En medio de otro relato estremecedor por apremios ilegales, es ley el DNU 255 de Sáenz que da súper poderes a la Policía | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

En medio de otro relato estremecedor por apremios ilegales, es ley el DNU 255 de Sáenz que da súper poderes a la Policía

En medio de otro relato estremecedor por apremios ilegales, es ley el DNU 255 de Sáenz que da súper poderes a la Policía

Transcurridos el plazo constitucional de 90 días del Decreto de Necesidad y Urgencia 255 dictado por el gobernador Gustavo Sáenz, y no habiendo sido tratado por la Legislatura provincial, finalmente este martes fue publicado como ley en el Boletín Oficial de la Provincia.

El artículo dos indica que, si la infracción fuere cometida mediante la conducción de un vehículo automotor, las fuerzas de seguridad que intervengan en el procedimiento lo decomisarán preventivamente y de forma inmediata, facultando a la Jefa de Policía de la Provincia a tener competencia para resolver sobre la infracción establecida, otorgandole así facultades extraordinarias a la policía.

El diputado Santiago Manuel Godoy, señalo que el decreto 255 “le devolvió al jefe de policía la facultad de hacer procedimientos y detenciones que tengan que ver con lo contravencional o no y, cuando hay delito por el 203 o 205 como es propagar una enfermedad, mandarlo a la justicia penal”. Así, destacó que “quita al fiscal y a los jueces de garantía y la persona detenida tiene una apelación ante un juez, el Tribunal de Impugnación”.

En tal sentido, remarcó: “Antes, hace cinco años, después de mucho trabajar se reformó entera la ley de contravenciones, que es una de las más modernas de este país, la facultad la tenía el fiscal, por eso se llamaba fiscal contravencional. Cuando usted hacía una contravención, que se hacen en el orden de mil por día en la provincia, lo pillan peleando en una calle, aparece la policía, la policía comunica al fiscal, el fiscal ordena la multa, la detención, una citación, y este hombre tiene una garantía ante el Juez de Garantías. Este era el procedimiento y se cambió”

Recordó así algunas de las denuncias por abuso policial. “Hay un hombre que ha perdido el ojo como consecuencia de la actuación de la policía, ayer hubo algo en el barrio Democracia, la Comisión de Derechos Humanos fue a Rosario de la Frontera, ahí hubo ocho casos de denuncias, el ministro- de Seguridad, Juan Manuel- Pulleiro vino acá y reconoció que puede haber de los 30 mil procedimientos, 40 mil o 70 mil que ellos hicieron solamente puede ser el 1%, lo cual significa 30 diarios, lo que me parece una exageración”

Si bien Godoy planteo derogar el decreto 255, la mayoría de la Cámara de Diputados que responde al Gobierno de turno no permitió que esto suceda.

En este sentido, el diputado Carlos Zapata también hablo eobre el DNU 255 convertido en ley, recordó que en este caso se indica que se debe remitir a la Legislatura para su tratamiento, pero –expresó- “cuando llega acá el oficialismo no quiere que se trate”. “Este es una parlamento, hay acá libertad de expresión que tiene dos formas: una las manifestaciones donde los diputados pueden expresarse con total libertad en cuanto al contenido de sus dichos, pero también abarca los temas. En el debate sólo se habla lo que se quiere sobre los temas que están habilitados por los dictámenes de comisión que dependen de la voluntad de la mayoría oficialista…es ahí cuando se limita el debate sólo a lo que ellos quieren acordar o debatir y en este caso el oficialismo dice…trátese en el Parlamento y acá la mayoría oficialista no lo quiere tratar”, señaló.

Así las cosas, Zapata dijo: “El Decreto 255 es manifiestamente inconstitucional y no es sólo un pensamiento mío, sino la expresión de los representantes que hacen el ejercicio de la abogacía y personas calificadas para opinar en materia de derechos”.

Denuncian al menos 16 casos de violencia por parte de las fuerzas de seguridad durante el aislamiento social obligatorio 

El viernes pasado en el programa Piquete y Cacerola que se emite por FM Noticias 88.1, el abogado de la Asociación Pensamiento Penal, Martín Plaza, hablo sobre un informe en el que se da cuenta de los 16 casos relevados de hechos de violencia institucional cometida por parte de miembros de las fuerzas de seguridad desde el inicio del aislamiento.

