“Es más barato comprar poxirán que una bochita de paco” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“Es más barato comprar poxirán que una bochita de paco”

“Es más barato comprar poxirán que una bochita de paco”

Goyo Martínez, un reconocido dirigente de Caballito, uno de los barrios más pobres de Orán, habló sobre la muerte de Camila Rodríguez y sobre la situación de los chicos que se drogan en la barriada.

“Lo que le pasó a Camila le podría pasar a alguien de mi familia y para que el nombre de ella no pase a engrosar la lista de los casos impunes que tiene Orán participé de la marcha”, explicó y destacó que la sola convocatoria tuvo resultado positivo porque inmediatamente la policía y la justicia comenzaron a movilizarse, lo que arrojó como resultado la detención de tres personas, entre ellos familiares de la víctima.

Martínez también se refirió a los menores y el consumo de drogas. “Usted sabe que la droga más barata es la que se inhala, y el Poxirran es la droga más barata porque se la puede conseguir en cualquier ferretería de la ciudad”, dijo y aseguró que los chicos para obtenerla buscan que “algún adulto les haga el favor de comprarles la droga y por ese favor les cobra 50 pesos”.

El tema es más que preocupante, dijo Martínez y agregó que sabe del tema porque conoce a los chicos y chicas que consumen ya que siempre acuden a él por un plato de comida o por un lugar donde dormir. “Una bochita de paco sale 50 pesos, es una bolsita con un polvito con lo que podes hacer tres o cuatro fumadas, por lo que no les conviene fumar paco, en cambio un tarrito de Poxirran sale 180 pesos que alcanza para que 10 chicos estén inhalando durante toda la noche”, señaló y explicó que a este precio hay que sumarle los 50 pesos que cobra el adulto por comprarle el tolueno en alguna ferretería, que “no registra a nadie de los que van a comprarles, como dice la ordenanza municipal”.

“Hay varios chicos que desde los 8 años ya están consumiendo drogas, pero a nadie le gusta drogarse, porque detrás de cada visera hay un chico que tiene una historia de dolor o de hambre”, remarcó, aunque lamentó que por estas necesidades, de estima o de hambre, los chicos salen a robar y hasta prostituirse.

Fuente: Radio Noticias Orán