Dengue, Muerte y procesión: Un mosquito pone en jaque al Estado | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Dengue, Muerte y procesión: Un mosquito pone en jaque al Estado

Dengue, Muerte y procesión: Un mosquito pone en jaque al Estado

Los vecinos rezaron con las imágenes del Señor y de la Virgen del Milagro. Entre los asistentes estuvo el intendente del municipio.

Cientos de oranenses salieron en la  tarde de ayer en procesión con las imágenes del Señor y de la Virgen del Milagro para implorar que termine el brote del dengue y entre los asistentes estuvo el intendente de Orán, Marcelo Lara Gros.

El norte provincial vive en estas semanas un agravamiento de la enfermedad que se cobró ya ocho víctimas. Además, hay más de mil afectados y los servicios de salud se están viendo colapsados por la demanda.

Un mosquito pone en jaque al Estado

Los casos de dengue se siguen multiplicando en el norte provincial. Según fuentes periodísticas, solo en Tartagal se atienden alrededor de 150 personas diarias con síntomas de la enfermedad pero los estudios y controles no son realizados en el hospital zonal, los pacientes son enviados de regreso a sus hogares para hacer reposo – y recetados con paracetamol – por lo que no hay estadísticas oficiales que den cuenta de la cantidad de casos.

Pero esta situación no es exclusiva de la localidad. Y es que, a medida que fueron creciendo las denuncias y la preocupación de la población, se supo que esta operativa es la misma que se aplica en la mayoría de los nosocomios norteños.

Otro punto en común es que – extra oficialmente – médicos y agentes sanitarios reconocen que las guardias se encuentran saturadas y que no cuentan con los reactivos necesarios para hacer los análisis de rigor. A esto se suman denuncias públicas sobre fondos enviados por Nación y Provincia para campañas de prevención y que, se sospecha, no fueron utilizados con ese fin, tal es el caso de Orán, donde el Concejo Deliberante local desestimó que fueses necesaria la presencia del Ministro de Salud Provincial para dar cuenta de las tareas realizadas y ofrecer una solución.

Además, en la sesión de Diputados del martes pasado, Alejandra Navarro (legisladora por Anta) denunció que los Agentes Socio/Ambientales que se encargan de prevenir la propagación del mosquito transmisor – por medio de descacharrado, saneado pozos y letrinas y capacitación a las familias – no cobran sus sueldos desde diciembre pasado. El posible cierre del Programa Nacional de Vectores completa el dantesco panorama.

Joaquín V. González

En un primer momento, autoridades Municipales y sanitarias negaron que hubiese casos de dengue. Luego, ante la presión de la población y de los medios de comunicación, se vieron obligados a confirmar oficialmente 30 casos.

“Pero los Agentes Sanitarios, Agentes Socio/Ambientales y Médicos dan cuenta de que los enfermos – entre sospechosos y confirmados – estarían llegando a 200”, explicó Miguel Navarro, periodista de la localidad.

Y añadió: “Por el clima que tenemos, se calcula que a fines de mayo – solo en la parte urbana – llegaríamos a los 1000 casos”.

En tanto, el periodista indicó que – ante la concurrencia de los vecinos al hospital – la operatoria no difiere de lo observado en otras ciudades. “Los vecinos dicen que van al hospital con cuadros febriles y de allí los mandan de nuevo a sus casas con una receta de paracetamol, es decir, no se están haciendo los controles ni los estudios pertinentes. En la parte privada se hacen los estudios pero la parte pública no”, dijo.

“No se sabe si es un directiva del Gobierno Provincial o si es un decisión que ha tomado el hospital para que no se sepa la cantidad real de casos que hay”, agregó.

Por otro lado, se informó que el Colegio secundario 5098 suspendió sus actividades del turno tarde como medida preventiva al confirmarse 8 casos de dengue en el turno mañana. “Alumnos y profesores fueron afectados”, precisó el periodista y añadió que el establecimiento fue fumigado anteriormente y hoy se tomó la misma medida. Cabe destacar que se utilizan fondos propios de la institución para tal tarea.

Asimismo, Navarro anunció que está pautada una reunión de urgencia del Concejo Deliberante para debatir la propuesta de fumigar la ciudad por vía aérea acompañando la medida con la misma tarea hogar por hogar.