Según señaló Plaza, comenzaron el relevamiento al iniciar el aislamiento social, preventivo y obligatorio el 20 de marzo. “Desde que comenzó el aislamiento social hemos iniciado una campaña pública, en conjunto entre la Asociación Pensamiento Penal e H.I.J.O.S. Salta, donde pusimos a disposición distintos números, e incluidos a disposición de la ciudadanía que vivenció en forma directa o indirecta hechos de violencia institucional cometida por miembros de las fuerzas de seguridad durante estos meses”, señaló.

Destacó también la relación entre incremento de los casos y la aplicación de legislaciones, como es el caso de Salta con el decreto 255 de Gustavo Sáenz, que otorga facultades extraordinarias a la fuerza policial con el pretexto de llevar adelante el cumplimiento del aislamiento social. Según la publicación del Boletín Oficial del martes 30 de Junio,por Decreto de Necesidad y Urgencia, el art.2º, establece ” Dentro del régimen excepcional establecido en el artículo precedente, dispónese que será sancionado con arresto de hasta sesenta ( 60) días o multa de hasta sesenta (60) días,el que injustificadamente desobedezca órdenes legítimas en ejercicio de las funciones de los agentes del orden público que tengan por la causa la emergencia sanitaria por la pandemia del Covid-19, o fuere arbitrariamente remiso en darle cumplimiento”

Otro abuso policial en la zona sudeste 

Está claro que los abusos policiales no cesan, a tal punto que ayer en el programa Todas las Voces Todas, que también se emite en FM Noticias 88.1, Alejandra Flores dio un relato estremecedor por la paliza que le dieron a su hijo, entrando al domicilio de la misma para detenerlo.

Alejandra Flores es madre de Cristian Escalante, un joven que fue víctima de abuso policía, hoy también integrante de la Comisión contra el Gatillo Fácil, y narró la situación que vivió su hijo el 20 de junio último, hecho que ya fue denunciado penalmente.

Según el relato de la mujer, los hechos ocurrieron el sábado 20 de junio, alrededor de las 14. “Yo volvía de trabajar, mi hijo trabaja en el lavadero que puse yo para mi hijo. El viernes el salió de trabajar, se fue, se había quedado en la casa de un amigo y no se fue. El alquila con la novia y viene a trabajar todos los días a las 9 de la mañana que se abre el lavadero. El sábado yo me fui a las 6 de la mañana a trabajar, casi al mediodía mi hija me dice que no había ido a trabajar. Después la novia me manda un mensaje y me dijo ‘yo voy a ir a buscarlo’”, narró.

Y continuó: “A eso de las 2 de la tarde, cuando yo llegaba, venía la novia y se fue a buscarlo. Cuando él venía por la vereda su papá, tiene una malísima relación con su papá, justo se iba. Él venía por la vereda y su papá lo empezó a retar, a decirle ‘mirá cómo venís, tomando’, él le contestó y le dijo ‘bueno, pero yo a vos no te pido un peso para tomar, siempre estás pendiente de lo que yo hago’. En eso, da la casualidad que por la calle de la cuadra de mi casa pasaba un móvil del 911. Mi marido sale y le dice a los policías que se lo lleven a mi hijo. Yo le digo a mi marido ‘por qué llamás a la policía si no hizo nada’, y él les decía ‘llévenselo, llévenselo’”.

Posteriormente, indicó: “Mi hijo, cuando ve a la policía, se asusta y se metió adentro de la casa, y en mi casa tenemos los portones abiertos porque estaban trabajando mis hijas, estaban lavando un vehículo. Mi hijo entró y yo entro detrás con la novia de mi hijo. Mi hijo se sienta en un sillón que tenemos en la galería. Cuando me doy vuelta los policías ya estaban adentro, atrás mío. Lo agarraron a mi hijo, lo pusieron casi boca abajo en el sillón, le pusieron las esposas y yo les decía que no se lo lleven. Me decían que haga la denuncia y yo les decía ‘por qué voy a hacer la denuncia si ni hijo no hizo nada’. Lo subieron al patrullero, lo tiraron al patrullero como si fuera cualquier cosa”.

“Los policías eran semejantes tipos y mi hijo es flaquito, y estaba re borracho, y mi hija se arrima al patrullero y ve que uno de los policías le pone la rodilla en el cuello, el otro policía se subió arriba de mi hijo y le puso la rodilla en el estómago- aseveró la mujer-. Mi hija le dice al policía que lo suelte, que lo deje respirar. Yo me arrimo al patrullero y miro cómo estaba mi hijo, y miro que tenía los ojos saliéndose. Entonces, de ver que mi hijo estaba sin respirar, me subí al patrullero, les hablaba a los policías y les decía que lo suelten, que lo dejen respirar, y ellos lo tenían ahí apretando el cuello, el estómago, no lo dejaban respirar”.

