Diez días de protesta y dos de piquetes en la Ruta 18 | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Diez días de protesta y dos de piquetes en la Ruta 18

Diez días de protesta y dos de piquetes en la Ruta 18

La Comunidad Kolla de Finca San Ignacio (pers 170/09) hace años sufren la tala de la selva de montaña en las yungas. Podemos decir con claridad que siete mil hectáreas ya fueron taladas por Maderas del Zenta SRL o Guillermo Fernando Poma, quien tiene permiso para talar 200 hectáreas pero desde el año 2008 que viene sacando tres camiones de 17 metros cúbicos de madera. Hartos de esta situación, ya que el hombre cuesta con las guías pero saca de todos lados haciendo un daño ambiental irreparable (denunciamos todo esto por notas desde al año 2011 al gobernador, a la secrtaria de ambiente, al defensor del pueblo, al IPPIS y al INAI) y nadie les dio importancia, decidieron ya cortar la ruta para que alguien vaya a ver el desastre ambiental que este señor ha hecho con la selva de montaña en 7 mil hectáreas nada menos, y para preservar las 6 hectáreas que quedan en esa finca de posesión de la comunidad.

La comunidad tiene una historia bastante sufrida:

Esta comunidad se origino hace muchos años aún no se sabe bien con exactitud la fecha de su origen pero según los miembros de la comunidad, como el Sr. Rufino Guerrero de 85 años de edad nacido en el año 1924 y el señor Julián Aguirre de 80 años de edad nacido en el año 1929 quienes los mismos son nativos de la finca san Ignacio que aún habitan en la misma refieren que el pueblo estaba formado por las mismas diferentes familias de cabecillas nombradas a continuación el señor Nazario bolívar Guadalupe Canchi Pascual Rivero, Laureano Copa, Marcelina Canchi, Emilio Allende, Eugenia Aveldaño, Tania Areco, Andres Belmonte, Ivan- Mendoza, Luciana Valdiviezo, Jose Gallardo, Ana Espíndola, Pedro Aparicio, Angela Espçindola, Angel María Aguirre, Rufino ruiz, Isabel Acosta, Brualio Aparicio, Cinfuriana Sardina, Valentin Vazquez, Francisca Sardina, Adolfo Vazquez, Paula Ruiz, Pedro Lçopez, Margarita Arroyo, Eudal Estrada, Carmen Peloc, Pascuala Rueda, Nicolças Vides, Nilo Ramirez, Carmen Vega, Luis Vega, Sofçia Aguirre, Isodro Vegas, Carolina Vides, Hermenegildo Vides, Evelia Acosta, Marcelo Aguirre, Angélica Rosario, Pedro Vegas, Flavia Canchi, Ernesto Albarracín, Efigenia Aguirre, Juan José Valdiviezo, Fanor Acosta, Fermín Rueda, Raúl Belmonte, Rufino Guerrero, Isabel Belmonte, Julian Aguirre, Maxima Vázquez, Domingo Vides, Domingo Vides, Orlando Vázquez, Teofilo Vázquez, Venedicto Vázquez.

La escuela de San Ignacio. Según la memoria de los mayores se recuerda que los mismos crearon una escuela primaria en el año 1957 y que los gastos ocasionados por la misma fue costeado por un obrajero, la misma estaba ubicada en la entrada de la finca san Ignacio, en la cual concurrían los hijos de las familias nombradas con anterioridad y los vecinos de la Comunidad Kolla Las Juntas. Esta escuela, hecha de madera, después de 22 años la trasladaron a la parte centro de la finca, en el año 1979, inaugurando la escuela número 151 de la Provincia, ya hecha de material se cambio de lugar debido a la distancia era lejos de las casas. Esta escuela contaba con un aula de 7 metros por 5,60 de ancho, una galería de que bordeaba toda el aula con cuatro baños de 1 clase una habitación para el maestro con su baño, con su respectiva cocina para el docente una, cisterna de 5000 litros, y una bomba manual, biblioteca, escritorio, tres pizarrones, y 20 bancos incluidos, mesitas. Los docentes que trabajaron en esa escuela fueron Elias Rubén, Néstor José Ferreyra, Carlos Víctor Clavijo, Oscar Guzmán, entre otros y Isabel Mangini de Ayala, esta última la última maestra de allí hasta el año 1988 aproximadamente. Desarmaron la escuela y se la llevaron a Isla de caña, con la excusa que la quebrada se iba a llevar la escuela, además también había comenzado el conflicto con la empresa, que relato más adelante.

