Hay superpoblación carcelaria y el 40% de los presos no tiene condena | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Hay superpoblación carcelaria y el 40% de los presos no tiene condena

Hay superpoblación carcelaria y el 40% de los presos no tiene condena

Lo dijo el defensor General de la Provincia, Pedro García Castiella, quien aseguró también que se encuentran trabajando incansablemente para tomar medidas de recaudo y evitar casos de coronavirus en la población carcelaria.

El funcionario señaló que, ante la emergencia sanitaria, los esfuerzos se redoblaron desde el área que le compete. “Estamos trabajando intensamente porque la situación nuestra es un poco distinta al resto de la justicia en el sentido de las cuestiones de emergencia”, explicó para luego indicar que, si bien la situación actual “en los distintos ámbitos del derecho puede ser parte del parate, no así en lo que se trata de las personas privadas de su libertad ni tampoco las situaciones urgentes vinculadas a lo que es violencia de género”.

En este sentido, remarcó que “son cuestiones en las que hay que mantener la alerta permanente, y tampoco admiten y toleran ser reducidas a una mínima expresión”, y agregó: “Nosotros estamos trabajando todo el día, en lo que hace a las defensorías penales y las defensorías de violencia de género. En la mañana con permanentes reuniones con la Corte de Justicia, con Jueces de Garantía, en un contexto de un amparo general que hay respecto de la situación de la población carcelaria porque nos intranquiliza, a mí en particular también, la situación de los privados de la libertad porque hay que respetarles la igualdad como seres humanos que son, de que sea una regla general que impone una situación límite como esta que sugiere que hay que mantenerse aislado. Y que esa regla pueda ser admitida y tomada por todos los que transitamos libremente y manejamos nuestra vida y nuestros tiempos, eso no lo pueden hacer quienes están privados de la libertad”.

“Hay una suerte de proteccionismo de que todos los que tenemos algún tipo de obligación de velar por las condiciones de detención. A esas personas que están privadas de su libre tránsito hay que asignarles condiciones libres y seguras”, insistió el Defensor subrayando que “cuando hablamos de poblaciones en riesgo para todos los habitantes de determinado lugar, también tenemos que hablar de que existe población en riesgo dentro de la población carcelaria, respecto a la cual tenemos que agotar todos los esfuerzos por colocarlos en la mejor condición sanitaria posible porque sería catastrófico e impensables las consecuencias si llega a haber una afectación adentro”.

Así las cosas, indicó que las visitas se están reduciendo, pero no restringiendo. “En la Unidad Carcelaria 1, que es la de concentración más grande, se ha tenido conversaciones instructivas en los distintos pabellones y existió un buen nivel de comprensión de la situación por parte de la población carcelaria. Se estuvo trabajando sobre eso desde el Ministerio de Seguridad y, paralelamente, estamos trabajando también ante esta situación de emergencia en buscar las mejores formas de readecuación, si es necesario relocalización, de las situaciones particulares que se puedan dar respecto a cada interno. Son muchísimos en la población carcelaria y muchos también los que están en grupos de riesgo”, detalló García Castiella.

Sobre este punto, precisó que en la Unidad de Villa Las Rosas hay unos 1400 internos mientras que otras 800 personas se encuentran alojadas en Alcaidía. “Hoy por hoy estamos preocupados en asegurar la ubicación fuera de áreas de riesgo de los que estén en condición de vulnerabilidad. Tratar de anticiparnos y que no ocurra una situación en algunos de los lugares masivos de concentración”, insistió y pese a admitir el problema de la superpoblación, reiteró: “Encima de eso nos viene esta emergencia y hay que agotar todas las posibilidades. La prevención no puede admitir espacios de dos o tres días más, tiene que ser inmediata”.

Presos sin condena

Consultado sobre la situación de quienes se encuentran presos sin contar con una condena, aseveró: “Ese es un fenómeno de todo el país, son muchísimos, es un número cercano al 40%. Es un tema que hay que despolitizarlo, es un tema muy técnico y considero que, salvo delitos muy graves en los que exista alto riesgo de fuga, las personas deberían esperar en libertad el juicio”.

“Eso es lo que dice la Convención Americana de Derechos Humanos. Pero no es un parámetro que se aplique a todos los casos. Hay que analizar cada caso en particular. La gravedad del delito no es el único factor, no es lo ideal ni es acorde a los tiempos que como regla general todos los que estén esperando un juicio estén privados en la libertad como ocurre en Salta. No es la regla general ni es lo que imponen los instrumentos internacionales que estamos comprometidos y obligados a defender”, se explayó.

Mantener la calma

Frente a las medidas adoptadas en la justicia en el marco de la emergencia sanitaria y la situación desatada en Salta tras conocerse el primer caso confirmado de coronavirus, enfatizó: “Creo que estas medidas, hoy por hoy son necesarias lamentablemente”, y añadió: “Recomiendo y trato de hacerlo saber por todos los medios que hay que ser muy cuidadoso y prudente con el manejo de la información, sobre todo en las redes sociales. En una o dos horas se puede diseminar el pánico en una ciudad con una calidad de información falsa en un 80% prácticamente”.

“Todo esto disparó un pánico que en parte ha sido por ello la consecuencia de que está prácticamente cerrada la Ciudad Judicial. Ha sido consecuencias de viralizaciones que han sido inexactas, imprecisas y falsas. Más allá de que habrá que investigar”, continuó al tiempo que aseguró que la persona afectada por la enfermedad “jamás estuvo ni en la Ciudad Judicial ni en la Caja de Abogados”, y dijo: “Se hizo un relevamiento de las cámaras y se la interrogó a la empleada que viralizó. En un principio estaba convencida y después ese convencimiento desapareció”.

“Tenemos que ser más prudentes, mantener la calma. Somos seres humanos racionales y más allá de que todos tengamos miedo y precaución por nosotros y nuestras familias. Estamos viviendo en una sociedad civilizada y no es bueno que alguien no respete el protocolo, pero tampoco es bueno que esa persona esté en una desesperación y pánico por su familia, por sus más allegados, por su vivienda, que han sido amenazados por todos lados como si estuviésemos viviendo en un estado cavernícola. Tengamos cuidado y prudencia en cómo se transmite y retransmite”, cerró.

Fuente: Sapo de otro pozo/ FM Noticias 88.1 MHz.