Desde turismo piden mesas de diálogo para tomar decisiones en Salta y una ley de emergencia nacional | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Desde turismo piden mesas de diálogo para tomar decisiones en Salta y una ley de emergencia nacional

Desde turismo piden mesas de diálogo para tomar decisiones en Salta y una ley de emergencia nacional

Después de los últimos anuncios del gobernador Gustavo Sáenz y la determinación de algunos municipios de cerrar sus puertas, pese a que continúa el turismo interno, el presidente de la Cámara de Turismo de Salta, Carlos Etchart, visiblemente molesto, pidió que las decisiones se tomen en una mesa de diálogo que incluya al sector. Además, insistió en el pedido por una ley de emergencia nacional para el sector.

El referente del sector destacó inicialmente que la actividad turística “para ser sustentable, tiene que ser previsible”, tras lo cual advirtió: “Ninguna de las medidas que se han tomado el fin de semana han sido previsibles y esto ha generado las dificultades propias de una actividad acostumbrada a ser receptiva, cálida”.

“El turismo es una actividad que se prepara para recibir, no se empieza a preparar cuando la gente llega, entonces, el perjuicio que ha generado ha sido un perjuicio sumamente importante para un sector que está devastado en sí mismo”, aseveró Etchart, aclarando que hasta fin de año no estarán en condiciones de realizar un balance.

Igualmente, analizó: “Tenemos una oferta del 50% en las aperturas, lo que no significa tener una demanda al 50%, que hace que el sector haga un esfuerzo titánico”, y dijo sobre la decisión de algunos intendentes: “Este tipo de cosas deberían haber sido consensuadas a través de un diálogo adulto, responsable. Nosotros somos un sector horizontal, particularmente dialoguista y amigable, lo que no podemos permitir es que innecesariamente un perjuicio adicional al que la pandemia nos ha traído”.

Así las cosas, cuestionó las decisiones a nivel nacional considerando que “no pueden ser selectivas las responsabilidades”, y agregó: “Creo que la prueba y error, en alguna medida, es el dictado de la norma, que cada uno es libre de asumir con responsabilidad, el que no la asume debe saber cuáles son las consecuencias por no asumirla. El problema que tenemos en la Argentina hace mucho tiempo, es que hacer las cosas bien o mal tienen el mismo resultado en el balance de fin de año. No se premian los esfuerzos ni se castigan los errores”.

En tanto, desde el plano institucional, opinó sobre los créditos otorgados por Nación: “Todos han tenido que ver como referencia la grilla salarial, por lo cual la verdad que, en el turismo, como seguramente muy pocas actividades, no tenemos empelados, tenemos colaboradores. Nosotros no vendemos tangibles, tenemos que tener una empatía, no solamente con el cliente, sino cada uno de nosotros tiene un sentido de referencia con el cliente y una responsabilidad absoluta en los niveles de satisfacción de esa persona que paga por la experiencia”.

“Agradecemos esa contribución, pero ninguna de esas contribuciones va directamente a la toma de decisiones, a la reconversión que necesita el sector en este momento, y al voto de confianza. El sector pide una ley de emergencia, el sector está en emergencia y necesita que se puedan tomar decisiones extraordinarias. A esto se lo modifica y se le pone rotulación de una ley de ayuda. Si vos me estimulas la demanda con una preventa, la pregunta es quién va a llegar adentro de un año si no se trabaja en facultad al sector de todos los medios para hacerlo sustentable. Es pan para hoy y hambre para mañana”, continuó.

Puntualmente, indicó que son 980 los actores formales en turismo inscriptos en el Ministerio de Turismo de la Provincia, de los cuales solo 281 han abierto sus puertas en esta oportunidad, sumado a bares, restaurantes y afines, que no están regulados en el área. Y añadió: “Más o menos, las actividades globales son unos 2000 actores del turismo que consideran 50 mil familias que trabajan en forma directa e indirecta en esta actividad”.

Pese a esto, respecto al rol que le cabe al Gobernador, consideró que se trata de una determinación tomada por Nación cuando se delegó a las provincias “facultades directas sobre este tipo de decisiones”, y dijo: “No creo que resulte fácil para el Gobernador, en este momento, contradecir esa autoridad de competencia que el presidente de la Nación le ha dado. Lo que sí pido, es que más allá de las autoridades de representación legítima, que son las que cada comunidad ha votado, comprenda que no hay otra vía que no se llame diálogo, que no se llame consenso. No se puede prescindir del sector que más sabe de su problema, que es el sector de turismo, para tomar determinaciones como se han tomado de forma unilateral. No es momento de libres pensadores, es momento de mesa de diálogo”.

“La responsabilidad compartida, en este momento, minimiza los riesgos y optimiza los resultados. Evidentemente, en algún momento la historia juzgará cómo hemos actuado en un momento de estas características, tan excepcional como necesario de diálogo”, cerró.