Cementerios y construcciones comunitarias. La comunidad cuenta con tres cementerios que datan de distintas épocas de la comunidad. En los cuales se encuentran enterrados los ancestros de la comunidad. También tiene un molino comunitario y un corral de piedra, que se considera histórico de la comunidad porque se sabe que lo hizo la comunidad pero no se sabe quiénes ni en qué año lo hicieron, los mayores cuentan que cuando eran niños, el corral y el molino ya existían.

Vida comunitaria. Las familias sobrevivían y sobreviven de lo que la tierra les puede ofrecer algunos cultivan la caña de azúcar, y tienen sus trapiches comunitario de madera, que todavía está el de Aguirre en funcionamiento, para el jugo de la caña de azúcar, el que es de uso comunitario.

Productos tradicionales. La comunidad tiene aún hoy sus productos originarios, la chancaca, la miel de azúcar, bebidas como guarapo. La comunidad tiene sus plantas frutales como naranja, lima, pomelo, mandarina, limón, durazno, palta y otros.

Trabajo y subsistencia moderna. Algunos miembros, además del cultivo de las tierras comunitarias, y como factor de progreso social, trabajan temporadas de invierno en el Ingenio San Martín del Tabacal para la zafra, pero mayormente viven de la tierra comunitaria. Otros trabajan en los obrajes portando maderas, como huelleros, trayendo madera para Orán, cortando a hacha, manejando diablos y zorras, los pobladores de la comunidad tenían sus bueyes. En tiempo de primavera verano se ocupan todos de sus huertas y sembrados poliproductivos con arroz, maíz, zapallo, papa, mandioca, batata y cazaban animales silvestres como chanchos majanos, corzuelas, antas, acutí, que todos utilizan para consumo familiar y comunitario. Crían animales como vacas, chanchos ovejas, gallinas, patos, pavos, cabras, caballos, mulas, los mismos hacen trueques o venden para comprar las cosas que necesitan para vestimenta alimentación, el estudio, medicamentos o para construir.

Histórico. Los abuelos de la Comunidad se trasladaban a caballo a la ciudad de Orán con el fin de poder comprar los insumos necesarios ya dichos y vender sus productos de animales o productos de la caña o harina. No había caminos para vehículos y el camino era al lado del río Blanco, San Andrés, Santa Cruz e Iruya en su tiempo, éste último luego fue desviado de su cauce. Los miembros de esta comunidad, a pesar de las carencias que pasaban llevaban una vida feliz armoniosa realizando las hierras llamadas como marcadas de vacas y caballos, celebraban las fiestas patronales de san Santiago apostol y la virgen de Fátima, guía de las almas, y entre otras.

Invasiones, delincuencias, despojos y atropellos.

Invasión de Marcos Martinucci. En el año 1971 a 1974 llegó un tal Marcos Martinucci e instaló un aserradero y así comenzó a talar el bosque sacando madera durante dos años. El señor hizo atropello a la comunidad baleando los animales como vacas, chanchos y caballos, a pesar los mismos logró que se dispersen los miembros de la comunidad, a base de amenazas y miedo. En 1974 este señor se retiró y parece que sus máquinas fueron vendidas a otros que la trabajaron después.

Invasión de PRECOR SA/ Alfredo Martinez. Pero en el mismo año 1974 aparece Alfredo Martínez, que ocupaba el cargo de administrador de la empresa Precor SA, con un proyecto de forestación de pinos paraísos, álamos y otros. El mismo empezó a explotar la finca talando el bosque, obligando a los miembros de la comunidad a trabajar en la misma, sin percibir salario más que para la comida, reduciéndolos a la esclavitud, amenazándolos con echarlos del lugar si no querían trabajar para el. Esto también fue causa de dispersión de la comunidad. La reforestación de del lugar fue sin alambrado, esto era motivo para que los animales de la comunidad fueran matados a balazos por los encargados de la empresa, ya que ocasionaban supuestos daños y molestias a la empresa. Luego en el año 1980 se les comunicó a los miembros de la comunidad que tenían que pagar pastaje mensualmente cobrándoles en el primer mes 50 pesos segundo mes 100 pesos el tercer 150 y así sucesivamente, esto aumentaba cada mes 50 pesos y era para que nos fuéramos todos. Pero resistieron algunos, negándose a pagar porque sobrepasaba sus límites. Muchos se fueron de la comunidad. Después vinieron las amenazas directas que se tenían que ir porque les iban a balear todos los animales, decía Alfredo Martínez que eran ordenes de sus superiores. A raíz de esta orden mataron gran cantidad de ganado, muchos se retiraron con lo poco que les quedaba.

