En el primer trimestre de 2016 se fugaron más de USD 4.100 millones | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

En el primer trimestre de 2016 se fugaron más de USD 4.100 millones

En el primer trimestre de 2016 se fugaron más de USD 4.100 millones

Así se desprende de uno de los más de 20 cuadros en que el Indec desagrega los datos que forman parte del Informe de Balanza de Pagos, correspondiente a los primeros tres meses de 2016, que dieron cuenta que de un monto estimado en USD 232.411 millones al cierre del año anterior, se pasó en los tres meses siguientes a USD 236.512 millones de activos externos del sector privado no financiero, unos USD 73.000 millones más que el total de la deuda externa, pública y privada, a esa fecha.

En los primeros meses de Gobierno de Cambiemos se lograron notables progresos, en particular en lo que respecta a la normalización de las relaciones internacionales, con la liberación del mercado de cambios, la simplificación de los trámites para las importaciones, y particularmente en el recupero del acceso al crédito internacional que fue clave para pagar al contado la deuda con los holdouts, y revertir el déficit de la balanza comercial en los primeros cinco meses.

Por el contrario, los pasos dados para normalizar la economía, que se sumaron al levantamiento del cepo cambiario y la eliminación de la mayor parte de las retenciones a las exportaciones, como el aumento singular de las tarifas de los servicios públicos, desde la luz, el gas, y el agua, hasta el transporte automotor, ferroviario y las naftas, y en menor medida en los incrementos autorizados a servicios privados, generaron malestar y preocupación, no sólo en muchas familias, sino también en gran parte de la dirigencia empresaria.

Sin embargo, la principal causa de la sostenida fuga de capitales de la economía, sea al exterior o a una caja de seguridad en bancos o en los hogares sin obtención de rentas, no parece estar directamente asociada a la confianza o no en el nuevo Gobierno, sino a la existencia de una amplia actividad informal, o lisa y llanamente negra, la cual se habría agravado en los largos cuatro años con cepo cambiario, creciente presión tributaria y precios administrados, que contribuyeron a desalentar inversiones productivas.

Y si bien el Indec se atreve a dar a conocer la estimación de los activos externos de residentes con un decimal, USD 236.512,3 millones, lo cierto es que en su paso por el Congreso el Administrador Federal de Ingresos Públicos, Alberto Abad, para explicar a los legisladores los fundamentos y propuesta del proyecto de ley que incluye una amnistía de capitales, e exteriorización patrimonial, y el pago de sentencias a jubilados, dijo que de los activos externos sólo se declararon al fisco apenas el 35 por ciento.

De ahí que Abad resaltó como argumento de peso para convencer a aquellos que todavía dudan de la conveniencia y oportunidad de registrar sus tenencias: “una vez aprobada esta ley se va a reforzar el intercambio de información a nivel mundial, con lo que quedarían pocos huecos para que se escapen los evasores”, a partir de la creciente adhesión de países al intercambio de información tributaria a partir de mediados de 2017.

Y si bien el Indec estimó que en el último año se fugaron capitales por el equivalente a casi USD 10.000 millones, y en la última década totalizaron poco más de USD 100.000 millones, hay economistas que estiman que la cifra real no declarada al fisco supera largamente los USD 400.000 millones, de ahí la brecha que se observa en las estimaciones sobre que monto finalmente exteriorizarán los argentinos en una oportunidad que ahora, por el cambio del contexto internacional en materia de intercambio de información tributaria entre gobiernos, las cuales van de USD 20.000 millones hasta USD 200.000 millones.