El hombre que Reynoso dejó en libertad, pero que YPF Bolivia canceló sus contratos por sospechas de narcotráfico | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

El hombre que Reynoso dejó en libertad, pero que YPF Bolivia canceló sus contratos por sospechas de narcotráfico

El hombre que Reynoso dejó en libertad, pero que YPF Bolivia canceló sus contratos por sospechas de narcotráfico

De chofer a dueño de una flota de camiones que traficaba droga

Sejas Rosales tiene cuatro empresas con 275 vehículos; en once de ellos secuestraron drogas y precursores químicos, que se utilizan para fabricar estupefacientes; el destino era Rosario y San Nicolás.

El salto de José Luis Sejas Rosales fue rápido, sin escalas intermedias: pasó de ser un simple chofer de la región del altiplano boliviano a empresario y dirigente “exitoso” en Santa Cruz de la Sierra. En menos de seis años se transformó en un hombre “influyente” en ese país y sumó una flota de 275 camiones repartida en cinco empresas que poseen contratos millonarios con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para trasladar combustibles, que se importan desde Argentina.

En los últimos cuatro años 11 camiones de cinco compañías ligadas a Sejas Rosales fueron secuestrados con droga en territorio argentino. El empresario pretendió introducir más de 450 kilogramos de cocaína y pasta base, que tenían como destino Rosario y San Nicolás. Y también 35.000 litros de tolueno, un precursor químico esencial en la producción de clorhidrato de cocaína.

Carlos Arancibia, “asesor” de Sejas Rosales, prometió que el empresario daría su versión sobre las imputaciones y la captura que pesan en contra, algo que nunca se concretó.

El titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, pidió el 26 de junio pasado la captura nacional e internacional de Sejas Rosales, luego de que el transportista incumpliera la orden del juez federal de Orán Raúl Reynoso, que tras procesar al empresario -sin prisión preventiva- como “partícipe secundario” de contrabando de estupefacientes dispuso que debía presentarse cada 60 días en el Escuadrón Nº 20 de Gendarmería. El magistrado fue recusado por los fiscales Luis Villalba y Ricardo Toranzo, y la causa recayó ahora en el Juzgado Federal Nº 1 de Salta, a cargo de Julio Bavio.

Bavio reunió diez casos de contrabando de cocaína desde Bolivia a la Argentina, que fueron realizados en los últimos cuatro años por las firmas Transanic, Trans GTI, Transporte JAC La Sierra, Creta, Trans Land Cargo. Se sospecha de otra compañía, que es Vartra-Boliq SRL. Un camión de esa empresa cayó el martes pasado en manos de la AFIP-Aduana, que detectó a través de un escáner 122 paquetes de cocaína de máxima pureza que pesaron 135 kilogramos. El destino final de la carga era la localidad bonaerense de San Nicolás.

En esta investigación aún no está esclarecido cuál era el destino de la droga que ingresaba al país por el paso fronterizo de Salvador Mazza, y que tras atravesar más de 1500 kilómetros por la ruta 34 terminaba -según las cartas de porte- en Rosario y San Nicolás. Esas ciudades tienen algo en común que siembra una de las principales hipótesis sobre el destino final de la droga: los puertos. Una de las sospechas es que la cocaína se exportaba camuflada en otras cargas por alguna de las terminales asentadas sobre el río Paraná a Europa.

El caso más emblemático es el de Carbón Blanco, cuyo juicio oral se reanudará esta semana en Resistencia. Disimulados en cargamentos de carbón vegetal, que se despachaban en Quitilipi, Chaco, la banda liderada por el abogado Carlos Salvatore y Patricio Gorosito exportó una tonelada de cocaína a Portugal y España a través del puerto de Zárate.

Uno de los camiones secuestrados el 14 de febrero de 2014 en Salvador Mazza a la firma Creta SRL contenía 9,9 kilos de cocaína líquida diluida en un tanque de combustible de 600 litros. En la cisterna iban 35.000 litros de tolueno, un solvente que se utiliza para la conversión de la pasta base en clorhidrato de cocaína. Ese camión (patente AYH-2135) trasladaba las dos sustancias: paste base y tolueno. “Podría presumirse que era un laboratorio sobre ruedas”, señaló una fuente judicial. La otra sospecha es que esas sustancias se iban a procesara en suelo argentino.