Población de la Finca San Ignacio. Hay que decir que esta comunidad en 1970 era tan poblada como Isla de Cañas en ese entonces, con su escuela, equipo de futbol, capilla, y quedó reducida a las familias que ahora son. Los que resistieron son la familia Aguirre, Guerrero, Vides, Vázquez, y otros más detallados al final. Estas familias viven en la entrada y en la terminación de la finca, y siguen teniendo su hacienda de vacas y chanchos ovejas, trapiches, y usan todo el predio del campo, esta vez más seguros de sus derechos por el estudio de las nuevas generaciones, aunque últimamente hubo intentos de parte de la empresa para alambrar los campos. En lo que era la construcción de la escuela, está usurpado por la empresa y tiene allí el vivero.

Invasión de Serendiliti SRL. En 1991 se retiro el Sr. Martínez y llegó un Sr. Eduardo Olivera hasta 1994 como adminsitrador de la finca como Serendiliti SRL, el mismo se dedicaba a explotar la finca y a los miembros de las comunidades al igual que el anterior. En el año 1993 hizo funcionar una máquina sinfín y una máquina de carro que actualmente se encuentran en dichas instalaciones de la finca y Olivera se marchó en el año 1994.

Regreso de Precor SA/ Gonzalo Álvarez. En el año 1995 hasta el 2008 llegó Gonzalo Álvarez como administrador de Precor SA en el cual algunos miembros de la comunidad se ocuparon en trabajos de la misma empresa y actualmente siguen prestando servicios a la empresa, como la familia Vázquez y Aguirre, ahora con recibos de sueldo desde hace poco tiempo. Este Álvarez también dio balas a los animales de la comunidad con pistola. En al año 2006 la empresa emprendió una actividad ganadera, en diciembre de 2007 se renombró la empresa como San Ignacio SRL y se solicitó a la comunidad que vendan los animales a la firma o los retiren de la firma. Los titulares de la firma, como venían de paso a ver las tierras que habían comprado con pobladores y todo, no tuvieron nunca en cuenta los derechos de los pobladores de dicha comunidad, mucho menos el respeto a la comunidad como población originaria conformada por las familias Aguirre, Guerrero, Vides, Vázquez, Velázquez, soto, con sus respectivas viviendas precarias de madera.

Capilla y cancha comunitaria. También la comunidad cuenta con una capilla donde se encuentra nuestro santo patrono san Ignacio de Loyola y hace años se celebra su fiesta el 31 de julio en la cual concurren las comunidades vecinas de Isla de Cañas y Rio Cortaderas El Oculto y Comunidad Las Juntas. Cuenta con una cancha de futbol, llamado deportivo San Ignacio y el territorio comunitario que se usa para pastaje y recorridos tradicionales. En la fiesta de santo patrono se realiza procesión carrera de caballos, jugadas de tabas, jugadas del gallo ciego, concursos de coplas, eventos deportivos y un pequeño baile para los visitantes. También en la orilla del camino con la ayuda de los miembros de la comunidad se construyó una gruta del gauchito gil, en la cual se celebra los ocho de enero desde el año 2005. Todas las actividades y la crianza e historia en común motiva que los que se habían ido del lugar estén volviendo a su tierra natal y hacer valer el derecho a vivir comunitariamente sin tener que estar lejos unos de otros. Álvarez se retiró de la finca en el año 2008 y llegó una firma titulada como Madera del Zenta SRL que trabaja en sociedad con la firma San Ignacio SRL, las cual se encarga de seguir talando el monte nativo, que no es otro emprendimiento de las demandadas de marras. Las aéreas forestadas, en su totalidad, eran partes desmontadas por la misma gente para sus multicultivos y el área donde está la empresa era el poblado donde más cercanas estaban las casas unas de otras alrededor de la escuela. Tuvimos que mudar la capilla y la cancha hacia donde están ahora, en el paraje llamado Corral de Piedras.

