Fuera Monsanto y Bayer | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Fuera Monsanto y Bayer

Fuera Monsanto y Bayer

El sábado se llevó adelante una jornada en simultáneo en diferentes ciudades del mundo en contra de Monsanto, la principal multinacional productora de agroquímicos y semillas modificadas, y su fusión con la empresa farmacéutica Bayer, y Salta no fue la excepción. Oscar Delgado, periodista integrante del Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredes- CAPOMA- y de la Red Nacional de Medios Alternativos, destacó la importancia del evento, que contó con poesías, una feria autogestiva e intercambio de semillas entre otras actividades, y llamó a continuar con la resistencia contra una de las multinacionales más dañinas para la ecología.

“Es un evento mundial que se viene haciendo desde hace varios años, se llama Marcha Mundial Contra Monsanto, actualmente Monsanto- Bayer”, indicó el periodista al señalar que “la empresa alemana- Bayer- la ha comprado- a Monsanto- por la módica suma de 66 mil millones de dólares”.

En este sentido, subrayó: “Desde hace varios años nos convencieron con el discurso de que con esto ser iba a frenar el hambre en el mundo, y resulta que cada vez está aumentando más. Hay más de mil millones de personas en el mundo que están pasando hambre y está creciendo ese número”.

Remarcó, además, “el resto de los impactos dañinos que está generando esta producción agroindustrial transgénica” ya que “esto viene a través de lo que se llama biotecnología, que ha producido todo lo contrario porque se está destruyendo la diversidad de los ambientes naturales y también miles de años de agricultura, de conocimientos, de formas de tratar la tierra, de semillas que se han desarrollado durante miles de años en cada ecosistema, en cada cultura, tendiéndose hacia una uniformización”. “Esa una de las razones de la que no se habla en los medios masivos de porqué está cada vez más cara la comida”, agregó.

Monsanto y la soja en Argentina

“Monsanto tiene una historia acá en nuestro país de varias décadas”, sostuvo Delgado quien relató: “Su primera entrada fue en el año ‘56 con el golpe de Estado y la revolución fusiladora. Luego, en los años ’70, es la primera avanzada de las semillas híbridas que dependen de todo un paquete de insumos químicos, que justamente estas empresas producen a gran escala”.

“Monsanto viene de una historia de desarrollar la industria química y al ir creciendo en producción fue una de las que abasteció al ejército de Estados Unidos de los herbicidas como el Agente Naranja para destruir la selva de Vietnam. De ahí descienden las nuevas generaciones de herbicidas como el Roundup de la marca comercial, que es el glifosato, y con eso es con lo que nos rocían”, agregó el periodista.

En esta línea, indicó: “La camada que estamos sufriendo actualmente es la de los transgénicos, que en el año ‘96 el Ministerio de Agricultura, con Felipe Solá como Ministro, autoriza que Argentina sea un laboratorio a campo abierto de siembra libre de transgénicos. Eso no se consultó con nadie y hoy estamos sufriendo esto que más del 60% de la tierra en producción agrícola de la Argentina está cubierta por soja y se va comiendo un montón de otras producciones con las distintas dimensiones de impactos dañinos que están generando”.

Glifosato cancerígeno

Delgado cuestionó el hecho de que “hay un discurso de los sectores agroempresariales, tanto productores como las empresas que venden los insumos de ‘estos ambientalistas irracionales’, que ‘son reacciones emocionales que quieren frenar la producción’, pero nunca dicen cómo se van sumando evidencias científicas de estudios que se han hecho”.

Al respecto, se refirió a los estudios realizados en la Argentina por el doctor Andrés Carrasco, biólogo molecular y ex presidente del CONICET, cuyos resultados fueron coincidentes con los de estudios realizados en la Universidad de Francia comprobándose la incidencia de glifosato en embriones de mamíferos en los que se desarrollaban eventos cancerígenos.

“Se va sumando evidencia en distintos lados del mundo de cómo todo esto nos está impactando dañinamente y eso es lo que están tratando de ocultar y de seguir acaparando sectores cada vez más grandes del mercado”, denunció el periodista.

Además, resaltó: “Hoy Monsanto es el principal ente intelectual del modelo productivo de la Argentina, con el señor Lino Barañao que es el Ministro de Ciencia y Técnica del actual gobierno pero que ya fue Ministro en el mismo cargo en el gobierno anterior. Lamentablemente hay una continuidad pero con el rasgo de que este gobierno lo está profundizando a una velocidad mayor”.

La resistencia

“El caso de Malvinas Argentinas fue un caso que llamó la atención en el mundo porque iba a ser la planta de tratamiento de semillas transgénicas más grande de Latinoamérica, y contó con la resistencia de la gente, han sufrido represiones, y el acompañamiento de distintos lugares del país”, resaltó el periodista al hacer referencia a la lucha de más de tres años de un pueblo que finalmente logró detener la instalación de una planta de Monsanto en Córdoba.

“Va creciendo una organización, los movimientos campesinos de pequeños productores, porque va creciendo una conciencia de que hay otros caminos posibles”, analizó en tanto recordó el caso de la Universidad Nacional de Río Cuarto, en donde una explosión en diciembre de 2.007 causó la muerte de profesores y estudiantes que realizaban experimentos con biodiesel de soja.

“Esta universidad nació de la mano de las empresas multinacionales para que abastezcan de técnicos y científicos para el modelo de producción agroindustrial a gran escala. Hoy cambió toda una orientación y se está buscando no utilizar elementos de la agroindustria. Se está propulsando la agroecología, ya con campos de mediana y gran escala, que están demostrando que es posible producir sin transgénicos, sin insumos químicos, sin agrotóxicos, recuperando la fertilidad de la tierra y generando cultivos de renta generando trabajo, lo que demuestra que es posible. Es algo que no se difunde en los medios masivos, agregó.

Asimismo, subrayó que “hay muchos ejemplos más de que es posible alimentar a la gente, restaurar los ecosistemas, valorar la diversidad de nuestro ambiente y toda la historia que tenemos de producir en un territorio”.

“No podemos seguir por una camino que nos está matando en el presente y con un futuro cada vez más oscuro solo para contar ganancias para unos pocos”, concluyó.

Fuente: Sapo de otro pozo/ FM Noticias 88.1 Mhz.