“Creo que sigue vigente el espíritu del 2.001 y por eso a esta derecha se le va a complicar” | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

“Creo que sigue vigente el espíritu del 2.001 y por eso a esta derecha se le va a complicar”

“Creo que sigue vigente el espíritu del 2.001 y por eso a esta derecha se le va a complicar”

Alejandro Bodart, secretario general del MST Nueva Izquierda y excandidato presidencial, llegó a Salta para reunirse con militantes locales, analizar la situación y discutir propuestas.

“Entramos en el segundo semestre, el gobierno nacional decía que se iba a avanzar poco a poco hacia solucionar problemas enormes del país, y esto no está sucediendo”, manifestó en primer lugar.

En ese contexto agregó: “Queremos constituir una alternativa que dé pelea en la calle y en el terreno político”.

“En las elecciones pasadas, por cómo se conformó el ballotage, veíamos que la perspectiva neoliberal estaba planteada en las dos fórmulas. Sé que hay mucha gente que abrazaba la causa del Frente para la Victoria con la que vamos a confluir, pero lamentablemente sobre el final del mandato de la expresidenta el PJ había metido las uñas y la candidatura de Scioli reflejaba un espíritu conservador, se lo puede ver en algunos de sus ministros, que ahora están avalando el desastre que está haciendo Macri”, analizó el dirigente y destacó la necesidad de aunar esfuerzos para generar una alternativa distinta. “Es evidente que este hombre, representando a los sectores más concentrados de la economía, intenta que volvamos a épocas que ya pasamos y sabemos cómo terminan”, subrayó.

Siguiendo esa línea, advirtió: “Si lo dejamos avanzar va a querer que demos pasos hacia una dependencia muy grande”, e hizo referencia al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, al que calificó como “una brutalidad”. “De llegar a entrar en él, no sólo vamos a perder la soberanía, sino que también plantea la rebaja salarial para competir con la mano de obra esclava china y facilitar las ganancias a Estados Unidos, y plantea la liquidación total de los últimos vestigios de empresas estatales en los países que son miembros”, anticipó Bodart, que se manifestó esperanzado en que el pueblo argentino no lo va a permitir.

“Lamentablemente, el peronismo, así como muchas veces apoya proyectos más de centroizquierda, tiene sectores que apoyaron a Menem”, recordó y aseguró que constituyen un apoyo fundamental para llevar adelante las medidas del gobierno nacional, tanto desde el Congreso como desde el sindicalismo. “Macri no podría hacer esto sin esos sectores, por eso creo que, más allá del balance, hay que ver cómo hacemos algo distinto que tome lo mejor del período anterior y trabajemos para construir un proyecto de liberación nacional e ir a fondo contra el capital concentrado”, agregó.

“No hay ninguna posibilidad de un proyecto superador con el flanco enorme de la corrupción estatal. Es necesario hacer un proyecto que avance en tocar estructuras de poder y vea como sagrados los bienes del Estado”, observó el dirigente y señaló: “Muchas veces la derecha utiliza eso para reposicionarse y posarse como gente ética, cuando todos sabemos que es lo más corrupto que pueda existir, porque toda su fortuna se hace sobre la base de la pobreza general”.

Contraofensiva derecha

Continuando con su análisis, reflexionó sobre la última gestión de Cristina Fernández. “Hubo una oportunidad enorme, porque era parte de un proceso continental lo que estaba pasando acá, de avanzar en tomar tareas que sigue estando pendientes. Y creo que eso es lo que permitió que la derecha levante cabeza”, observó, al tiempo que hizo hincapié en la situación de Latinoamérica y afirmó: “Está claro que cuando uno se queda a mitad de camino la derecha se configura. De un mapa donde los pueblos estaban a la ofensiva, hoy estamos en una contraofensiva del capital concentrado tremenda, y creo que se les ha perdonado la vida”.

Respecto al pago a los fondos buitres y la conformación de una Comisión de Deuda, remarcó: “No se avanzó porque se cedió a la presión de la derecha, porque si se avanzara en una comisión de la deuda saltaría el hecho de que la fortuna de los Macri se hizo, en parte, gracias a que los militares, con Cavallo a la cabeza, estatizaron la deuda que tenía estos muchachos y que está pagando el pueblo”.

“El único plan inflacionario de esta gente es planchar la economía, y está demostrado que se está dando un proceso de estanflación con una inflación galopante y cierre de industrias, con despidos que suman 300 mil en lo que va del año. Estamos en una situación muy compleja”, aseveró Bodart.

Crítica a la izquierda

Haciendo una autocrítica admitió: “La gran debilidad de la izquierda social es no habernos unidos y es una tarea que está pendiente”.

“Macri puede terminar siendo un revulsivo y lograr unirnos y convencernos de que hay que dejar atrás egoísmos y poner adelante la necesidad imperiosa de generar una alternativa, yo aspiro a eso”, manifestó, aunque agregó: “Muchos años de marginalidad ha hecho que muchos compañeros se contenten con lo testimonial”.

“Tengo una definición más amplia de la izquierda, creo que hay muchísima gente que tiene ideas de izquierda sin estar organizada o que están en proyectos distintos a los de los partidos de izquierda, y creo que todo eso hay que unir”, reiteró Bodart, al tiempo que opinó sobre la respuesta popular reflexionando: “No creo que la conciencia del país haya retrocedido a la década de los 90, creo que sigue vigente el espíritu del 2.001 y por eso a esta derecha se le va a complicar, pero el gran desafío es si los sectores populares vamos a poder reconfigurar una fuerza”.

Fuente: “Todas las voces todas” FM Noticias 88.1 Mhz.