Viven actualmente Julián Aguirre, Máxima Vázquez, Juan Aguirre, Marcos Aguirre, Nora Aguirre, Rosendo Aguirre, David Aguirre, Fabián Aguirre, Yani Aguirre, Elizabeth Canchi, Román Aguirre, Guillermo Aguirre, Osvaldo Aguirre, Soledad Fernández, Brian Aguirre, Lujan Aguirre, Benedicto Vázquez, Rosalía Suruguay, Jairo Vázquez, Paula Vázquez, Florencia Vázquez, Ignacio Vázquez, Teófilo Vázquez, Domingo Vides, Néstor Ayarde, Paola Malvina Aguirre, Tamara Ayarde, Santiago Soto, Juana Aguirre, Belén Soto, Lourdes Soto, Franco Soto, Anabel Soto, Nahuel Soto, Luciana soto, Esteban Velázquez, Teresa Aguirre, Fidel Aguirre, Luis Aguirre, Facundo Aguirre, Leonel Velázquez, Sofía Aguirre, Carlos Olivares, Alejandro Aguirre, Marcelo Julián Olivares, Carlos Sebastián Olivares, Fernando Esteban Olivares, Beatriz Olivares, Rafael Benítez, Lautaro Esteban Rafael Benítez, Néstor Olivares, Marta Bazán, Sofía Olivares, Julián Olivares, Maximiliano Olivares, Ramón Olivares, Sabina Fuentes, Belén Olivares, Daniel Olivares, Yudith Olivares, Carlos Olivares, Delia Aguirre, Crisólogo Valdez, Dominga Fani Lizárraga, Cintia Farina, Alejandrra Farina, Bárbara Farina, Víctor Romero, Luisa Vides, Gabriel romero, Ezequiel romero, Franco Romero, Cesar Guerrero, Ana del Valle Taboada, Arnaldo Galarza, Graciela Guerrero, Carina Guerrero, Alejandro Galarza, René Galarza, Orlando Vazquez, Irma Rodriguez, Nilda Aguirre, Rubén Cardozo, René Cardozo, Julio Perez, Magalí Pérez, Ernesto Pérez, Marcelina Pérez, Rosa Pérez, Romina Cardozo, Hugo Campos, Gastón Campos, Axel Campos, Marta Florinda Bracamonte, Jacinto Galarza, Sebastián Galarza, Lucinda Pamela Galarza, Nilo Alexander Galarza, Lautaro Federico Galarza, Martín Amaya, Rafael Gareca, Emiliana Aguirre, Emilia Gareca, Soledad Gareca, Marilu Gareca, Elina Gareca, Rudencinda Aguirre, Luis Agüero, Natalia Agüero, Diego Agüero, Lidia Aguirre, Felipe Zerpa, Gladys Ayarde, Pedro Ayarde, Esmeralda Ayarde, Antonela Ayarde, Miranda Ayarde, Roberto Vega, Rufino Guerrero, Isabel Belmonte, Luis Guerrero, Lola Florinda Aguirre, Oscar Pizarro, Gabriel Pizarro, Tomás Pizarro, Santiago Pizarro. Se advierte que muchas de estas familias tienen casa en Orán y la familia se divide entre el trabajo en el territorio comunitario y la escuela de sus hijos, ya que han sacado la escuela de Finca San Ignacio. Otros niños tienen que ir a la escuela en Isla de Caña.

Luego de muchísimos años de espera, pudimos registrar nuestra comunidad con número en la Inspección General de Personas Jurídicas de la Provincia de Salta bajo el nombre del artículo 15 de la Constitución Provincial (comunidades indigenas) por resolución 170 del ocho de julio de 2009. Es así que también pudimos acceder al programa de relevamiento territorial iniciado por la Nación y efectivizado por el INAI, cuya copia de la demarcación agregamos a las pruebas documentales.