“La muerte de Ortiz se tendría que haber evitado” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“La muerte de Ortiz se tendría que haber evitado”

“La muerte de Ortiz se tendría que haber evitado”

Tras habérsele impedido el lunes ingresar a Villa Las Rosas, ayer finalmente el diputado Claudio Del Plá pudo hacerlo, en compañía del presidente de la comisión de Derechos Humanos.

Del Plá se reunió con el Director del sistema penitenciario, quien, según precisó el legislador, presentó filmaciones parciales del traslado del recluso René Ortiz a una celda de castigo, en el sector de “máxima seguridad”.

“Los segmentos de videos observados apuntan a que el preso, luego de ser encerrado habría prendido fuego su colchón. Luego de detectado el incendio, se ve que los guardias intentan abrir la puerta de la celda sin éxito. Se produce una importante demora hasta que logran abrirla cuando consiguen una barreta”, relató el Diputado.

“Me llamó atención cuando llegamos a la celda  que sus pisos y paredes habían sido lavados, aunque todavía conservaban gran cantidad de hollín de la combustión del colchón. El lunes,  cuando solicité ingresar y me lo negaron,  dijeron que al día siguiente podría ver la celda en el estado en que quedó después del incendio, lo cual no ocurrió. Los directivos no pudieron explicar cómo Ortiz fue internado en esa celda con algún elemento para prender fuego”, declaró Claudio Del Plá.

Además resaltó: “Los jefes del penal me dijeron que no existen colchones ignífugos. Que los que se usa solo tienen una demora de unos segundos hasta que entran en combustión. Finalmente se queman como cualquier otro pero con consecuencias graves para las personas porque despiden gases más tóxicos que cualquier colchón común”

“Vamos a plantear al fiscal todo el expediente, las filmaciones completa y todas las pruebas recolectadas. Plantearemos, también, que vengan los familiares de la víctima a darnos su testimonio. El hecho debe ser esclarecido en su totalidad. Ningún preso puede prender fuego sin que exista responsabilidad de los hombres del Servicio Penitenciario”, agregó.

Y finalizó: “El problema de fondo es que la cárcel alberga a casi 200 reclusos más de su capacidad.  Las condiciones de higiene del pabellón que visitamos son absolutamente denigrante para cualquier ser humano. Las muertes como éstas se repiten sistemáticamente. En las cárceles, lejos de encontrar un lugar para la recuperación de los condenados, muchos encuentran la muerte y otros refuerzan sus vínculos con el delito”.