“Yo me empecé a desesperar y gritaba, después arrancaron el móvil y el policía me decía que me baje cuando el móvil estaba andando y yo nunca me bajé del patrullero, me quedé al lado de mi hijo y ahí estuve todo el tiempo, gritando y suplicando que lo dejen respirar”, agregó Flores para luego narrar: “Llegamos hasta la comisaría de Solidaridad, ellos retiraron un papel, seguíamos nosotros en el móvil y ahí fue cuando le seguían pegando a mi hijo y le pusieron un tacho en la cabeza y le seguían presionando. El policía gordo le ponía la rodilla en el tacho, no sé por qué tanto odio, y el otro policía le presionaba con la rodilla en el estómago. Yo suplicaba y les decía que lo larguen y ellos me empujaban contra el patrullero”.

En medio de esta situación, según el relato de la mujer, fue a ella a quien detuvieron y continuaban las vejaciones hacia su hijo: “Después ellos llamaron a la policía que se baje de adelante, que estaba sentada, el policía gordo me dobló el brazo y le dijo ‘esposala a esta’. Me esposaron, me tuvieron detenida, me llevaron. Salimos de ahí y se fueron por la avenida de Solidaridad, agarraron la ruta 26, y con mi hijo que tenía el tacho en la cabeza. Llegamos a Democracia, me bajan a mí, me ponen al costado de una puerta, y mi hijo seguía con el tacho en la cabeza. Después lo dieron vuelta y mi hijo empezaba a gritar. Ese señor le metía un palo en la cola a mi hijo, sobre el pantalón, mi hijo empezaba a gritar y yo pedía por favor que lo suelten, que le dejen de hacer eso”.

“Yo gritaba y había un policía de acá de Solidaridad, él me vio tan desesperada, porque él me conoce. Salió afuera y creo que dijo algo y los policías esos muy violentos le dijeron ‘vos ándate adentro’. Es como que ellos manejan todo ahí, los policías del 911. Cuando veía que nunca dejaban de pegarle a mi hijo les dije ‘yo los voy a denunciar a todos ustedes por lo que están haciendo conmigo y con mi hijo’, porque me trataron como si yo fuera una delincuente”, continuó Flores al tiempo que señaló: “Ellos dicen que mi hijo se resistió a la autoridad cuando nunca se resistió a la autoridad, jamás”.

Luego de llevarlos a ambos a Alcaidía, según contó Flores, el médico de la Policía “dio la orden de que se lo revise en el San Bernardo porque necesitaba atención”, y añadió: “Yo escuchaba que le decían a mi hijo ‘vos decí que estás bien, que no tenés nada así salimos rápido’. Y mi hijo, así como entró al San Bernardo volvió a salir, nunca le hicieron una placa ni nada”.

Igualmente, su hijo, que lleva detenido más de una semana, le confió a Flores que posteriormente volvieron a revisarlo. Al respecto, detalló: “Ese día lo llevaron recién a la madrugada a la Alcaidía porque pidieron que lo vuelva a revisar otro médico y un policía que lo llevó dijo ‘no es lo que parece, parece que el chango peleó en la calle’ cubriéndose. El doctor se enojó y le dijo ‘¿quién es el médico, usted o yo?’ y le dijo ‘usted, doctor’, entonces le dijo ‘salga afuera y déjeme con el detenido’. Mi hijo le contó que fueron los policías los que le pegaron y él puso todo, los golpes y todo”.

Según contó la mujer, tanto su hijo como ella, se encuentran hoy con temor. “Tengo miedo por haber hablado, sé que muchos se callan y no lo cuentan, yo lo viví, y es algo escalofriante lo que le hicieron a mi hijo. Estando yo que era la madre nunca dejaron de pegarle”, expresó señalando como responsables del hecho a los efectivos de la comisaría de barrio Democracia Mario Milton Chauque, Hugo Antonio Morato, Fabiana Andrea Marin. Además, indicó que hasta el momento solo habló con el defensor oficial asignado a su hijo. “Cuando a mi hijo lo llevan a declarar él contó que la policía le había pegado, porque estaba desfiguradísimo mi hijo. Yo no hablé con ningún fiscal ni nada”, dijo.