Juicio de las Turistas Francesas Día III | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Juicio de las Turistas Francesas Día III

Juicio de las Turistas Francesas Día III

Contradicciones en la declaración sobre el supuesto ofrecimiento del arma que hizo Vilte

Hoy declaró Reinaldo Daniel Laguna, el primo de Paola Alejandra Celeste Gutiérrez,  la mujer que ayer declaró que Daniel Vilte Laxi le había ofrecido un arma a su primo. El hombre, que   resultó ser primo de Gustavo Lasi,  se contradijo en su declaración con respecto al  día del encuentro con Daniel Vilte.

Reinaldo Laguna dijo ser conocido de Daniel Vilte, Santos Clemente Vera y primo de Gustavo Lasi y mencionó que ya había declarado ante el juez en un careo.

Sobre el ofrecimiento del arma que le habría hecho  Vilte, manifestó :“Lo que yo declaré era sobre el señor Vilte, era un día de semana, si mal no recuerdo,  saliendo de mi trabajo me dirigí a mi casa en horas de la tarde, calculo que después de las  seis, seis y media, siete, algo así, me dirigí a comprar pan para tomar el té y en eso me encuentro al señor Vilte”.

“Me dirigía a comprar en un lugar que queda lejos  de  donde yo vivo, tengo que cruzar una loma, y en una esquina me encuentro al señor Vilte donde el supuestamente se retiraba de la casa de  su abuela. Nos  saludamos, me hizo un comentario de que si no sabía  quién querría comprar arma. Yo le dije que no que no tenía idea”, prosiguió y remarcó que desconocía  el tipo de arma que le  habría  ofrecido Vilte.

“En ese momento nos quedamos saludando:  ‘De  donde venís’ ‘Vengo de la casa de mi abuela’, ‘bueno yo me voy al barrio a comprar pan’, contó.

Laguna  indicó que con Vilte se conocían desde chicos y se habían visto seguido hasta los 15 o 16 años, fecha en que  se  fue a la ciudad y formó una  pareja. Desde esa época  no lo vio  más, pese a que el imputado volvía a  San Lorenzo a  visitar a  su abuela.

“Cuando la policía  me llevó a declarar me dijeron: ‘mira, vos sabes  de un arma de Vilte. Y dije: ‘ la única  vez que lo vi me hizo un comentario de  quién quería  comprar arma’ y eso es  todo lo que  yo dije. Y a partir de ahí lo vi  por televisión  y me sorprendió”, recordó.

Laguna  sostuvo que nunca  habló del calibre del arma  con Daniel Vilte.

En tanto, sobre el careo, dijo:  “Conversamos con él frente a frente. Que sí nos encontramos en ese lugar que  yo digo, y que sí me hizo un comentario de arma, y él se negaba en ese momento diciendo que no, que nada que ver. El negaba  haberme  visto ese  día.  Yo estaba tranquilo porque  decía la verdad”. Laguna sostuvo que en el careo con Vilte siempre mantuvo su posición.

Por  otra parte declaró que en su tiempo libre no practicaba tiro y dijo que  trabaja a veces en cabalgata, con lo cual le pareció raro el ofrecimiento  de un arma.

“En realidad  cuando me ofreció el  arma, en ese momento cuando me dirigía  a comprar, cuando volví a mi casa me había  sorprendido un poco, sí le  hice  un comentario a mi prima, le dije ‘mira , vos sabes que Daniel me ofreció, me hizo un comentario de arma’ y me dijo (Paola) quién, Daniel  Vilte, le dije, y no comentó más nada, cambiamos de tema”, relató.

Por  otra parte, Laguna  dijo que además de la relación familiar no tiene ningún trato común con Gustavo Lasi. “Fuimos a la misma escuela  pero no recuerdo haber vivido con él”, indicó.  Asimismo  dijo desconocer la relación entre los imputados.

Asimismo Laguna señaló que vive  en la casa de  su prima, Paola Andrea Celeste Gutiérrez.

