Histórico: primera condena para un empresario por su responsabilidad durante la dictadura | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Histórico: primera condena para un empresario por su responsabilidad durante la dictadura

Histórico: primera condena para un empresario por su responsabilidad durante la dictadura

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Salta, integrado por los jueces Carlos Enrique Jiménez Montilla, Federico Santiago Díaz y Gabriel Casas dio a conocer hoy a las 16:30 hs,  la sentencia en un juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos en esa provincia durante la última dictadura.

Se trata de la primera condena a un empresario por su responsabilidad durante la última dictadura militar. Marcos Levín, ex dueño de La Veloz del Norte, fue condenado a 12 años de prisión.

El ex empresario estaba acusado de instigar torturas y la privación ilegítima de la libertad de Víctor Manuel Cobos, un ex chofer y delegado gremial de la empresa que era de su propiedad.

En noviembre del año pasado, Levín (estaba procesado) se mostró en un encuentro con el entonces candidato presidencial Mauricio Macri y los representantes del PRO en Salta Juan Collado de espalda y Guillermo Durand Cornejo (ver Foto: Crédito La Gaceta Salta). El hecho generó el repudió de organismos de Derechos Humanos. Ahora, el ex empresario deberá encarar una condena de 12 años.

Los otros tres acusados, los ex policías Víctor Bocos 12 añosVíctor Hugo Almirón 12 años y Enrique Cardozo 8 años de prisión por ejercer torturas contra la víctima.

El caso 

Persecución, detención ilegal y aplicación de tortura en perjuicio de Víctor Manuel Cobos, que era empleado de La Veloz del Norte.

Cobos, detenido en la mañana del 22 de enero de 1977, integraba la comisión directiva de la delegación Salta de la UTA y fue acusado de una supuesta estafa a la empresa.

Una vez detenido, fue trasladado por Bocos -que era subcomisario y empleado de La Veloz del Norte- y por Cardozo, a la comisaría cuarta, que estaba a cargo del entonces comisario Almirón.

Allí lo torturaron y lo obligaron a firmar una declaración acusando a sus compañeros y aceptando el robo a la empresa, tras lo que fue derivado al penal de Villa Las Rosas y liberado tres meses después.