta el momento cobró 733 millones. Sin embargo, la obra está abandonada.

En medio del monte del chaco salteño hay miles de caños que deberían estar colocados para proveerle gas a Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones y el norte de Santa Fe. Periodismo para todos viajó hasta el obrador que la constructora tiene el paraje El Chirete, en pleno monte salteño, y solo encontró en el lugar a un encargado que custodia lo que la empresa dejó hace 7 meses.

Cada caño de 24 pulgadas y de casi 13 metros de largo abandonado cuesta 8 mil dólares. Son caños especiales y sin costura que la empresa estatal Enarsa le entregó a la compañía para el primer tramo del gasoducto. En el obrador también quedaron decenas de rollos de fibra óptica: cada rollo vale cerca de 5 mil dólares.

Los motivos de la empresa para abandonar la obra en diciembre fueron los constantes robos y supuestos sabotajes y piquetes que los lugareños le hacían en la puerta del obrador en reclamo de las fuentes de trabajo. Para esa fecha, Servicios Vertúa ya se había asegurado el adelanto de obra y el cobro de más de 700 millones por trabajos que no estaban hechos.

“Nos sabotearon el gasoducto”, le dijo la apoderada legal de la constructora, Gabriela Vertúa, a PPT. Jorge Lanata señaló que la sospecha es que la constructora les habría pagado a manifestantes para generar un clima de caos y escudarse en eso para parar la obra.

Esta versión coincide con la de Sara Esper, la abogada de los manifestantes en El Chirete. “Buscaron que los muchachos reaccionen. Vertúa le pagó a militantes de Quebracho”, sostuvo la letrada en conversación PPT.

Por su parte, los exobreros reclaman por su sueldo y su trabajo hasta el día de hoy con cortes en la avenida 9 de Julio.