Gallego, el clásico vencedor | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Gallego, el clásico vencedor

Américo Gallego sintió por un rato que todo volvía a estar en orden. Respiró hondo, soltó un insulto al aire a modo de desahogo, miró al cielo y sintió que en la noche de Liniers algo estaba naciendo. Fue el sábado: su Independiente acababa de ganarle al campeón Vélez y sumaba de a tres luego de nueve fechas de tropiezos e incomodidades. En el horizonte inmediato ya estaba latiendo otro desafío relevante: el clásico de siempre, ante Racing. No se desesperó. Tenía una razón poderosa para su calma: la historia lo avala. Frente al archirriva l de Avellaneda, tiene un notable recorrido favorable: como entrenador, enfrentó a Racing en diez ocasiones, ganó ocho y empató dos. Sí, está invicto.

La primera cita fue dirigiendo a River: el 29/10/1994, se impuso 1-0 con gol de Enzo Francescoli. En breve, Gallego festejaría un éxito enorme: el título invicto con La Banda . Con el Tolo en el banco de enfrente, Racing perdió los cuatro partidos que jugó ante River. Y ni siquiera convirtió un gol.

La siguiente escala fue como entrenador de Newell’s, en 2004. Un triunfo y un empate ante Racing. Y otra vez, la celebración. Con un detalle: aquella última vuelta olímpica rojinegra sucedió en la cancha de Independiente, el escenario del duelo del domingo.

Como DT del Rey de Copas , Gallego disputó cuatro ediciones del Clásico de Avellaneda. Y no perdió: tres victorias y un empate. La última cita sucedió hace tres años casi exactos: el 27 de febrero de 2010, su Independiente se impuso 1-0, con tanto de Darío Gandín.

La historia de Gallego frente a Racing también tiene una era previa: su etapa como jugador. El historial desde adentro del campo de juego también le resulta favorable: de los 19 encuentros en los que ofreció su condición de mediocampista lúcido y metedor sólo perdió cuatro (todos con Newell’s).

El 22 de junio de 1975, un Tolo mucho más finito y manso que el que de casi siempre enfrentó por primera vez a La Academia : ingresó por José Orlando Berta, jugó 25 minutos y su Newell’s igualó 2-2. En julio de 1978, le convirtió su primer gol a Racing, en otra igualdad en dos tantos.

Con la camiseta de River, en los ochenta, lo enfrentó en cinco ocasiones: tres victorias y dos empates. Con un detalle interesante: en octubre de 1983, Gallego hizo el único tanto del encuentro para la victoria de su equipo. Dos meses después, Racing descendería a la B por única vez. En esos cinco partidos, el Tolo fue expulsado dos veces. Esas rojas tenían que ver con su intensidad. Jugar contra Racing ya lo vivía como un clásico.

Fuente: Clarín Deportes