El padre Ossola pidió pagar los “servicios” de la iglesia | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El padre Ossola pidió pagar los “servicios” de la iglesia

El padre Ossola pidió pagar los “servicios” de la iglesia

En los últimos días, desde la Jefatura de Gabinete nacional dieron a conocer los números del financiamiento del Estado hacia la iglesia, una cifra que asciende a los 130 millones de pesos este año, con un sueldo de más de 46 mil pesos para un obispo diocesano. El sacerdote Oscar Ossola aseguró que las cifras son ínfimas y cuestionó la “animosidad” contra la iglesia. Además, pidió pagar por los “servicios” que brinda la iglesia, entre ellos mencionó a los sacramentos, y advirtió que el Estado no podría hacerse cargo de la educación que brindan los colegios religiosos. “Es imposible, no lo harían jamás”, dijo.

“El artículo 2 de la Constitución Nacional, hasta el día de hoy, prevé que el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano. No es la religión del Estado, el Estado es laico”, remarcó el sacerdote al tiempo que subrayó que la cifra divulgada “no era nada oculto” sino que “es algo que se viene dando todos los años, en todos los presupuestos”.

Asimismo, sostuvo: “Esta cifra, dicha de entrada, suena como una cifra importante, pero representa el 0,0046% del presupuesto. En dólares son 6.300.000”, y comparó: “Las valijas de López fuero 9 millones de dólares”.

En esta línea, consideró llamativo “que un partido como el de Lousteau pregunte a Marcos Peña y ponga el acento en el 0,0046%”. “No seamos ingenuos, que ellos pregunten sobre un tema que ellos aprobaron, salvo que ellos firmen cosas que ni leen. No quiero pensar que nuestros honorables diputados y senadores lo hacen”, expresó y agregó: “El tipo este Cristóbal López se afanó 18 mil millones y estamos discutiendo 130”.

Opinó que “sería para preocuparnos si las cifra fuera de 130 mil millones”, y detalló el destino del financiamiento del Estado. “Esa cifra, para toda la Nación, significa tres aportes. Primero ese sueldo a los obispos. Hay 300 obispos más los que están jubilados, que sí reciben 45 mil pesos mensuales”, dijo al tiempo que remarcó: “Los sacerdotes en el país somos 7 mil, no recibimos una moneda de gobierno, y está muy bien que así sea. Nadie nos paga un centavo a los sacerdotes”.

Al respecto, aseguró que “viven de las limosnas” y dijo: “Gracias a Dios la gente es generosa. También puede haber otras situaciones en las que uno dice ‘no podés ser tan amarrete, estás gastando 15 mil pesos en el sonido y en las chicas que bailan delante de la Virgen de Urkupiña’, vienen, te anotan una misa y te dejan 20 pesos. Uno reza exactamente igual para todo el mundo”. “Hay mucha gente que es al revés, de repente no tiene para dar una limosna, pero dedican su tiempo y su talento. No es solo una cuestión de dinero”, agregó.

Así y todo, sostuvo: “Detesto y repudio las declaraciones de Monseñor Aguer- obispo de La Plata que justificó el financiamiento aduciendo que “las limosnas son miserables”-, me da muchísima pena. Mucha gente escucha las declaraciones de esta gente y se alimenta de eso”.

Siguiendo esa línea, indicó que un segundo aporte corresponde al que se destina a las parroquias de frontera, e indicó: “En la Arquidiócesis de Salta tenemos una parroquia de frontera, que es la de San Antonio de los Cobres, y recibe, por mes, 3 mil pesos”. “San Antonio no tiene un sacerdote párroco, sino que hay unas hermanas religiosas, para que las feministas lo sepan, que atienden la parroquia hace 30 años. Cuando ellas bajan a Salta en su camioneta y vuelven a subir, ya se gastaron los 3 mil pesos en gasoil”, expresó.

En tanto, el tercer aporte, explicó, va destinado a los seminaristas. “Tenemos muchachos que se preparan para ser sacerdotes. Cada seminarista recibe 250 pesos mensuales y no los recibe el seminarista, sino que los recibe la Diócesis y va a la formación de nuestros futuros sacerdotes”, detalló e hizo una comparación con el monto que se destina a los beneficiarios de diferentes programas sociales.

¿Quién educa si no nosotros?

“Si yo como sacerdote me levanto a las 6 de la mañana porque soy capellán militar o de un colegio, ¿por qué el gobierno no me va a pagar si cumplo un trabajo?”, dijo en respuesta a los cuestionamientos sobre el dinero que se destina desde el Estado y aclaró que “eso no entra en los 130 millones”.

Así también, se adelantó a responder respecto a los fondos que se destinan a los colegios católicos y desafió: “No sé si estaría bueno que mañana las diócesis de todo el país digan ‘Bueno, renunciamos a todos los colegios’. A ver cómo el gobierno de una provincia o del país educa a los 10 millones de niños que en este momento se educan en los colegios privados católicos. Es imposible, no lo harían jamás”.

“En el Arzobispado de Salta tenemos como propias la iglesia de Villa Costanera, los chicos no pagan nada, pero el lugar es nuestro. El gobierno ¿cómo no va a mantener a los docentes? Con la cooperadora no paga ni una tiza, a todos los gastos los asume el Arzobispado”, aseguró haciendo referencia también a las escuelas de Villa Luján, La Isla y 20 de Junio entre otras. “¿Por qué esa animosidad a pretender que le quiten todo a la iglesia? ¿Quién va a educar a esos chicos gratis, el Estado lo va a hacer? Si a duras penas lleva adelante nuestras escuelas. No seamos ingenuos”, reiteró.

Pagar por los servicios de la iglesia

“Son migajas las que nos dan y crean esa avalancha o imaginario popular de que el gobierno paga y todos pagamos. No pagás prácticamente nada”, manifestó molesto el sacerdote al sostener que “con los 130 millones se cree que se está cumpliendo el artículo 2 de la Constitución” y dijo que “es risible”. “Los otros son servicios que la iglesia, como tantos otros organismos, ofrece a la sociedad entonces, lógicamente, merece todas las retribuciones”, añadió.

Ossola insistió respecto al artículo 2 de la Constitución y el aval al aporte del Estado a la iglesia. “Habrá que reformarlo si el sentir de la sociedad apunta a eso”, consideró e invitó a “reflexionar y pensar en metodologías o formas de aporte de sociedades, supuestamente, más avanzadas como las europeas”.

“En Alemania, Italia, Francia y España cada ciudadano elige en su aporte si quiere dar un porcentaje ínfimo para una religión, o para cultura, educación, salud, cuidado de los animales, la cría de las ballenas o de los osos polares. Puede ser más atinado. Pero cuando vos vengas a hacer la comunión de tu hijito, lo lógico es que el cura te diga ‘Entremos a ver su aporte. Usted está pidiendo un sacramento, no te estoy obligando’”, declaró en tanto al consultarle si se refería a pagar por los “servicios” de la iglesia dijo sin reparos: “Exactamente”, y agregó: “Los europeos no solo lo pagan, sino que están felices de pagarlo”.

“Acá estamos mal acostumbrados a decir ‘Ah no, alguien le dará, el Vaticano le paga’. Son mentiras groseras que las venimos diciendo tanto que tal vez haya gente que se las cree”, insistió el sacerdote en tanto destacó las “locuras de servicio” del obispo Cargnello y lamentó que “no se publicitan”.

Fuente: Hora 7 radial/ FM Noticias 88.1 Mhz.