“El peor escenario creo que es lo que estamos viviendo ahora” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“El peor escenario creo que es lo que estamos viviendo ahora”

“El peor escenario creo que es lo que estamos viviendo ahora”

En medio de un clima de “cautela” económica -como lo definen en los pasillos del Centro Cívico del Grand Bourg-, el ministro de Hacienda y Finanzas, Sebastián Gomeza, hizo un balance de las cuentas de la provincia a cuatro meses de su asunción.

Luego de que el propio gobernador Juan Manuel Urtubey expresara el reclamo por los fondos adeudados del estado nacional destinados para la construcción de viviendas y la preocupación de las cámaras de la construcción por la posibilidad de que cerca de 4.500 trabajadores queden en la calle, el jefe de la cartera económica indicó que aún no recibieron respuestas concretas por parte de la Casa Rosada.

Coparticipación, desempleo, impuestos, obras públicas y Plan Belgrano también estuvieron presentes en el análisis de Gomeza, que en su mayor parte se centró en el impacto de políticas nacionales en las cuentas locales.

Uno de los temas que comenzó a preocupar a la provincia son los fondos destinados al Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).

-¿Hubo ya alguna respuesta concreta por parte del gobierno nacional?

-El Instituto Provincial de Vivienda tiene una deuda que asciende al día de hoy a 250 millones de pesos.  Es una deuda por certificado. Desde el 10 de diciembre se empezaron a cortar algunos pagos, al principio era hasta que se acomoden los funcionarios, pero  ya llegamos al mes de abril y la deuda es considerable.

Se empeñaron todas las herramientas por parte de provincia, como así del IPV, para hacer frente a estos certificados, hasta que Nación remita los certificados que le corresponden. De momento el IPV no tiene la posibilidad de seguir afrontando el pago hasta que Nación no remita los fondos.

Se está yendo todas las semanas, consultando a los dirigentes nacionales, a ver cuándo, en qué tiempo, a hacer un plan de pago o ver cómo puede ir achicando la deuda con la provincia de Salta.

Hay un punto que a mí aflige que no es tan sólo la deuda que tiene con las viviendas anteriores, sino que va a pasar de acá a futuro.  Y eso es un gran interrogante porque no hay una política todavía instaurada en vivienda: no sé cuántas se van a otorgar a la provincia, no sé cuántas se van a otorgar a la Capital o al interior, o si va a haber recursos para nuevas obras.

Estamos yendo indistintamente a Buenos Aires para poder venir con una respuesta fresca. Cuando vino acá Frigerio dijo que iba a achicar la deuda que tiene con el IPV en las próximas semanas… y no pasó nada.

No solo es la parte de la construcción en sí, también hay mucha gente que tiene la ilusión de tener su casa, están alquilando, están viviendo en las casas de sus padres, y quieren que esas casas se construyan y si no hay fondos no se van a poder construir las casas.

-Algunas cámaras de la construcción ya hablan de despidos…

-Salió el presidente de la cámara de la construcción y dijo que si no paga el dinero la Nación ellos lamentablemente van a paralizar las obras.

-¿Y cómo repercutirían más de 4 mil desocupados en la provincia?

-Es alarmante, tenés cuatro mil familias en la calle, sin trabajo. Y todo viene aparejado con que una construcción se pare.

-Otro tema con el que está lidiando la provincia con la Nación es la coparticipación. ¿Ya se está pensando en la vía judicial para reclamar dichos fondos?

-Yo creo particularmente que con el diálogo y con el consenso entre las diferentes partes podemos llegar a un acuerdo. Por eso Salta lo hizo en la sede administrativa. Si no tenemos respuesta, obviamente que ir a la vía judicial, que no es de mi agrado, pero bueno, si lo tenemos que hacer lo vamos a hacer.

También hay que poner en la balanza de que el gobierno nacional no tiene ese dinero. Se creó el Decreto 406, donde se creaba una mesa de diálogo donde estaba incluido el presidente, los gobernadores, representantes de la cámara de senadores, de diputados, para que entre todos ver cómo se podía devolver el 15% para hacer más federalismo. Bueno, se creó, después hay una propuesta que es una devolución parcial de un 3% en el 2016, después otro 3% y hacerlo escalonado hasta el 2019. Una de las alternativas que tenemos que ver es que ese 12% restante podría ser como garantía de financiamiento para el resto de las provincias, entonces poder financiar obras con esa garantía. Algo así es lo que se está dialogando.

-¿Hubo alguna autocrítica sobre cómo fue elaborado el presupuesto 2016? Existen ítems que hoy no corresponden con este escenario, como por ejemplo un dólar a $10,50.

