La Policía arremetió contra la masiva protesta en Tucumán | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

La Policía arremetió contra la masiva protesta en Tucumán

La Policía arremetió contra la masiva protesta en Tucumán

Una masiva manifestación de protesta frente a la Casa de Gobierno de Tucumán derivó anoche en una violenta represión. La Policía provincial atacó con gases lacrimógenos y balas de goma a los miles de ciudadanos que se habían congregado en el centro de la ciudad, quienes se defendieron con piedras.

El multitudinario cacerolazo había sido convocado por sectores de la oposición provincial y ganó las calles de San Miguel de Tucumán. El punto de encuentro fue la tradicional Plaza de la Independencia, donde millares de personas le reclamaron al gobernador José Alperovich por las irregularidades y los hechos de violencia que marcaron las elecciones del pasado domingo.

En esos comicios hubo 42 urnas quemadas, tiroteos entre bandos políticos y seis gendarmes heridos. Por estos episodios, hasta ayer, había 11 personas detenidas. En otras localidades, como Concepción, también hubo protestas.

La marcha, que había sido convocada por la oposición por las redes sociales, tenía como objetivo manifestar en rechazo a los hechos que empañaron la jornada electoral.

Al cierre de esta edición no estaba claro quién había dado la orden de reprimir la protesta ni qué hecho pudo haberla desencadenado. Tampoco el número de heridos ni su gravedad. Pese a la represión, los manifestantes volvían a reunirse en la plaza cantando el Himno Nacional. Los candidatos presidenciales polemizaron ayer sobre lo ocurrido en Tucumán. Scioli defendió al Gobierno tucumano. Macri y Massa pidieron garantías para las elecciones de octubre.

Según un testigo que habló por el canal de noticias TN, fue la Policía montada la que inició la represión anoche, cuando la marcha amagaba con finalizar. Una vez que comenzaron los disparos, se agravaron los enfrentamientos entre los manifestantes, que pedían transparencia electoral y repudiaban el fraude, y la Policía de Alperovich. El gobernador, según fuentes presentes en la plaza, no estaba en la Casa de Gobierno cuando empezó la protesta pasadas las 20.

Con distintos carteles que mostraban reclamos tanto al Gobierno provincial como a la administración nacional y al candidato presidencial del FPV, Daniel Scioli, la marcha se realizó sin la presencia de dirigentes del opositor Acuerdo del Bicentenario, que llevó a José Cano como candidato a la gobernación. Pero, por las redes sociales, sectores del radicalismo la habían convocado haciendo hincapié en que se desarrollara de forma pacífica, algo que terminó no ocurriendo debido a la alta crispación en la que quedó envuelta la provincia tras las elecciones del domingo.

Fue pasadas las 21 que comenzó a incrementarse el número de manifestantes, que pasaron de tocar las cacerolas a lanzar insultos y silbidos hacia el Gobierno tucumano y lograron derribar las vallas de la Casa de Gobierno provincial para ubicarse en las escalinatas. Si bien no había dirigentes de peso, sí había banderas rojas y blancas del radicalismo y del Acuerdo del Bicentenario, con el rostro del principal candidato opositor, José Cano.

“José (Alperovich): quema de urnas no es transparencia”, señalaba una de las pancartas que se veían frente a la Casa de Gobierno, que contaba con una fuerte custodia de la policía tucumana, equipada con escudos. Un ciudadano portaba una remera con la leyenda “Alperovich delincuente”, mientras que otra consigna exigía: “Scioli, reconocé el fraude”.

Ayer por la mañana, Alperovich y Manzur dieron una conferencia de prensa. Confiado en un cómodo triunfo de su partido, el gobernador aceptó el pedido opositor de que se abran todas las urnas y se recuenten todos los votos. “Si la oposición y la Junta Electoral quieren contar voto por voto, que lo hagan”, dijo. La Junta Electoral iniciará el escrutinio provisorio y deberá resolver, llegado el caso, el planteo del grueso de la oposición.

Alperovich minimizó las denuncias de los dirigentes del Acuerdo para el Bicentenario. “Si bien hubo problemas en 42 urnas, esto no representa ni el uno por ciento de las casi 3.500 que fueron habilitadas para los comicios. Esto sucedió en Los Razos, Sargento Moya y en San Pablo; por eso, pedimos que allí se realicen elecciones complementarias”, aseguró.

El radical Cano aseguró que llegará hasta las últimas consecuencias. “Vamos a agotar todas las instancias legales, pedimos que se suspenda el escrutinio provisorio y que se pase al escrutinio definitivo”, dijo.

Fuente: La Voz