Sejas Rosales “perdió″ el primer camión el 11 de mayo de 2011. En el puesto que tiene Gendarmería en un paraje cercano al río Caraparí se secuestraron 18 kilogramos de pasta base, escondidas en la cabina y en dos matafuegos de un camión de Transanic SRL, que aportaba vehículos a la flota de Creta SRL. Ocho meses después, en una cisterna de la firma Trans GTI SRL -cuya apoderada es Isabel Mamani Vaca, que ocupa el mismo cargo en Creta SRL- se descubrió que llevaba ocultos en el guardabarro 23 kilos de cocaína. El 2 de febrero de 2013 Gendarmería incautó 7,6 kilos de droga en un doble fondo del techo de un camión de Transporte JAC La Sierra SRL, firma a nombre de Sejas Rosales. En la cisterna ese rodado trasladaba aceite de girasol de la empresa Industrias Oleaginosas SA a Rosario, cuyo representante en esa ciudad es una firma ubicada en Hilarión de la Quintana al 500. Según la carta de porte el destino final de la carga era el puerto de Buenaventura, Colombia.

En un camión de la misma compañía el 20 de abril de ese año fueron incautados 71,83 kilos de cocaína en un camión que llevaba aceite de soja. Un vehículo de Transanic SRL fue detenido en Aguaray, Salta, con 180 litros de alcohol etílico, que se presume -aún no está la pericia en el expediente 715/13- era en realidad tolueno. Veintiún días más tarde en otro camión de Creta SRL fueron descubiertos 40,39 kilogramos de cocaína.

Y hubo numerosos secuestros más. El último, el martes pasado cuando a la madrugada fue detenido un camión de Vartra-Boliq, donde en la cisterna estaban escondidos 135 kilos de cocaína que iban a San Nicolás.

Todas las causas menos una estaban radicadas en el juzgado de Orán desde 2011. Los únicos procesados eran los choferes, que fueron contratados por un mismo holding de empresas, ligado a Sejas Rosales.

Lo llamativo es que varios camiones secuestrados con droga fueron devueltos al empresario, que desafió a las autoridades argentinas y volvió a usarlos para introducir cocaína, Incluso, después de que recayera una denuncia contra Sejas Rosales y seis familiares que están al frente de estas compañías, y se pidiera el 26 de junio su captura internacional.

El empresario no volvió a pisar suelo argentino y quedó en el centro de un escándalo en Bolivia por sus relaciones con la empresa estatal petrolera.

Algunos de los operativos

71,83 kilos de cocaína

Esa cantidad fue secuestrada el 20 de abril de 2013 en un camión que transportaba soja

21,08 kilos de cocaína

Esta cantidad fue secuestrada en un camión del grupo empresario. El último operativo fue en un vehículo de Valtra-Boliq, el martes pasado: secuestraron 135 kilos de cocaína.

YPF Bolivia anuló acuerdos con dos firmas: Creta y Vartra-Boliq

El viernes pasado, la empresa YPF Bolivia anunció que se decidieron anular los contratos con las firmas Creta y Vartra-Boliq para transporte de líquidos y un día antes se concretó la renuncia a la gerencia de comercialización de la compañía estatal de Mauricio Marañón.

El Ministerio Público de ese país allanó la empresa Creta y secuestró 56 camiones, a raíz de una denuncia presentada por el diputado boliviano de Unidad Democrática, Tomás Monasterio, quien anunció que mañana (por hoy) se presentará en el juzgado federal de Salta para llevar documentación sobre el imputado.

El legislador opositor reveló que “el fiscal Fredy Guzmán Zapata tiene en su poder informes de inteligencia del Grupo de Investigación y Análisis Económico Financiero (Giaef) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) que vinculan a este empresario boliviano del transporte (Sejas Rosales) con actividades ilícitas ligadas al contrabando de estupefacientes”.

Guzmán Zapata pidió que se allanaran tres propiedades en Santa Cruz de la Sierra, que son propiedad del empresario. El fiscal señala que Sejas Rosales “se encontraría en Santa Cruz de la Sierra, donde estaría tratando de deshacerse de sus bienes tratando de ocultar su patrimonio”.

Otros secuestros

El legislador -que fue denunciado por sus acusaciones contra los directivos de YPFB- advirtió que además de los casos detectados en la Argentina el 10 de marzo pasado “un camión de la firma Trans Copabol SRL, ligada a la empresa Creta, de Sejas Rosales, efectivos de la Felcn secuestraron 300 kilos de marihuana de un camión que había ido a cargar combustible a Paraguay”.

“Este hombre es muy poderoso y tiene vinculaciones muy estrechas con todos los poderes del Estado”, apuntó Monasterio.

Walter Suárez Chávez, abogado de Sejas Rosales, reveló ayer que el empresario “obtuvo sus ganancias gracias a un préstamo bancario de 42 millones de bolivianos (55 millones de pesos)”.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1813617-allanan-dos-empresas-y-cancelan-contratos