– Nosotros tenemos variables macroeconómicas que no las manejamos nosotros. Cuando nosotros hicimos el presupuesto y teníamos un dólar a diez, después vino la devaluación y se fue a 15. Habrá también algunos recursos que van a venir con un dólar a 15, por ejemplo lo que viene con el Fondo Federal Solidario, que antes se liquidaba con un dólar a diez. El valor del comoditie a nivel internacional puede subir o bajar, no lo sabemos.

El presupuesto es presuponer ingresos y gastos, es una ley importante, es una herramienta importante de la administración pública. Siempre se presuponen los ingresos que van a venir y las obras, pero nosotros siempre consideramos algunos imprevistos.

-El acuerdo con los holdouts está generando mucha expectativa para el gobierno nacional. ¿Cómo se traslada eso a Salta?

-Salir de este default va a ser un punto de partida para que la Argentina se vuelva a insertar en el mercado de capitales a nivel internacional y poder financiarse, no endeudarse, para algunas obras puntuales. Ya lo dijo el gobernador Urtubey, “¿por qué voy a esperar hasta el 2020 para realizar las obras de cloacas si las puedo hacer ahora?”.

Obviamente hay que ver cómo nos recibe el mercado internacional, cómo están las finanzas de la Argentina para captar ese financiamiento a tasas razonables. Yo creo que a nivel nacional deben estar esperando.

-¿Y en la provincia cómo están esperando esos financiamientos?

-En la provincia estamos pensando algunas fuentes de financiamiento, pero está muy  verde todavía.

-Hubo varios programas que el gobierno nacional decidió retirar. Las Orquestas, los CAJ, Conectar Igualdad. ¡Cuánto significó para Salta absorber eso y hasta cuánto puede seguir absorbiendo?

Nosotros vamos a tratar de seguir con todos los planes que tenía la provincia. Obviamente, si es un plan nacional, lo paga nación. Hay algunos que los hacíamos de forma conjunta, hasta ahora seguimos desenvolviendo proyectos y programas como así también un montón de políticas. Las seguimos manteniendo nosotros en la medida en que nosotros podamos.

-¿Extrañás al kirchnerismo?

-Yo creo que son dos etapas diferentes. Fue una etapa que se terminó y ahora viene una etapa nueva, que podés compartirla o no, porque hay cosas que se hicieron bien y se hicieron mal. Puntualmente creo que era una etapa que se tenía que terminar, había que darle un cambio, una renovación y veremos cómo nos va con este gobierno.

-El mismo gobernador dijo que durante el gobierno kirchnerista Salta no fue precisamente beneficiada con los fondos. ¿Con el macrismo a Salta le va ir peor?

-Hasta ahora no estamos recibiendo los fondos que debimos haber recibido como provincia.

-¿Hay otras deudas que pueden empezar a aparecer como las del IPV?

-A nivel nacional podemos tener lo que se debe a la parte de educación, la refacción de algunas escuelas, y planes de ese tipo. Pero hasta ahora lo venimos soportando con fondos de la provincia. En algún momento se va a destrabar. Pero lo que más me aflige es la parte de vivienda. No solo por los contratistas, sino por la gente que espera que les den la vivienda.

-¿Cuál es el mejor y cuál es el peor escenario económico para este año?

-El peor escenario creo que es lo que estamos viviendo ahora, con una baja recaudación, una economía planchada, ese es un peor momento; donde los servicios públicos están subiendo, el agua, la luz, el transporte.

Yo no discuto la política macroeconómica, yo de lo que estoy hablando es de la gradualidad en que se implementaron esas políticas fiscales. ¿Qué quiere decir gradualidad? Esta política de bajar el déficit fiscal y la emoción monetaria, yo lo hubiera hecho más gradual. Ese es un escenario feo. Contrario a lo que  uno quiere.

El mejor escenario es que se pongan más obras en la provincia, que se cumpla con el plan Belgrano, que haya radicación en Salta de fábricas nuevas, que la economía crezca y que vengan las inversiones de afuera. Que podamos insertarnos en el mercado internacional a tazas razonables, cosa de poder hacer obras de infraestructura de gran envergadura, como ser las cloacas, redes de agua, a precios razonables.

-¿La provincia prevé nuevos aumentos de impuestos?

-No. Uno de los factores que más incide en el agua es la electricidad, todos los pozos trabajan con electricidad, si sube la electricidad tiene que subir el servicio. Tampoco podemos seguir con esta política de que el servicio me sale barato pero estoy mintiendo, hay que tomar conciencia de que estos servicios cuestan.

Fuente: La Gaceta Salta