Es 6,5 veces mayor en Salta la probabilidad de que un niño sufra privaciones | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Es 6,5 veces mayor en Salta la probabilidad de que un niño sufra privaciones

Es 6,5 veces mayor en Salta la probabilidad de que un niño sufra privaciones

Unicef presentó su “Posicionamiento sobre Primera Infancia”, un informe sobre la situación de la infancia de los niños y niñas de nuestro país, y de las inequidades entre regiones. El documento contiene una serie de recomendaciones políticas para mejorar la situación de los infantes, se puede ver en números las diferencias entre las regiones del país y cómo la pobreza infantil siempre es más grave en el noroeste argentino.

La primera infancia es el período de mayor y más rápido desarrollo en la vida de una persona. Durante esta etapa se construyen las bases del futuro de cada niño, de su salud, bienestar y educación –relata la introducción al documento, y continúa-. La primera infancia en Argentina, la disparidad socioeconómica, regional y entre grandes centros urbanos y zonas rurales impide que todos los niños tengan las mismas oportunidades al nacer y durante los primeros años de vida. La pobreza sigue concentrada en la niñez.

Luego, el informe de UNICEF se concentra en seis puntos sobre los cuales debe trabajase simultáneamente para mejorar la situación de la primera infancia: 1. Inclusión social 2. Cuidado 3. Educación inicial 4. Desarrollo neurocognitivo y emocional 5. Salud y nutrición 6. Protección contra la violencia.

1. Inclusión social. El 30% de los niños son multidimensionalmente pobres pero, en la primera infancia, el porcentaje sube a 34,4%. Los primeros números hacen referencia a un promedio nacional preocupante. Sumado a eso encontramos las diferencias entre regiones, la probabilidad de un niño que reside en una provincia del noroeste de sufrir privaciones es 6,5 veces mayor que la de un niño de la ciudad de Buenos Aires.

Para finalizar el primer punto, agrega que la desigualdad también se manifiesta en un millón y medio de chicos que no reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) a pesar de que cumplen con los requisitos. Esta situación se agrava entre los niños del quintil de menores ingresos, donde el 27% no accede a ninguna forma de protección económica.

2. Cuidado. De los datos obtenidos, UNICEF reconoce que en Argentina el cuidado que recibe un niño está determinado por la inserción laboral de sus padres, la provincia donde vive y la situación socioeconómica de su hogar, no por sus derechos.

Entre los números encontramos que el 79% de los chicos de entre 0 y 3 años no accede a servicios educativos y de cuidado. Otra vez el porcentaje varía según la región del país y el clima educativo del hogar. Mientras que en la región pampeana no accede el 73%, en el noreste y noroeste del país no accede el 94% y el 90% respectivamente. Como en todo, el hogar influye en la situación educativa, y el documento, analizando el clima educativo del hogar, resalta que en aquellos hogares con mayores valores la asistencia llega al 45%, mientras que en los de menor clima educativo cae al 7%.

Lógicamente frente a esta situación, las familias se organizan como pueden: reparten tareas entre sus miembros (las que generalmente recaen en las mujeres), recurren a las redes comunitarias, apelan a establecimientos privados o contratan personal para ocuparse de estas tareas. En muchos casos, los niños quedan con “cuidado inadecuado”, es decir solos o a cargo de otro niño menor de 10 años. Esto es más frecuente en el noreste y noroeste, donde un 13% y un 11,7% de los niños menores de 5 años, respectivamente, recibieron cuidado inadecuado – reza el documento, y nuevamente la desigualdad entre regiones afecta al noroeste y los números preocupan cada vez más.

3. Educación inicial. Los primeros datos de este punto indican que en la Argentina la oferta de educación inicial está destinada a los niños de 45 días a 5 años, y las salas de 4 y 5 años son obligatorias. Además, en la actualidad, el 96% de los niños de 5 años, 81% de los niños de 4 años y 54% de los niños de 3 años asisten a nivel inicial, mientras que el nivel de cobertura de las salas de 2 y salas maternales es inferior al 10%. Todo esto, aclara el informe, es según datos de 2014 del Ministerio de Educación de la Nación.

El acceso a la educación inicial muestra una gran desigualdad entre provincias, dentro de ellas y entre sectores urbanos y rurales. Según el censo nacional de 2010 sólo un 36% de los niños y niñas de 3 y 4 años en zonas rurales asisten a salas de nivel inicial. Asimismo, estas inequidades se profundizan en las familias de menores ingresos.

4. Desarrollo neurocognitivo y emocional. Para este punto el documento se basa en la evidencia de la neurociencia, la cual muestra que las experiencias de los primeros años afectan la estructura y funcionamiento del cerebro y la vida psíquica, que dependen de la interrelación entre factores genéticos y del medio ambiente, así como de la nutrición, el contacto, las caricias, las palabras y la interacción.

5. Salud y nutrición. Volvemos a encontrar inequidad entre regiones. La desnutrición es una problemática grave en zonas rurales, la mayoría de las muertes infantiles son de niños de menos de un mes de vida, sobre todo de recién nacidos de menos de una semana.

Por otra parte, la obesidad infantil y las deficiencias de micronutrientes: entre las causas se encuentra el destete precoz, reemplazándolo con leches artificiales y alimentos de baja calidad, como el consumo de bebidas azucaradas. Todo contribuye con la malnutrición.

6. Protección contra la violencia. El informe relata los distintos tipos de violencia contra niños y niñas: golpes, castigos físicos o psicológicos y abuso sexual, y agrega que se dan más frecuentemente en el ámbito familiar. Los primeros datos revelan que en América Latina y el Caribe, alrededor de 6 millones de niños se enfrentan a la violencia, el abuso y el abandono. Agrega luego que 80.000 niños mueren al año como resultado de la violencia que ejercen sobre ellos sus padres y madres.

Entre los resultados de diversos estudios realizados por UNICEF sobre prevalencia de maltrato infantil en la región estiman que al menos 51% de los niños y niñas dicen haber padecido maltrato en el hogar, y hasta un 82% de los adultos admiten haber usado alguna forma de violencia física o psicológica contra los niños en el hogar. Además el documento explica que de acuerdo al programa nacional Las Víctimas contra las Violencias, desde 2010 la cantidad de víctimas infantiles que se han comunicado con el programa ha rondado o superado los 2000 por año. De los 9727 niños, niñas y adolescentes víctimas que se han comunicado con el programa en el período 2009-13, 6866 eran menores de 10 años, con una concentración de víctimas mayor entre los 0 y 5 años.