El narcotráfico teñido de políticos | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El narcotráfico teñido de políticos

El narcotráfico teñido de políticos

Un mes atrás la Provincia de Salta  resaltó sobre todas las demás por el tema narcotráfico, y la gran mayoría de los actores sociales se dedicó a cortar el hilo por lo más delgado, responsabilizando, acusando y defenestrando a los bagayeros. Escuchamos como jueces federales, políticos y periodistas ponían a los históricos pasadores de frontera como el gran problema en la zona, sin reparar en los grandes narcos relacionados en muchos casos al poder.

Hace años que al  poder político se lo relaciona con el narcotráfico, tan es así que en la década del ochenta se decía que esto era permisible gracias a distintos clanes políticos   de zonas permeables, entre los más renombrados se hablaba en distintas publicaciones de los Juárez de Santiago del Estero, los Saadi en Catamarca y los Romero en Salta. Si bien en los ochenta también se decía que provincia como Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y Santiago del Estero eran de paso a los puertos de Rosario de Santa Fe y Bs. As., los noventa traen la desidia para algunos y la  codicia para otros porque la drogaba entraba y comenzaba a quedarse en nuestro País.

En esos tiempos se incrementó la cantidad de políticos o servidores públicos que son vinculados al narcotráfico. Pero para entrar en tema primero hay que entender algunas cuestiones que son de suma importancia y sirven para darnos cuenta porque la droga comienza a quedarse. El descontrol de los 90, sumado a las crisis del 2000 y la corrupción, fueron preparando el terreno en el que nos encontramos hoy.

En Salta particularmente hay dos privatizaciones escandalosas: 1) el Banco Provincial que queda en manos del MACRO, que curiosamente se instala en Salta como dijimos, Jujuy y Misiones tres provincias con fronteras incontrolables, sumado a que hoy es el Banco más importante de Argentina.  2) La privatización del juego de azar en manos de Enjasa, una negociación donde el mayor capital lo había adquirido el vecino de Punta del Este de Jucaro. Como lo explica el Libro Blanca y Radiante es el lugar óptimo para blanquear o lavar el dinero de denominación baja, o sea dinero de vendedores de estupefacientes más conocidos como “dealers”, que venden al menudeo en los barrios.  Hoy la provincia de Salta cambió los dueños privados del juego de azar justamente por lavado de dinero. Estas dos privatizaciones se dieron en medio del traspaso del poder que comenzaba a ocupar Juan Carlos Romero.

El descontrol es total y es sabido que si los de arriba son corruptos o se ve que quienes manejan un gobierno cometen irregularidades la sociedad se va desmembrando llegando a veces hasta naturalizarse los hechos de corrupción.

Así es como en Salta comenzaron a suscitarse hechos constantes de vinculaciones de poderosos o servidores públicos de seguridad al narcotráfico.

Fuerza pública, Políticos y Narcotráfico 

Entre los casos de mayor resonancia en los últimos tiempos encontramos al ya desparecido José Ernesto Aparicio, alias “mamila”, quien fue Diputado Provincial en Salta y asesor de Juan Carlos Romero, fue procesado por lavado de activos provenientes del narcotráfico y sus dos socios los hermanos Castedo, uno está preso en Bolivia y el otro prófugo. Este caso tomo relevancia luego que mataran a Liliana Ledesma una pequeña productora de Salvador Mazza que lo denunció de narco en FM Noticias 88.1.

Otro caso resonante fue el de los 119 kg de cocaína que terminaron en el asfalto luego que policías federales volcaran en la ruta 34 sobre territorio jujeño y terminara en un escándalo de contradicciones, ya que el juez Federal de Jujuy Cardozo quería la causa, pero al mismo tiempo el Juez Federal de Orán Raúl Reynoso y el de Salta Abel Cornejo también.  Se rumorearon internas, pero lo que quedó claro fueron las contradicciones de Reynoso (hoy culpa a los bagayeros) que primero dijo que él no sabía del operativo y después dijo que sí reconociendo que le avisaron del secuestro de la mercancía a las 00:20 de un domingo, sin embargo todo lo sucedido había pasado el sábado a las 22hs. La droga fue secuestrada en Salvador Mazza y hasta el día de hoy nadie sabe porque era trasladad a Salta Capital.

Entre los casos más recientes podemos nombrar el conocido como los narcopolicias salteños: Gabriel Giménez y Gallardo uniformados de alto rango que intentaron escapar de un control de la policías ambiental y si bien no se los agarró con la droga en la mano, se encontraron unas mochilas con 50 Kg de cocaína al costado del camino por el que circularon.

No podemos olvidarnos del ex Presidente del Concejo Deliberante de la localidad de  Joaquín V. González, Luis Arturo Cifre, en el conocido caso “Carbón” como se lo denominó, porque habían logrado químicamente convertir la cocaína en color negro.  Tras varios allanamientos en distintos domicilios pertenecientes al edil se llegaron a encontrar 350 kg.  Después de 21 meses está en libertad, su causa era llevada adelante por el Juez Federal de Orán  Raúl Reynoso.

Y tal vez el más escandaloso de los últimos tiempos es el caso del excamarista federal José Sola Torino, un hombre de la justicia que recibió coimas de narcos para liberarlos de prisión, esto se descubrió gracias a otro caso en el cual el fiscal Ricardo Toranzos había solicitado escuchas para una causa y en esas grabaciones aparece la voz del excamarista. Hoy está esperando ser juzgado, pero en libertad.

El último de los miles de casos con vinculaciones entre la política y la droga es el del recientemente Diputado por el Departamento Metán  Héctor D´ Auria, quien fue detenido por un control de gendarmería en el peaje de Aunor ingresando a la Capital salteña con droga.  Solo quedó preso su chofer y la camioneta 4×4 confiscada.  Si bien el legislador no reconoce que había droga en su vehículo nadie entiende porque está confiscado su vehículo y con respecto al chofer adujo que está detenido por desacato.

Solo presentamos los casos más relevantes de los últimos años para que no sigan apuntando al más débil cuando los responsables de la desidia son los mismos de siempre.

Por Agustín Poma