“Hay controversia porque el diputado Marcelo Paz – haciendo las veces de vocero del hospital y del Municipio – manifestó que esto no era necesario y que era contaminante y perjudicial para la salud”, señaló.

Finalmente, el periodista sostuvo que en esta localidad también se sospecha que fondos enviados hacia el hospital y al Municipio para una campaña intensiva contra le enfermedad no se usaron con tal fin.

No fue magia

La desidia estatal no es el único factor que entra en juego a la hora de explicar la rápida propagación de la enfermedad. Tiempo atrás, Alberto J. Lapolla – ingeniero Agrónomo, genetista e Historiador – presentó un informe que da cuenta de las similitudes y equivalencias existentes entre “el mapa correspondiente a la invasión mosquitera, con el que la multinacional Syngenta llamaba de ‘la República Unida de la Soja’, es decir, la región comprendida por las zonas de Bolivia, Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay sembradas con el mágico poroto transgénico forrajero producido por Monsanto, y rociado abundantemente con su agraciado herbicida ‘matatodo’ glifosato”.

A continuación, algunos extractos del escrito:

“A las políticas de destrucción del Estado y sus controles aplicadas durante los noventa, que cesaron las fumigaciones preventivas, y a la falta de nuevos productos químicos para combatir al insecto vector Aedes aegypty, que las multinacionales del negocio agrotóxico no desarrollan debido a que según ellas ‘no es negocio, pues los países tropicales, principales destinatarios de los productos son malos pagadores’, debemos en el caso argentino sumar la tremenda expansión del área sojizada en Pampa Húmeda y extensas regiones del NEA y del NOA, lindantes con Bolivia, Brasil y Paraguay”.

“Así, la sojización mantiene una doble línea de influencia sobre la expansión del dengue. Por un lado el complejo de agrotóxicos utilizados para el sistema de la Siembra directa-sojaRR, se basa en el uso masivo de glifosato, endosulfán, clorpirifos, 2-4-D, atrazina, paraquat, y otros pesticiadas. Todos poseen una fuerte acción devastadora sobre la población de peces y anfibios, predadores naturales de los mosquitos, transmisores del dengue y la fiebre amarilla. Esto puede comprobarse por la casi desaparición de la población de anfibios en pradera pampeana y en sus cursos de agua principales, ríos, arroyos, lagunas y bosques en galería, así como el elevado número de peces que aparecen muertos en los mismos o por la aparición de los mismos con fuertes deformaciones físicas y con graves afectaciones en su capacidad reproductiva, como han informado reiterados estudios e investigaciones de diversas instituciones de Pampa Húmeda. Podríamos señalar sin exagerar que los anfibios –principales predadores de mosquitos y otros insectos- son cosa del pasado en el territorio sojizado, arrasado por el coctel de agrotóxicos utilizados por los productores en el sistema de Siembra Directa”.

“Un segundo elemento del relación entre la sojización y la epidemia de dengue, se ubica en la enorme deforestación producida en las áreas boscosas y de monte de las regiones del NEA y del NOA, lo cual destruye el equilibrio ambiental de esas regiones, liquidando el refugio y hábitat natural de los predadores de otros predadores de los mosquitos, permitiendo el aumento descontrolado de su población, tal como se viene comprobando en los últimos años, sólo que en este último correspondió a la población de Aedes aegypty y no al Aedes común o al Culex, como en años anteriores. El crecimiento desusado de la población de mosquitos es la causa principal de la expansión de la epidemia del dengue según señalan la mayoría de los especialistas y su relación con los agrotóxicos de la soja es casi directa”.

“Esta relación no es una relación causa-efecto simple, sino parte de las cadenas concatenadas de fenómenos que caracterizan a los procesos ambientales, y que por lo mismo son en general difíciles de estudiar o de señalar, mediante una mirada simplista de la relación causa-efecto, sin embargo es imposible negar la relación entre la destrucción de los predadores de los mosquitos que provoca la sojización por vía de los venenos que se usan para su cultivo, como por obra de la depredación de los montes y bosques nativos que produce su cultivo descontrolado, y por ende su responsabilidad central en la existencia de la actual epidemia de dengue. Una mancha más a cargar en el disparate sojero”.

Fuente: “Todas las voces todas” – FM Noticias 88.1 Mhz.