La odisea de vivir en un barrio de Salta: sin ayuda a los comedores, droga, centros de salud vaciados, falta de obras y la instalación de Antenas | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La odisea de vivir en un barrio de Salta: sin ayuda a los comedores, droga, centros de salud vaciados, falta de obras y la instalación de Antenas

La odisea de vivir en un barrio de Salta: sin ayuda a los comedores, droga, centros de salud vaciados, falta de obras y la instalación de Antenas

Vecinos autoconvocados de diferentes barrios de la cuidad hablaron sobre algunos de los problemas que los afectan entre ellos reclamos por obras públicas, instalación de antenas y venta de drogas, ayuda a los comedores, etc.

“Hay varios merenderos que cerraron bien asumió Gustavo Sáenz por no ser de la misma línea”

Así lo aseveraron vecinos de diferentes barrios de la ciudad quienes, además, aseguraron que pese a cumplir con los requisitos no logran conseguir asistencia del municipio ni de la Cooperadora.

“Están cerrando los comedores porque no hay mercadería. Los que se comprometieron con mercadería no se la están entregando ni a los merenderos ni a los comedores. Ya cerró como tres días”, aseveró Teresa Juárez, vecina de villa Los Sauces, sobre la situación de los comedores barriales.

Además la mujer, quien es una de las personas que se manifestó días atrás en las puertas de la Cooperadora Asistencial en pedido de asistencia alimentaria, remarcó que la situación afecta a más de 200 niños y adultos que diariamente asisten por su alimento.

“Hay varios comedores que están subvencionados pero tenés que ser de la misma línea que ellos para que te bajen”, agregó la vecina y denunció: “Es lo que está haciendo hoy en día la Municipalidad, solo le baja a su gente, y es injusto. En Los Sauces tenemos un comedor donde las chicas están saliendo a vender bollo para poder juntar. Cuando cambió el gobierno la misma Cristina Gómez- vice presidenta de la Cooperadora Asistencial- le dijo ‘vos no sos de mi línea’. Pero no fue lo único, hay varios merenderos que cerraron bien asumió Gustavo Sáenz por no ser de la misma línea pero no pensaron en los niños que estaban detrás”.

Los vecinos también denunciaron la falta de infraestructura en los barrios de zona oeste para evitar inundaciones en el lugar y la falta de terminación de obras. “Van y arreglan las calles pero a las dos semanas están rotas. No hay un control”, afirmaron los vecinos al tiempo que hicieron referencia también a la necesidad de mejoras en la luminaria, limpieza de canales y espacios verdes.

“Todo lo que tenemos lo hemos hecho a pulmón. Yo hable con el Secretario de Obras Públicas, tiene el expediente, y me dijeron hace un mes que no tienen material. Hay que hacer un movimiento para que cumplan las cosas que ellos mismos prometieron”, manifestó Tejerina en tanto Juárez resaltó: “Hicimos relevamiento en Floresta por el tema del agua, ahora ya se está colocando la red pero tuvimos que estar nosotros”.

Antenas

Teresa Juárez, vecina de villa Los Sauces, hizo referencia a la lucha que vienen llevando adelante junto a vecinos de distintos barrios contra la modificación de la ordenanza que regula la instalación de antenas telefónicas en la ciudad. “Logramos parar la obra, mandaron informes de la municipalidad para que se salga la estructura de antenas que está en el barrio Los Sauces, pero todavía faltaría pelear el tratamiento de la ordenanza, que se aprobó a nivel general pero se trata a nivel particular cada punto”, explicó la mujer.

Y agregó: “Se nos llegó a tratar de ignorantes desde el Concejo Deliberante, pero tuvimos el apoyo del Partido de la Victoria, de Memoria y Movilización y del Partido Obrero, que fueron los únicos que votaron por la salud, porque no estamos en contra de la conectividad sino que queremos que se haga correctamente”.

Drogas

Por su parte Juan, vecino del barrio 20 de Junio, lamentó la situación de “un barrio afectado por el flagelo de la droga”. “El político solamente se acuerda cuando salen a hacer campaña. Nuestro barrio está bastante olvidado”, denunció y agregó: “Empecé a trabajar hace poco tratando de sacar a los chicos de la droga con el deporte. Yo también estuve metido en todas esas cosas, tuve muchos problemas y decidí empezar a reformarme. Así como me reformé empecé a reformar chicos”.

“Ahora empecé por el centro vecinal para tener un espacio y dar clases de artes marciales. Hago énfasis en la violencia de género con las chicas y con los chicos en el bullying”, explicó.

Asimismo, subrayó: “Hay un lugar que estaba destinado a ser un CIC y está ahora ocupado por la misma gente que vende droga. El presidente del centro vecinal como que no se acerca al lugar. La policía los reprime, les pega, ni siquiera preguntan y esto es una enfermedad. Además, en el barrio no se pueden tratar porque no hay recursos”.

Consultado sobre las denuncias web a través de la página del gobierno de la Provincia, advirtió: “Una señora hizo una denuncia a un distribuidor y tuvo muchas represalias contra ella. Le rompieron la casa, la golpearon a ella y al marido”.

Además, reclamó que a partir de la puesta en marcha de la supuesta lucha contra el microtráfico, crece la persecución a los vecinos. “En mi barrio te ven caminando y te levantan, te llevan y de ahí te tenés que volver caminando. Ponen a toda la gente del barrio en la misma bolsa”, cuestionó.

Siguen las quejas por el sistema de salud

Pese a la implementación de la línea de atención ciudadana 148, vecinos de distintos barrios de la ciudad aseguran que la situación del sistema de salud no mejora.

Silvio Tejerina, vecino del barrio Jesús María en la zona oeste alta de la ciudad, indicó que algunos de las problemas que afectan el lugar abarcan cuestiones de seguridad y salud. “Los centros de salud que tenemos cerca, el de 17 de Mayo, el de Palmeritas y el de Palermo que está más alejado, están trabajando con el sistema nuevo de las llamadas- 148- pero llamamos y no conseguimos los turnos”, explicó.

Por su parte, Teresa Juárez, vecina de villa Los Sauces, recordó que el barrio de más 40 cuadras es uno de los más antiguos de la zona y cuestionó: “No tenemos centro de salud, no tenemos espacios verdes, nada”.

“En el tema de salitas no tenemos médico hace cuatro meses en el centro de salud de Palmeritas, no tiene nutricionista, no puedo conseguir turno desde hace 6 meses por el 148 y no lo consigo, en la salita hay una doctora que hace de pediatra y para adultos”, añadió Gloria Mamaní, vecina del barrio Puerto Argentino. “No se puede, a veces ya llega el colmo de la gente que va”, dijo.

Todos coincidieron en señalar que durante la noche los centros de salud están cerrados, por lo que subrayaron: “En caso de urgencia no podés contar con las salitas, te tenés que ir al hospital por eso creo que está saturado el hospital Materno Infantil y el San Bernardo”.

Además, denunciaron que no existe una línea de colectivo que los acerque hasta algún hospital público.

Fuente: Sapo de otro pozo/ FM Noticias 88.1 Mhz.