“El enfermo mental sigue siendo un enfermo de segunda pese a las leyes que nos rigen” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“El enfermo mental sigue siendo un enfermo de segunda pese a las leyes que nos rigen”

“El enfermo mental sigue siendo un enfermo de segunda pese a las leyes que nos rigen”

María José Miranda, curadora oficial de Incapaces del Ministerio Público, brindó detalles sobre el caso de Ricardo Villagrán, paciente del hospital Ragone que perdió la vida luego de que se le amputara una de sus extremidades.

En primer lugar, Miranda puso en contexto su trabajo y sus competencias: “El 10 de noviembre del año 2010, en el ámbito del Ministerio Público, se crea la Curaduría Oficial con el fin de representar a todos los enfermos mentales que carecieran de familia. Otros de los roles es establecer un resguardo de los enfermos mentales en los procesos de restricción de capacidad, esto quiere decir que yo soy la abogada de esas personas que son denunciadas como supuestos enfermos mentales para garantizar que una persona que está sana no sea declara enferma mental”.

“Hay casi 2000 procesos en trámite, hay un gran aumento de los procesos de restricción de capacidad a la luz de las pensiones no contributivas que otorga la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales, entonces, todas las personas enfermas mentales inician el proceso para que se le puedan otorgar el beneficio previsional. Como Curadora tengo 100 personas a mi cargo. Lo que es interesante es que muy pocas personas realmente no tenían a nadie, entonces hemos comenzado a reconstruir los vínculos con la familia y hemos cesado nuestra intervención”,  explicó.

Cómo sucedieron los hechos

Miranda detalló paso a paso lo sucedido en el caso del paciente Ricardo Villagrán: “Yo tomo conocimiento de los hechos el 16 de setiembre por medio de un llamado del Dr. Víctor Soria, juez que  intervenía en el proceso de restricción de capacidades, y me comenta que había autorizado la amputación de su brazo izquierdo. Hasta ese entonces, el hospital Ragone no me había informado sobre la situación del paciente a pesar de que yo soy su Curadora Definitiva porque este hombre, realmente, no tenía ni un familiar”.

“Voy al hospital San Bernardo, examino la historia clínica, hablo con los médicos de la terapia y automáticamente voy para el hospital Ragone y examino la historia clínica de Villagrán.  Lo que ocurrió fue que Villagrán, aparentemente, no respondía a ninguna de las medicaciones que se le suministraba, entonces, la noche del 6 de setiembre estaba en una situación de agresividad y presentaba riesgo para su persona y para terceros, es así que la médica de guardia ordena que se aplique una contención mecánica, es decir, que lo aten” continuó.

“Ocurre esto y en la mañana del 7 de setiembre se verifican las lesiones del paciente, la médica de guardia ordena calmantes, antibióticos y pomadas. Luego otra médica de guardia ordena antibióticos más fuertes y el 8, los médicos clínicos del Ragone ordenan el traslado al San Bernardo. Ahí es revisado por un médico, le da un tratamiento, ordena que se lo lleven al Ragone y que vuelva a control al otro día”, relató la Curadora.

“Al día siguiente va a control, lo revisa otro médico y le prescribe otro tratamiento con la orden de que vuelva al Ragone. La indicación era que en 48 hs. vuelva a control al San Bernardo. El 12 de setiembre, llega a control sin pulso y se ordena la inmediata amputación del brazo porque tenía una infección generalizada en todo su cuerpo, tiene un paro cardiaco, permanece 40 minutos muerto y es reanimado, luego se lo somete a diálisis. En esas circunstancias es que el Dr. Soria me informa del caso”, explicó Miranda.

“Lo interesante es que el 7 de julio envié una comunicación al hospital Ragone donde, expresamente, les digo que yo era la Curadora del señor Villagrán porque me acababan de designar y que, ante cualquier situación de excepcionalidad (como descompensación psiquiátrica, fuga del nosocomio, internación en otro establecimiento de salud) tenían la obligación de informarme y no lo hicieron”, cuestionó.

“Es por eso que el 17 radiqué la denuncia penal en la Fiscalía Penal N° 4 de la Dra. González y los delitos son lesiones graves, negligencia, incumplimiento de deberes de funcionario público. La denuncia es contra el hospital Ragone y contra el hospital San Bernardo. Contra el Ragone porque la contención mecánica fue excesiva. Esto se debe hacer por un breve espacio de tiempo y con el control permanente de enfermeros. El objetivo es poder inyectar el sedante al enfermo y que este no se lastime hasta que el sedante haga efecto”, informó.

Incumplimientos

Por otro lado, Miranda indicó: “En la Fiscalía Penal no me informaron si hay avances en este caso, lo único que conozco es que se ha practicado la autopsia, realizada entre el CIF y los médicos de la policía. He hecho presentaciones para que se me informe paso a paso cómo avanza la investigación y hasta ahora eso no pasó”.

Finalmente, la Curadora Oficial de Incapaces cuestionó que el Ragone tenga sólo 8 médicos psiquiatras para todo el hospital. Entonces, “partiendo de ahí, es muy difícil que se pueda cumplir el trabajo. Hay que hacer cumplir la Ley de Salud Mental, que establece que el 10% del presupuesto de salud tiene que ser destinado a este área. Esto hoy no se cumple. El enfermo mental sigue siendo un enfermo de segunda pese a las leyes que nos rigen”, acusó María José Miranda.

Fuente: FM Noticias 88.1 Mhz.