Manifestó  no recordar  la fecha  en la que Vilte  le  había  ofrecido el  arma.  “No recuerdo, pero era un día de  semana porque  yo salía de trabajar, la  fecha no recuerdo”, sostuvo.  Sin embargo dijo que el ofrecimiento fue anterior  al hallazgo de los cuerpos de las  jóvenes  francesas. “El horario si recuerdo, seis y media  siete de la  tarde”, agregó.

Más adelante se evidenció  una  contradicción en los dichos de Laguna, cuando el tribunal hizo referencia a una  declaración anterior al juicio en la que el interrogado habría dado como fecha de encuentro el 18  de julio. En ese momento Laguna  dijo: “El17, ahora que recuerdo”.

“No, acá dice el 18 en horas de la tarde” -volvió a insistir el tribunal.

“¿Día 18 u horario 18? -preguntó Laguna y agregó: “Yo dije  no  recordar si era 17 o 18”.

Otra de las  contradicciones  en las  que  incurrió Laguna fue acerca del comentario sobre  el ofrecimiento,  ya que luego señaló que no sólo le habría comentado a su prima sino también a su madre.

Careo sobre la compra del arma

Tras declarar empleados y dueños de la confitería El Duende de la Quebrada, fue el turno de Daniel David Rivadera. El hombre que ocasionalmente contrataba a Daniel Vilte y a quien, según dice, Vilte le preguntó dónde podría conseguir un arma.

Rivadera indicó que a Vilte le decían “el traidor” y un día le preguntó si tenía un arma para vender, a lo que el comerciante le dijo que costaba $500, pero solo “para sacárselo de encima”.

“Le pregunté para qué la quería. Me dijo que para un amigo. Me llamó la atención que me haya pedido eso. Cuando volvió, le dije que el arma se había vendido”, indicó.

La primera controversia se produjo cuando entre su declaración actual y la de la etapa de instrucción, Rivadera había dicho que el acusado le pidió el revolver ” para un amigo, piola, que vive en Córdoba”.

La segunda discusión se produjo cuando el testigo aseguró que nunca había mostrado arma alguna, por lo que Vilte accedió a un careo.

Vilte: -Vos me mostraste el arma

Rivadera: -Yo no te mostré ningún arma

V:- Vos sabés que sí

R: -No hermano

Al mantenerse ambos en sus dichos la audiencia continuó con las preguntas al comerciante quien calificó de “horroroso” el crimen y manifestó tener “bronca” por estar involucrado.

Maximiliano García habló de las fiestas vip en el barrio cerrado BuenaVista

El último testigo de la fecha fue Maximiliano García, empleado de Puma Expedition, quien al momento del crimen era menor, tenía 17 años, y fue el primero en hablar de fiestas vip en el barrio Buena Vistacerrado BuenaVista.

“Mi tarea en la quebrada era estar en la casilla y vender las entradas. El 15 de Julio de 2011 ingresaron 103 personas, de las cuales 15 no registraron su salida, entre las que estaban las francesas”, detalló García.

Maximiliano recordó que el 15 vio salir a dos mujeres francesas y como se iban por un lugar apartado a la casilla, las llamó y le dijeron “Francia” y se fueron.  Sin embargo no supo asegurar si eran las víctimas.

Cabe destacar que en la planilla del 29, donde se registran los ingresos y egresos al circuito, también aparece la visita de dos francesas.

El joven precisó que tras el crimen dejó de trabajar en el lugar por la clausura de la empresa, pero manifestó: “El rumor que corría en ese momento era el de una fiesta vip. En concreto no sabía nada, era una suposición”.

Al ser indagado en este punto detalló que hay barrios cerca de la quebrada donde se hacen fiestas, por lo que dedujo que “tal vez asistieron a una fiesta y como está al lado, a 100 metros, ingresaron al mirador”.

“Es una deducción, nada concreto”, insistió García, quien agregó: “Desde el barrio Buena Vista hay un sendero al mirador, que se usa”.

Otro de los detalles que relató fue que el día del hallazgo de los cuerpos (29 de julio) escuchó un disparo, estando ubicado en la casilla, no así el 15 de Julio.

Fuente: FM Noticias 88.1 mhz.