Cómo es la acusación contra Romero como organizador de una banda | Salta Entre Líneas
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Cómo es la acusación contra Romero como organizador de una banda

Cómo es la acusación contra Romero como organizador de una banda

 

El senador nacional Juan Carlos Romero fue imputado en noviembre de 2010  en la causa conocida como “de la Boroquímica” o Baradero, por la cual debe declarar el 30 de julio próximo.  También  están imputados Sosa, Brizuela y Palombini, además de las escribanas Wayar y de la Fuente.

Caso Baradero: la acción penal fue contra Romero y Brizuela por “asociación ilícita”

El fiscal de entonces, Eduardo Barrionuevo,  dijo que son los “organizadores” de una banda. El fiscal penal 3, Eduardo Barrionuevo,  promovió acción penal y requirió instrucción judicial contra el exgobernador Juan Carlos Romero y el escribano Víctor Manuel Brizuela como “organizadores de una asociación ilícita”, que tenía por finalidad “cometer delitos en contra del patrimonio provincial, beneficiando a empresas y personas de su vínculo cercano”.

Según Barrionuevo,  “parecería que en el tiempo y de un modo organizado se estableció un acuerdo para que, a medida que aparecían oportunidades, se fueran generando “operaciones” que en incumplimiento del deber de fidelidad al Estado, se perpetraron en beneficio económico de particulares”.

Dicha organización habría operado teniendo como base el Registro Notarial 39 y distintas áreas del Poder Ejecutivo provincial, tales como la Escribanía de Gobierno y el entonces Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (IPDUV).

El Fiscal arribó a esas conclusiones tras analizar y promover acción penal en la causa por la compra y venta de un terreno contaminado con boro en barrio Bancario, de la capital salteña.

En la misma causa, Barrionuevo promovió acción penal y requirió instrucción judicial por los delitos de “fraude a la Administración Pública, negociaciones incompatibles con la función pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público” contra Julio César Palombini, Alberto Raymundo Sosa y los escribanos Víctor Manuel Brizuela, Laura Inés Wayar y María Cecilia Pérez de la Fuente.

Según se desprende de la promoción de acción, mediante una maniobra fraudulenta, el IPDUV adquirió al abogado Sosa, a un monto de 560 mil pesos/dólares, cinco hectáreas ubicadas entre los barrios Bancario y San Carlos, que él mismo había pagado 180 mil seis días antes.

Más aún: en la maniobra de adquisición se omitió el procedimiento correspondiente para compras de tierras fundando en la necesidad de “construir en forma urgente viviendas en dichos terrenos”.

Sin embargo, los terrenos siguen sin ser aptos para tales fines, por estar contaminados con boro.

El delito de Asociación Ilícita está tipificado en los artículos 210 y 210 bis, del Código Penal argentino, entre los “Delitos contra el orden público”.

Se llama asociación ilícita al acuerdo de voluntades de tres o más personas de dedicarse a actividades delictivas, con carácter más o menos duradero.

El artículo 210 castiga a aquel que formare parte de una banda o asociación, con el fin de perpetrar delitos, que contare con por lo menos tres personas.

Se configura el delito por el solo hecho de ser miembro de la banda y hasta que esa asociación concluya, siendo la pena de reclusión o prisión de tres a diez años.

La pena se eleva a cinco años en su mínimo para los jefes u organizadores de la asociación ilícita.

El artículo 210 bis dispone algunos agravantes, estableciendo como pena la reclusión o prisión entre cinco y veinte años, para quien ayudare o cooperare a conformar la asociación ilícita o la integrara.

Se agrava si “funcionarios públicos brindan ayuda, apoyo o dirección a la banda”.