El este de Salta sufre la peor sequía en 30 años | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

El este de Salta sufre la peor sequía en 30 años

El este de Salta sufre la peor sequía en 30 años

SALTA. Los cultivos de soja y maíz y las pasturas se han visto afectadas por la falta de lluvias con registros del 50% de los promedios anuales de la provincia, lo que hace prever una pérdida de por lo menos el 30% de la cosecha; en algunas zonas el porcentaje es del 70% con una pérdida del orden de los 3000 millones de pesos, que se suma a los magros resultados del ciclo 2011-2012, también afectado por sequía.sequia

El secretario de la Asociación de Productores de Legumbres del noroeste argentino (NOA), Sergio López, dijo a la nacion que en el sur salteño los rendimientos para la soja están en los 1500 kilos por hectárea, la lluvia faltó en la floración, en el Norte muchos sojeros optaron por el poroto y la chía.

Franco Brunetti, con finca en Balbuena, departamento de Rivadavia, hacia donde reclama un camino, señaló que la tierra fue calcinada, ya que las escasas precipitaciones fueron acompañadas por altas temperaturas. Germán Salomón, periodista agropecuario de larga trayectoria, sostuvo que fue la peor sequía de los últimos 30 años en el este provincial.

El subsecretario de Planificación Productiva, Germán Albrecht, dijo que se analiza declarar la emergencia agropecuaria y pedir al gobierno nacional una medida similar, señalando que la situación castiga más a los pequeños productores. Destacó que se dispuso formar mesas de trabajo por cultivos y el relevamiento para legumbres lo hizo la Secretaría de Asuntos Agrarios junto con el INTA y las asociaciones de productores de cada zona. Comentó que si no llovía este fin de semana el panorama se iba a agravar.

La tierra viene con poca humedad desde el ciclo anterior y esto tendrá también consecuencias para las 89.000 hectáreas sembradas de chía y el poroto. Las lluvias fueron muy escasas, sectorizadas, dispersas y discontinuas, sin permitir la reserva de agua en el perfil del suelo.

El departamento de Anta, el de mayor desarrollo agropecuario, puede ilustrar sobre las consecuencias ya que de las 350.000 hectáreas sembradas con soja se perdieron 210.000, lo que representa $ 1071 millones y en maíz, de 80.000 hectáreas se perdieron 48.000, unos $ 201 millones según un estudio preliminar.

El panorama se reitera en las mismas proporciones aunque con superficies e ingresos menores en los otros departamentos productivos: La Candelaria, Rosario de la Frontera y Metán, en el Sur, y Güemes, Orán, San Martín y Rivadavia, en el Norte.

En soja se perdió prácticamente toda la siembra de diciembre, por no tener humedad en el suelo, altas temperaturas y vientos disecantes que provocaron el estrés hídrico y la muerte de la planta; se resembró en enero después de la segunda quincena, con retraso en el crecimiento, caídas de flores, menos plantas por superficie, que afecta el rendimiento que se traduce en granos chicos y verdes, arrugados y vainas vanas.

En maíz se estima que sus rendimientos serán menores debido al estrés hídrico sufrido por la planta durante el crecimiento (plantas secas) y de llegar a la fructificación con espigas chicas y granos desparejos.

Otros cultivos

Para poroto, en la mayoría de los casos se sembró fuera de época por la falta de humedad en el suelo y el estado en general es de crecimiento en la etapa V1 y V2. Al ser tardío no tendrá el rendimiento esperado y con el riesgo que existe de ser afectado por una helada temprana en mayo.

En maní, el 80% de la superficie (3000 hectáreas) se sembró después del 8 de enero cuando se lo hace en la segunda quincena de noviembre hasta la primera quincena de diciembre. Con lluvias en febrero se recompuso el cultivo y empezó recién a fijar los clavos en el suelo.

El informe señala que las pasturas megatérmicas a secano y los pastos naturales sufrieron un marcado retraso en el rebrote estival, lo que ocasionó una menor oferta forrajera, aproximadamente el 50% de un año normal; esto significa un ciclo de aprovechamiento más corto con menos raciones cosechadas. La situación impide realizar reservas forrajeras para el invierno y la primavera, ya que las pasturas fueron prácticamente consumidas en un 90-100 por ciento por la hacienda. Esto está llevando a los productores a tomar decisiones drásticas (destetes anticipados, ventas de animales, reducción de rodeos, no retención de vientres, etcétera).

Además de la pérdida económica directa por estas medidas y la pérdida de peso que se espera, también impactará fuertemente en la próxima campaña de cría; habrá menores índices de preñez y destete (menor número de terneros) por el mal estado corporal de los vientres y, muy probablemente, una gran mortandad de animales por desnutrición.

Para colmo, Cayó piedra

El granizo destruyó 4500 hectáreas de tabaco Virginia, casi el 23% de la superficie sembrada de 19.400 hectáreas con 831 productores afectados, informó a la nacion el gerente de la Asociación Mutual de Productores Tabacaleros de Salta, Ricardo Clement, que cubre los riesgos del sector. Fue el récord de daño por granizo en los últimos años y se estima que se perdieron 7.500.000 kilos. Los datos finales de cosecha no se tienen porque sigue la campaña.

Fuente: La Nación